An Elephant Sitting Still (2018) es una película china del director y escritor Hu Bo. Con una duración de 3 horas y 50 minutos, el filme retrata la dureza de la vida de cuatro personajes diferentes con problemas sociales y personales. La existencia de todos ellos se mostrará desde una perspectiva completamente aciaga. Estreno en España: 3 de mayo.



‘An Elephant Sitting Still’

An Elephant Sitting Still

Ficha Técnica

Título: An Elephant Sitting Still
Título original: Da xiang xi di er zuo

Reparto:
Yu Zhang (Yu Cheng)
Yuchang Peng (Wei Bu)
Uvin Wang (Huang Ling)
Congxi Li (Wang Jim)
Xiang Rong Dong (Dean)

Año: 2018
Duración: 234 min
País: China
Director: Hu Bo
Guion: Hu Bo
Fotografía: Fan Chao
Música: Hua Lun
Género: Drama
Distribuidora: Capricci Cine

Filmaffinity

IMDb

Tráiler

Sinopsis

Al norte de China, una enorme ciudad post-industrial está sumida en una niebla perpetua que atrapa a sus habitantes. Una mañana, un simple altercado entre dos adolescentes de un instituto va a forjar el destino de cuatro individuos, víctimas del egoísmo familiar y de la violencia social. Lo único que comparten es la misma obsesión recurrente: huir hacia la ciudad de Manzhouli, donde según dicen, un elefante de circo permanece sentado durante horas, inmóvil, impasible, ajeno a los problemas del mundo. (CAPRICCI CINE).



Da xiang xi di er zuo

La agonía de Hu Bo

An Elephant Sitting Still fue estrenada en el Festival Internacional de Cine de Berlín meses después de que su autor hubiera fallecido. Hu Bo, novelista y cineasta, es el realizador de este filme, así como el creador de la historia, no solo como guionista, sino como escritor de la novela homónima Huge Crack (2017).

En la película subyace la metáfora de un elefante, un curioso elefante del zoo de Manzhouli capaz de quedarse sentado y quieto todo el rato. Este es un elefante muy especial para los personajes de la película. Pero cuando uno de ellos es preguntado por el interés que tiene para él este animal responde que no le interesa. Este elemento puede tratarse de un pretexto para la huida. El objetivo es salir de donde nos encontramos. No obstante, otro personaje del filme explicará que la vida es una agonía, se encuentre uno donde se encuentre. Un lugar nuevo solo podrá traer sufrimientos nuevos. No es posible escapar. Si algo está mal, o todo lo está, nos perseguirá allá donde vayamos.

Es, por tanto, evidente el carácter depresivo que el director confiere a su película, fruto de su propio tormento interior. An Elephant Sitting Still es la primera y última cinta del joven cineasta que se quitó la vida pocos meses antes del estreno.

Por otro lado, cabe mencionar el carácter perturbador del filme a través de otra figura animal, la de un perro grande que se pierde y es buscado desesperadamente por su dueña. Este animal está presente en varias escenas y rodea a los personajes, aunque sea a veces de manera silenciosa.

An Elephant Sitting Still

Conociendo la red de personajes

Wei Bu (Yuchang Peng) es un joven adolescente con un padre que lo maltrata y lo acosa. Se acaba metiendo en líos ya que carece de la atención y el cariño de su familia. Tiene una visión pesimista de su futuro y una actitud de víctima ante la vida porque está lleno de odio y de dolor.

Yu Cheng (Zhang Yu) es un malhechor en busca de venganza para su hermano menor, compañero de clase de Wei Bu. Se ve con una mujer, en cuya casa presencia el suicidio de un amigo suyo a causa de la relación que ambos comparten con esta mujer. Se gana la vida con diferentes negocios y utilizando a la gente para sus propios fines.

Wang Jin (Liu Cong-xi) es un hombre mayor cuyo perro es su mejor amigo y al que su familia quiere dar la espalda al no poder hacerse cargo de él. Es vecino de Wei Bu a quien tratará de ayudar en la medida de sus posibilidades.

Huang Ling (Uvin Wang) es una chica adolescente, hastiada de su madre y amiga de Wei Bu. Tiene una relación con el vicedecano del colegio en el que estudia. Quiere ayudar a Wei Bu, aunque no sabe cómo, y teme meterse en problemas por su culpa.

Todos los personajes tienen vidas que se entrecruzan, no obstante, el hilo conductor de todos ellos es Wei Bu. Las vidas de los protagonistas adolecen de sentido y su vacío existencial les llevan a cometer acciones autodestructivas. Todos se mueven en una dinámica de ofensiva y defensiva por el entorno agresivo que les rodea y deambulan en completa soledad. Aunque, finalmente, lo único que necesitan es el contacto con el otro.

An Elephant Sitting Still

An Elephant Sitting Still y la belleza del realismo

El sonido constituye los cimientos de la película. Hu Bo quiso hacer una narración sonora con la que explorar la cotidianidad. Es posible, por tanto, apreciar todos y cada uno de los sonidos del entorno y de los personajes; ninguno de estos sonidos es irrelevante, ya que constituyen la esencia de An Elephant Sitting Still. A lo largo del filme, no obstante, encontramos pequeños intervalos musicales que separan historias y personajes.

Asimismo, la cinta puede recordar a un drama documental con excelente cinematografía. La cámara rodea a los personajes, existiendo una sugerencia de la acción que solo cuando esta ha sucedido deja verse al espectador, quien tiene un papel de testigo de los hechos. Se muestra constantemente a los personajes, ya que la cámara los rodea en todo momento, bien de espaldas o de frente, los personajes son protagonistas. La mayor parte del tiempo escuchamos todo, y el público debe confiar en su propia intuición, ya que la imagen muchas veces nos es vetada.

La experiencia de visualizar una película como An Elephant Sitting Still puede tornarse lenta si no se pone en valor el propósito de Hu Bo de desarrollar cuatro personajes con historias que, aunque dentro de la cotidianidad, son densos cuadros vitales. Hu Bo construye una atmósfera triste, cruel y humillante. Sin esa extensión del metraje no podría conseguirse una historia como la de An Elephant Sitting Still.

Da xiang xi di er zuo

Conclusión

An Elephant Sitting Still desgasta emocionalmente al espectador en el transcurso de sus casi cuatro horas de metraje. Los personajes se encuentran atrapados en su apatía, crueldad y victimismo en un clima completamente desesperanzador y gris. Hu Bo imprime tristeza y maldad en toda su película, utilizando una narración cinematográfica sugerente y llena de sensaciones sonoras. Esta es la primera y última obra del cineasta chino, con la que se revela el hecho de que a veces el espectáculo no debe continuar.

Este artículo también se puede leer en FanCine Jurásico.

Reportaje de An Elephant Sitting Still en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí