Crítica de American Animals dirigida por Bart Layton

American Animals es la primera incursión de Bart Layton en la ficción, territorio en el que debuta acompañado de un cast encabezado por los jóvenes talentos: Barry Keoghan y Evan Peters. La película relata la historia de 4 jóvenes que intentan uno de los atracos más audaces de la historia de Estados Unidos, mientras las personas involucradas en el incidente saltan a contarnos detalles a través de entrevistas, incluidos los asaltantes. La nominada al Premio del Jurado del Festival de Sundance 2018. A fecha de hoy no sabemos si se llegará a estrenar en España.



American Animals

Crítica de American Animals

Ficha Técnica

Título: American Animals
Título original: American Animals

Reparto:
Evan Peters (Warren Lipka)
Barry Keoghan (Spencer Reinhard)
Blake Jenner (Chas Allen)
Ann Dowd (Betty Jean Gooch)
Udo Kier (Mr. Van Der Hoek)
Jared Abrahamson (Eric Borsuk)
Gary Basaraba (Mr. Lipka)
Lara Grice (Mrs. Lipka)
Wayne Duvall (Bill Welton)
Jane McNeill (Mrs. Reinhard)
Kevin L. Johnson (Defensor desaliñado)
Drew Starkey (Frat Boy)
Whitney Goin (Mrs. Allen)
Al Mitchell (Guarda de seguridad del supermercado)
Tiffany Alice (Chica de clase de arte)
Jason Caceres (Promesa)
Elijah Everett (Transy Security)
Dorothy Reynolds (Hermana de Spencer)
Gretchen Koerner (Profesor de examen)
Josh Royston (Barman)
James R. Wiley (Estudiante en Dorm Hall)
Eddie King (Profesor de Arte)
Fedor Steer (Albert)
Jack Landry (Profesor de economía del Reino Unido)

Año: 2018
Duración: 120 min.
País: Estados Unidos
Director: Bart Layton
Guion: Bart Layton
Fotografía: Ole Bratt Birkeland
Música: Anne Nikitin
Género: Drama. Thriller
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler en versión original con subtítulos

Sinopsis

Basada en una historia real de cuatro jóvenes que confunden la realidad con la ficción. Creyéndose los protagonistas de una película de atraco y acción, se lanzarán de lleno a planear el robo de un banco de Estados Unidos. Una historia salvaje que mezcla dinero, películas y la búsqueda de la identidad de estos cuatro chicos.

Premios

Festival de Sundance: Sección oficial largometrajes a concurso. 2018


El detalle salvaje

Hace algunos años, los directos de cine Ben y Josh Safdie conocieron a Arielle Holmes, una habitante de la calle y adicta a la heroína a quien ayudaron a dejar sus malos hábitos mientras que la asesoraban para que escribiera sobre sus experiencias. Lo que Holmes escribió acabó por convertirse en “Heaven Knows What” (2014), la opera prima de los Safdie protagonizada por la misma chica que se encontraron en las calles de New York. Es muy interesante y arriesgado lo que hicieron estos hermanos, pero también lo es la fórmula que trajo Bart Layton con American Animals.

Layton plantea en su película una serie de entrevistas con cuatro ex convictos mientras que va narrando la historia de cómo terminaron en la cárcel. El viaje está en constantes cambios temporales que ayudan a darle más profundidad y capas a los personajes. American Animals no sólo le cuenta al espectador que existe basándose en hechos reales, sino que mezcla la dramatización de lo ocurrido con los relatos de las personas que lo vivieron.

American Animals

Una salvajada de Layton (quien ya había dirigido varios documentales en su carrera) pero que funciona muy bien en la pantalla, en parte gracias a qué los actores supieron encajar con lo que se les planteaba a través de este ejercicio de representación.

¿Ejercicio de representación? Sí, es que American Animals es eso, una representación de lo ocurrido por allá en 2004 en la Transylvania University (Kentucky, USA) no pretende ser una glorificación de la figura de los ladrones, ni tampoco juzgarlos y llevarlos a la hoguera, simplemente quiere contar mezclando las perspectivas de los involucrados. La cinta de Layton acostumbra al espectador rápidamente a la narración simple en cuestiones morales, pone en conocimiento de este que no verá una historia redentora, sino un crimen contado por sus perpetuadores.

American Animals y el dinamismo

Es muy importante destacar que American Animals sabe manejar muy bien la estilización, todo se hace de manera que el espectador no sea ajeno a ello, ya sea un montaje acelerado con hard rock de fondo o un plano secuencia interrumpido por un personaje cual director de la cinta.

De entrada, nos encontramos con una situación que luce peligrosa y extraña, pero la cinta se tomará su tiempo para revelarla del todo, un tiempo en el que la edición y los diálogos se encargaran de crear atmósferas casi de participación para el espectador mientras todo se va desvelando en un clímax cargado de emociones fuertes.

American Animals es una película que explota la sobre explicación, pero no se siente frenada por este elemento, sino que ayuda a darle aire al relato. La presentación de personajes puede ser un poco larga, pero se justifica con lo que vemos pasada la primera hora, y reitero: todo se hace de manera muy fluida, incluso en ese primer plato del menú que nos tiene preparado la película.

Una cinta que juega durante todo el metraje con el espectador de manera innovadora y con versatilidad para adaptarse a lo que el momento necesite, brusca por momentos y pausada en algunos escenarios, American Animals es una emocionante experiencia audiovisual.

Un punto de confusión

Algo que creo que se puede malentender en el largometraje de Layton es su intención, ya se dijo antes que no pretende dar prestigio a los involucrados, sino contar lo sucedido, pero este ejercicio de recreación y más en el lenguaje cinematográfico se requiere de espacio emocional y momentos para empatizar con los personajes a través de sus situaciones.

Esto puede llegar a ser confuso, porque el espectador sentirá la mano del creador audiovisual y guionista indicándole sentir pena por los muchachos ladrones, pero la cinta no hace más que contarnos las versiones sin suavizar los momentos más bruscos de sus métodos, cada quién puede elegir cómo sentirse al respecto.

American Animals

Warren (Evan Peters) era algo así como el líder de esta improvisada banda y lo vemos recitar un discurso sobre el hambre, pero no vuelve jamás a esto, es un personaje hipócrita e ingenuo, pero también es simpático y amable, sufre por el divorcio de sus padres, pero desaprovecha su beca universitaria, es ambiguo en muchas situaciones, no es malo ni bueno, tan sólo es él, contando por él mismo varios años después.

Así que no, Bart Layton no escribió esta película para justificar lo sucedido, sino para darle matices a través del relato de todos los involucrados en este asalto.

Conclusión

American Animals es una película que sabe manejar los tiempos y dar espacio a sus personajes (reales y ficticios) para que tengan variedades emocionales. También es un ejercicio brillante de recreación ficticia mezclado con entrevistas de formato documental. Bart Layton hizo una gran cinta con muchas facultades desde lo técnico y con un subtexto pertinente y que late muy fuerte en una era donde el reconocimiento lo es todo con el auge de las redes sociales.

CALIFICACIÓN: 8/10

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 2 Average: 3]

Soy comunicador social y periodista colombiano, tengo una pasión especial por escribir sobre cine, me parece que el séptimo arte es un espacio de reconocimiento y crecimiento por lo que vale la pena analizarlo.

Andrés Tejada

Soy comunicador social y periodista colombiano, tengo una pasión especial por escribir sobre cine, me parece que el séptimo arte es un espacio de reconocimiento y crecimiento por lo que vale la pena analizarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This