Alto el Fuego es la primera película dirigida por el actor y guionista Emmanuel Courcoul, en la que acompañado por algunos de los mejores actores franceses Romain Duris (“Todo el dinero del mundo”), Céline Sallette (“Conexión Marsella”), Grégory Gadebois (“Mi alma por ti sanada”) y Julie-Marie Parmentier (“Évolution”), nos muestra que los tentáculos de una guerra son alargados y siguen alcanzando a los supervivientes aun después del cese de las hostilidades. Estreno el 10 de Agosto.



Alto el fuego

Crítica de Alto el Fuego

Ficha Técnica

Título: Alto el fuego
Título original: Cessez-le-feu

Reparto:
Romain Duris (Georges Laffont)
Céline Sallette (Hélène)
Grégory Gadebois (Marcel Laffont)
Julie-Marie Parmentier (Madeleine)
Maryvonne Schiltz (Louise Laffont)
Wabinlé Nabié (Diofo)
Yvon Martin (Fabrice)

Año: 2016
Duración: 103 min.
País: Francia
Director: Emmanuel Courcol
Guion: Emmanuel Courcol
Fotografía: Yann Maritaud, Tom Stern
Música: Jérôme Lemonnier
Género: Drama
Distribuidor: A Contracorriente Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Donde comprar la película

Oferta
Alto el fuego [DVD]
  • Karma Films (08/28/2018)
  • Tiempo de ejecución: 103 minutos
  • Romain Duris, Céline Sallette, Grégory Gadebois, Julie-Marie Parmentier, Maryvonne Schiltz
  • Español, Francés

Sinopsis

Georges es un antiguo combatiente de la Primera Guerra Mundial que, traumatizado por los horrores sufridos en las trincheras, deja todo atrás y se dedica a viajar por los vastos territorios de África Oriental.

Tras cuatro años, esta vida nómada y aventurera le conduce a un callejón sin salida y decide regresar a casa, en Francia. El reencuentro con su familia y la sociedad posterior a la Gran Guerra es muy difícil. Pero Georges encuentra la complicidad de Hélène, una bella profesora de lenguaje de signos. (A Contracorriente Films).



La Historia

Francia, postrimerías de la 1.ª Guerra Mundial. Guerra de trincheras, donde las muertes y mutilaciones se suceden por miles.

George Laffont (Romain Duris,Los seductores”) superviviente, con unas cuantas cicatrices psíquicas a su espalda por todo lo que vio en el combate intenta huir de todos los dramáticos recuerdos y emigra al Alto Volta, en África.

Pero la sombra de la guerra es alargada y también le alcanzará allí. Laffont volverá a su país con la esperanza de tornar a su vida anterior, encontrándose al llegar a casa a un hermano Marcés ( Grégory Gadebois), traumatizado, que sin que tenga heridas aparentes, ni habla ni oye.

Ambos hermanos proseguirán su vida y cada uno hará frente de distinta manera a sus secuelas psíquicas.  Y, como no, el amor surge en la vida de los dos, pero el desaliento y los traumas que arrastran tanto ellos como las personas a su alrededor, complican cualquier relación.

Al final la guerra, cual araña agazapada en su telaraña, observa a los contendientes que se le escaparon en la liza, y espera, tranquila, mientras teje su red que poco a poco se extiende más y más, para alcanzar a sus presas.

El contexto de la guerra

Alto el Fuego es la representación de las fases de una guerra. Primero tenemos la guerra en sí, que fue especialmente cruel y sangrienta; un enfrentamiento criminal y despiadado, algo que no había presenciado la humanidad.

Por primera vez en un escenario bélico se introdujeron las trincheras, estrechas zanjas cavadas por los soldados como forma de protección. En ellas los soldados vivieron meses de aburrimiento soporífero interrumpidos por episodios de terror extremo. Aquí el concepto de piedad desapareció del diccionario.

Alto el Fuego

En las trincheras los vivos no podían enterrar a los muertos por miedo al fuego enemigo. Convivían con los cadáveres y las ratas acuciados por el hambre y el frío. También se usaron gases venenosos que cegaban o mataban.

Estas masacres se tradujeron en 10 millones de muertos y en un inmenso número de mutilados de guerra que llenaron hospitales y conmovieron la conciencia de la sociedad mundial.

Después del alto el fuego, vendría la fase de la reconstrucción, de una sociedad, de una civilización, y de unas vidas truncadas por el enfrentamiento.

Y como un rosario que se desgranara, irían apareciendo enfermos psíquicos, soldados y civiles cuyas mentes se rompieron después de sufrir las atrocidades de la guerra.

Alto el fuego

Emmanuel Courcoul en su ópera prima como director nos sumerge literalmente en una trinchera francesa, en un agónico recorrido por la misma mientras somos testigos del terror, la muerte y la destrucción que sufrían los soldados en esas zanjas mortales.

Después de este principio trepidante, cuasi como un gran plano secuencia en el que no podemos respirar ni parpadear, la acción como la guerra decae. El torrente de aguas bravas se convierte en plácido arroyo que serpentea tranquilo hasta su desembocadura, pasando por algunos meandros y rápidos algo complicados.

Alto el Fuego

Con este transcurrir de la película, a menudo demasiado lento, poco a poco se va creando un entramado complejo de situaciones, que al final van encajando, aunque de una manera bastante simple, perdiendo la intensidad y originalidad que al principio prometía.

Con una escenografía muy cuidada, un vestuario muy acertado de la época y una fotografía firmada por Tom Stern, al que solemos ver trabajar con Clint EastwoodAlto el fuego recrea con especial acierto los años de la posguerra francesa.

Como nota a destacar, el alegato que pronuncia el protagonista, George Laffont, interpretado por el cinco veces nominado al César Romain Duris, acerca de la crueldad, el miedo y los sentimientos de los soldados ante una muerte que no saben nunca por donde les va a venir, es de los mejores que se han visto en el cine.

Conclusión

Una película que sirve de homenaje a los grandes olvidados de las guerras, los supervivientes, que han de seguir adelante con una mochila llena de atrocidades vividas a la espalda.

Sin embargo, excesivamente lenta en algunos puntos que no aportan nada a la trama, el punto de vista original que tiene al principio, torna a la generalidad de las películas de este género, precipitándose en un final normal y corriente.

CALIFICACIÓN: 5.5 / 10

Nuestra valoración
Valoración de nuestros lectores
[Total: 0 Media: 0]

Los libros son mi pasión,
la vida, mi aprendizaje,
el cine es mi evasión,
y los huecos que quedan los llena mi imaginación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here