Creación Guiones

Baby God, documental dirigido por Hannah Olson, estará disponible en la plataforma HBO a partir del 3 de diciembre. Con una potente trama, Baby God promete poner los pelos de punta a los espectadores. ¿Lo conseguirá?



Baby God

Crítica de 'Baby God'

Ficha Técnica 

Título: Baby God
Título original: Baby God

Año: 2020
Duración: 78 minutos
País: Estados Unidos
Dirección: Hannah Olson
Fotografía: Justin Zweifach
Música: Will Epstein
Género: Documental
Distribuidor: HBO

Filmaffinity

IMDB

Tráiler en versión original de  'Baby God

Sinopsis de 'Baby God'

Cuando la exdetective Wendi Babst decide explorar su ascendencia a través de pruebas de ADN caseras, hace un descubrimiento sorprendente. La búsqueda de la verdad sobre su padre biológico la lleva a una madriguera de procedimientos médicos furtivos y mujeres desprevenidas, apuntando directamente a un hombre: el Dr. Quincy Fortier. (HBO)



Una onda expansiva sin freno

No sería fácil encontrar una temática más interesante que la que nos presenta Baby God. Sin embargo, Hannah Olson consigue convertir una historia tan intrigante como la del Dr. Fortier y sus víctimas en un compendio de testimonios que no resultan tan esclarecedores y conmovedores como cabría esperar. Esta falta de fuerza no se debe a las experiencias que los protagonistas comparten con nosotros, sino a las muchas incógnitas que no se llegan a despejar.

Como si no quisiera interferir en asuntos que no le atañen, Olson decide andarse con pies de plomo y no mancharse las manos, dejando el fango del que nace esta inquietante historia sin remover. Es así como el Dr. Fortier, personaje central de Baby God, queda someramente retratado a través de testimonios que arrojan muy poca luz sobre una personalidad que muchos cineastas habrían sabido diseccionar y analizar con más seguridad y osadía. 

Baby God
Fotos de HBO España

Pasos en falso

Son muchos los enfoques por los que Hannah Olson podría haberse decantado en su trabajo de investigación en Baby God. Entre ellos, el trauma causado por el Dr. Fortier en sus propios hijos, los sentimientos que sus actos han provocado en las madres que pusieron su plena confianza en él, o la frustración de quienes descubrieron no ser los padres biológicos de sus hijos. ¿Y por qué no analizar en profundidad la conexión entre los hermanos y hermanas que descubren tener la sangre de un hombre tan inteligente como maquiavélico corriendo por sus venas? ¿Por qué no ahondar en la posible herencia de la naturaleza perversa del doctor?

Todos estos elementos están más o menos presentes a lo largo de Baby God, pero la directora novel se decanta por presentarnos un mapa superficial de las consecuencias de un acto cuyas raíces son muchos más profundas de lo que nos muestra. Tal vez temía abrir una caja de Pandora cuya gestión habría requerido una mayor experiencia en el terreno del documental. O quizás haya una explicación mucho más sencilla al enfoque sucinto del largometraje: falta de material.

Baby God
Fotos de HBO España

Cuando menos no es más

Las series están ganando terreno a las películas y las docuseries están empezando a hacer lo propio con los documentales. De hecho, crear un producto que atrape al espectador frente a la pantalla durante horas y horas es lo que busca toda plataforma digital que se precie. Afortunadamente, como muestra Baby God, el mundo real está plagado de personajes únicos y sucesos inconcebibles que podrían dar y han dado como resultado docuseries fascinantes. Sin embargo, para conseguir que títulos como Tiger King (2019), Wild Wild Country (2018) o El Palmar de Troya (2019) resulten tan atractivos como las series de ficción con las que tienen que competir, no basta con una temática o personaje central únicos, sino también con un trabajo de investigación exhaustivo.

Como si quisieran ir a contracorriente, Hannah Olsen y HBO se decantan por ofrecer a los espectadores un documental de 78 minutos que sabe a poco. La calidad de producción está ahí, pero no así la de contenido y Baby God se convierte, como consecuencia, en un boceto de lo que podría haber sido una gran serie documental en torno a una personalidad digna de estudio.

 

Hannah Olson
Foto de HBO

Conclusión de 'Baby God'

Con un punto de partida inigualable, Baby God se niega a recorrer los sinuosos y pantanosos caminos que podrían haber llevado a su directora a crear una gran docuserie. 

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí