Anonymous Animals (Les animaux anonymes) es drama social con elementos sobrenaturales, escrito y dirigido por el francés Baptiste Rouveure. Una analogía metafórica que plantea un mundo donde se han invertido los términos y los hombres son perseguidos y torturados por unos animales.

Está protagonizada por Thierry Marcos, Emilien Lavaut, Paulien Guilpain y Aurélien Chilarski. La película estuvo presente en la Sección Noves Visions del Festival de Sitges 2020 y desde el 31 de Octubre de 2020, nos llega online a través de Filmin, en la Sección Videodrome Think del Terror Molins 2020.



Anonymous Animals (Les animaux anonymes)

Crítica de ‘Anonymous Animals

Ficha Técnica

Título: Anonymous Animals
Título original: Les animaux anonymes

Reparto:
Thierry Marcos
Pauline Guilpain
Aurélien Chilarski
Emilien Lavaut

Año: 2020
Duración: 64 min
País: Francia
Dirección: Baptiste Rouveure
Guion: Baptiste Rouveure
Música: Damien Maurel
Fotografía: Dauchy Emmanuel
Género: Fantástico. Terror.

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Anonymous Animals

Sinopsis de ‘Anonymous Animals’

El equilibrio de poder entre el hombre y el animal se invierte. En la encrucijada del género fantástico con el suspense, Les animaux anonymes se muestra radical: sin diálogo, sin apenas presupuesto y con una imaginación tan desbordante como inusual. Baptiste Rouveure se basta con una fauna antropomórfica para cuestionar el lugar de los animales en nuestra sociedad. (Sitges Film Festival)



Denuncia del maltrato animal

La película Anonymous Animals (Les animaux anonymes) es una obra extraña, sugestiva y original. Rodada sin diálogos y de corta duración, tan solo 64 minutos, nos muestra un mundo distópico que sirve como reflexión y denuncia sobre el maltrato animal. Para ello, se giran las tornas. Veremos a un grupo de personas que son perseguidas, torturadas y asesinadas, por unos extraños seres antropomórficos que tienen la cabeza de distintos animales. Darle la vuelta al equilibrio de poder entre hombres y animales, es un inteligente y potente punto de partida que, por desgracia, no tiene continuidad en su desarrollo posterior.

El impacto visual inicial es evidente. No podría ser menos al ver a alguien con cabeza de ciervo, persiguiendo escopeta en mano a un hombre que huye aterrorizado. La buena planificación del encuadre del debutante Baptiste Rouveure, junto a la cuidada fotografía de que realiza junto a Emmanuel Dauchy y Kevin Brunet, son elementos indispensables para que quedemos fascinados por algunas de las imágenes propuestas.

Anonymous Animals
Fotos de IMDB

Lo experimental por encima de lo narrativo

Lo de cambiar el orden de las cosas y el equilibrio jerárquico existente entre animales y humanos, no es algo nuevo. El cine, especialmente el enfocado al fantástico y el terror, ya ha afrontado ese reto desde distintas ópticas como en El planeta de los simios (Franklin Schaffner, 1968) o El increíble hombre menguante (Jack Arnold, 1957).

La mayor diferencia que tiene Anonymous Animals (Les animaux anonymes) con estos dos clásicos, es que aquí se afronta desde lo experimental, alejándose de la narrativa más convencional. Las actuaciones se sienten excesivamente teatrales y no siempre convincentes. Parece que sea algo buscado, pero le resta realismo a la propuesta y, a veces, se tiene la sensación de estar ante una compañía de teatro amateur. El montaje introduce pequeñas elipsis mediante la inclusión de segundos en negro que rompen el ritmo y complican sostener la tensión dramática buscada. Otro elemento buscado que entorpece la acción.

Más allá de la idea inicial y esa metáfora animalista, la película no avanza hacia ningún lado. Se convierte en una sucesión de escenas centradas en lo ambiental y atmosférico, sin un hilo argumental claro. En ese sentido, hay que destacar el enorme trabajo realizado con el sonido, verdaderamente asfixiante. Pero no es suficiente para mantener la impresión inicial durante su hora de duración.

Les animaux anonymes
Fotos de IMDB

 

Conclusión de ‘Anonymous Animals (Les animaux anonymes)’

Anonymous Animals (Les animaux anonymes) es una rara avis en el cine actual. Drama francés experimental, con elementos sobrenaturales, que busca la confrontación del realismo social con lo fantástico. Está escrita y dirigida por el debutante Baptiste Rouveure. Una arriesgada carta de presentación.

Pese a ser una película de audacia nihilista evidente, su interés decae con el paso de los minutos al estancarse en su idea inicial. No hacer evolucionar una historia y prefiere concentrarse en su metáfora animalista, repitiendo constantemente el mismo esquema inicial. Son tan evidentes sus reflexiones contra el maltrato y la tortura animal, que el impacto es menor del que debería tener. Destaca el tratamiento del sonido y el concepto visual, pero las interpretaciones no son nada convincentes. Una película recomendable para buscadores de rarezas.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí