Pella Kågerman y Hugo Lilja dirigen y escriben Aniara, basado en un poema de Harry Martinson. El film ha obtenido una recepción positiva por parte de la prensa especializada y en los distintos premios y certámenes en los que ha participado. Estuvo nominado en los Premios Saturn a la mejor película internacional. También obtuvo una nominación en los European Film Awards. Por otro lado, se llevó cuatro premios, incluyendo mejor dirección, en los Guldbagge Awards. Se estrenó el 12 de noviembre de 2020 en la III Edición del Festival de Cine por Mujeres, que se celebra hasta el 15 de noviembre de 2020.



Aniara

Crítica de ‘Aniara’

Ficha Técnica

Título: Aniara
Título original: Aniara

Reparto:
Emelie Garbers (MR)
Blanca Cruzeiro (Isagel)
Arvin Kananian (Chefone)
Anneli Martini (La Astrónoma)
Jennie Silfverhjelm (Libidel)

Año: 2018
Duración: 100 min
País: Suecia
Dirección: Pella Kågerman y Hugo Lilja
Guion: Pella Kågerman y Hugo Lilja
Música: Alexander Berg
Fotografía: Sophie Winqvist
Género: Ciencia ficción
Distribución: Filmin

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Aniara’

Sinopsis de ‘Aniara’

Aniara es una de la naves espaciales que van rumbo a Marte después de que los seres humanos hayan destruido la Tierra. La nave está diseñada para satisfacer todo tipo de necesidades, como si tratase de un centro comercial, pero todo se tuerce cuando un accidente deshabilita el mando direccional de Aniara, haciendo que las probabilidades de los tripulantes por llegar a su destino comiencen a ser cada vez más reducidas. (FILMIN).

Donde se puede ver la película



Aniara
Foto de Filmin

El Cosmo como hogar

El cine sueco obtuvo su propia experiencia cósmica en 2019 con Aniara, un film que narra la aventura de un grupo de pasajeros de la Tierra hacia Marte. Con esta premisa de despliegue de modernidad y tecnología, se ve abruptamente desmontado cuando la nave debe realizar un desvío forzoso. A partir de esta problemática, Pella Kågerman y Hugo Lilja utilizan como vehículo la propia situación extrema ocurrida en la nave, pero pronto se ve que, realmente, es un análisis de cómo se forma la sociedad y la influencia de un poder único. Asimismo, no se queda solamente en un plano más general, sino que también habla de la salud emocional y mental, la estabilidad del recuerdo y cómo ésta puede ser la mejor aliada en momentos de supervivencia extrema y condiciones fuera de la comodidad.

También al quitar la idea de idealismo vital, se ven las consecuencias de una sociedad que no está preparada para eliminar el confort de sus vidas. Aun así, a lo largo de toda la evolución del film, se va desgranando las distintas fases que van desarrollando y diferentes formas de abordar una nueva realidad. De igual manera, escoge a una protagonista en concreto, para permitirse ser el punto de unión con el resto de líneas convergentes de la ficción. Su historia personal y sus anhelos hacen que haya una personalización del relato y permitirse momentos de menos intensidad, dejando descansar al espectador ante tantos estímulos. Además, hay que recalcar que goza de unos personajes, que en la mayoría de los casos tienen conexión con el público.

Hugo Lilja, Pella Kagerman
Foto de Filmin

Los supervivientes

Esta aventura espacial comienza con Emilie Garbers, que se mete en la piel de MR, la cual controla una especie de realidad virtual en Aniara. Su interpretación se inicia de una forma muy sutil, sin marcar demasiado su presencia en escena, lo que le permite sorprender fácilmente durante el transcurso del film. Por lo cual, se ven distintos registros en su trabajo interpretativo. Incluso, una de las secuencias más desgarradoras del largometraje es protagonizada por ella, siendo un momento muy emocional y catártico. Su luminosidad es lo que hace que brille en pantalla, pero lo adereza con una expresividad acorde a las distintas fases por las que también pasa y la dificultad de saber exponerlas sin caer en el recurso lacrimógeno. Como apunte, la guinda del pastel es su control del humor, que le da una tonalidad más pizpireta.

Bianca Cruzeiro realiza otro de los trabajos actorales que afloran ya avanzada la película, lo que no quita absolutamente nada la calidad de su labor. En este caso, se presencia la ruptura de una dureza intrínseca, con un poderío energético excelente. Gracias a esa fragilidad interna, Cruzeiro tiene la posibilidad de lucirse en escena. Por lo que, realiza una metamorfosis mostrando las dos caras de la moneda. Por otro lado, Anneli Martini comienza como un recurso más fresco y ligero, con una comedia jocosa y socarrona. Sin embargo, su presencia escénica y el arco que le acompaña le permiten matizar y darle a su personaje un carácter imprescindible. Todo un torrente de vigorosidad. Por último, Arvin Kananian comienza bien con esa hipocresía dramática, pero termina perdiéndose y se excede en el carácter caricaturesco que deja salir a escena.

Hugo Lilja, Pella Kagerman
Foto de Filmin

La belleza de la galaxia

El mundo del cine esta acostumbrado a grandes producciones de Hollywood cuando se habla del género de ciencia ficción. Prueba de ello son títulos de los últimos años como “Gravity”, “Ad Astra” o “Marte”. Por lo cual, hay que aplaudir que Aniara no tenga absolutamente nada que envidiar a la factura estadounidense. La manera en la que han sabido fabricar todo ese universo espacial, con unos efectos especiales muy trabajados y una realización visual totalmente atractiva. Perfectamente consigue que se piense que están en medio de la galaxia, además dando un sello propio a su experiencia y a los diseños de la nave y lo que hay en ella. Toda esa potencia es lo que deja enganchado al espectador hasta el último minuto, quien no puede evitar quedar impactado por la verosimilitud que consigue en pantalla.

Lo mismo sucede con la composición artística del interior de la nave, la cual tiene vida propia y se proponen unos estilos muy distintos, que permiten jugar con ellos para revelar distintas emociones en el espectador. De igual manera, es una forma para innovar en la expresividad y no caer en una planitud que no hubiera ido nada bien. Lo mismo se puede decir del trabajo en el sonido, que tiene un resultado espectacular, cuidando todo lujo de detalles: efectos, música, hilo sonoro… Por ello, es una pena que el ritmo no goce del mismo cuidado, dado que hay partes en las que se siente que hay un estancamiento y se aletarga el clímax final. Aun así, sigue dejando una sensación de haber estado en una gran aventura espacial y la facultad que tiene también el cine europeo para ello.

Aniara
Foto de Filmin

Conclusión

Aniara es un viaje cósmico con un retrato mordaz de la sociedad y el transcurso de la misma expuesta al límite y sin un estado del bienestar. El guion explora los miedos y reacciones ante un experiencia vital fuera de lo común, pero que no deja de ser tan humana como la vida misma. El reparto es potente, con unas actrices que arrollan gracias a su profesionalidad y sensibilidad en sus respectivos papeles. Y, sin duda, lo mejor del film es su factura visual y sonora, que no tiene nada que envidiar a películas de la industria de Hollywood. Únicamente el ritmo se alarga en el tiempo y afecta al impacto que produce en su conjunto. Una expedición al nuevo mundo que pone un espejo humano de grandes dimensiones.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí