Creación Guiones

No puedo evitar sentir una especial admiración por las películas que, a falta de presupuesto, se sustentan en la pasión y la creatividad del grupo de personas que intentan sacarlas adelante. Basket Case (¿Dónde te escondes, hermano?), de Frank Henenlotter, es una de ellas. Estrenada en salas de cine españolas el 1 de septiembre de 1983.



Basket Case

Crítica de 'Basket Case'

Ficha Técnica

Título: Basket Case
Título original: Basket case (¿Dónde te escondes, hermano?)

Reparto:
Kevin Van Hentenryck (Duane Bradley)
Terri Susan Smith (Sharon)
Beverly Bonner (Casey)
Sean McCabe (Duane de joven)
Ilze Balodis (Trabajador social)
Tom Robinson (Ladrón en el teatro)
Chris Babson (La cita de Kutter)
Robert Vogel (Hotel Manager)
Maria T. Newland (Paciente)
Diana Browne (Dr. Judith Kutter)

Año: 1982
Duración: 91 min.
País: Estados Unidos
Director: Frank Henenlotter
Guion: Frank Henenlotter
Fotografía: Bruce Torbet
Música: Gus Russo
Género: Terror. Comedia
Distribuidor: IBERCINE S.A.

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Basket Case'

Dónde se puede comprar la película

Oferta
Basket Case ¿Dónde Te Escondes,Hermano? BD 1982 Basket Case [Blu-ray]
  • Kevin Van Hentenryck, Terri Susan Smith, Beverly Bonner, Sean McCabe, IlzeBalodis, Tom Robinson, Chris Babson, Robert Vogel, Maria T. Newland, Diana Browne (Actor)
  • Frank Henenlotter (Director)
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades

Sinopsis

Duane y Belial Bradley son hermanos siameses, ahora separados, y Duane lleva a Belial, un enano horriblemente deformado, en una cesta. Su pasado no es una historia feliz y busca venganza…



Obra de culto

¿Qué hace tan especial a esta película? La original y desinhibida historia de dos hermanos siameses, el apuesto Duane y Belial, una deforme masa rosácea con mala leche que viaja en una cesta de mimbre y que, tras ser separados a la fuerza por orden de su padre, buscan venganza en la Gran Manzana. La criatura, a veces arcilla movida mediante stop motion, a veces marioneta manejada por el propio director, se comunica telepáticamente con su hermano, el actor de rostro angelical Kevin Van Hentenryck, para ejecutar su plan maestro.

Tras una trama con asesinatos grapadora en mano, relaciones fraternales enfermizas, una violación de lo más bizarra y carreras en pelotas en pleno invierno, llegamos a un final Shakesperiano en el que Van Hentenryck se juega literalmente la vida colgándose de la fachada de un edificio con la simple ayuda de un pequeño arnés. Un ejemplo de la pasión de la que hablábamos al principio. Y es que el actor estaba tan entusiasmado con el trabajo que accedía a todas las locuras que Hennenlotter le iba proponiendo.

La escena nocturna en la que corre desnudo por las calles de Nueva York no estaba en el guion pero, tras una breve charla en la que el director le contó la idea, Kevin Van Hentenryck la aceptó sin rechistar. Barrieron las calles para evitar accidentes, llevaron al actor en furgoneta hasta el punto de partida y colocaron otra furgoneta con la calefacción bien alta al final de la calle. Y así, descalzo y desnudo, a bajo cero, Duane corría una y otra vez de furgoneta a furgoneta.

Basket Case
Fotos de IMDB

Nueva York como telón de fondo

Tras varios proyectos fallidos, por fin, en 1982, el director Frank Henenlotter, consiguió ver su largometraje estrenado en la gran pantalla. Basket Case (¿Dónde te escondes, hermano?) estuvo proyectándose durante casi dos años en la sesión nocturna del mítico cine grindhouse neoyorkino Waverly Theatre. Rodada entre Times Square y la calle 42, las imágenes son un fiel reflejo de una zona de Manhattan donde la prostitución, el crimen y las drogas campaban a sus anchas. No es casualidad que, precisamente allí, se encontrasen todos aquellos cines especializados en películas de explotación, de estética "camp" o de la contracultura, no aptas para cualquiera.

Aunque la ciudad de Nueva York es un personaje más, Henenlotter no está interesado en el glamour y el neón de la Gran Manzana. Sus escenas de exterior están llenas de personajes de barrios bajos, de instintos primarios y sueños rotos. Sobreviven ante una cámara que se posa en ellos con la mirada aséptica de un documental. El equipo tuvo más de un encontronazo con algunos de esos extras involuntarios.

Basket Case (¿Dónde te escondes, hermano?) solo abandona esas calles de miseria para dejar que el protagonista pasee junto a la Estatua de la Libertad. Una escena que rodaron sin permiso, con un ojo abierto como en el oeste por si venía la policía a echarles y en la que Duane le dice a la chica que acaba de conocer: "no me interesaba ver la ciudad. Era solo una excusa para salir contigo". Toda una declaración de intenciones.

Dónde te escondes, hermano
Foto de IMDB

Los ahorros de toda una vida

Con un presupuesto inicial de apenas dieciséis mil dólares (sacados de su propio bolsillo), el director reunió a un pequeño grupo para empezar el rodaje. Sirva como anécdota que, en una de las escenas iniciales, Duane, el joven protagonista, saca un fajo de billetes para pagar la habitación del hotel en el que va a hospedarse. Ese fajo de billetes era todo el dinero que tenían para la producción de Basket Case (¿Dónde te escondes, hermano?).

Los muebles que sirven de atrezo fueron sacados de la basura. Los ruidos de la deforme criatura los hacía el propio Van Hentenryck en la sala de doblaje. Los sonidos de los zapatos de tacón los hacía el director que no tenía reparos en ponérselos y pasear con ellos junto al micrófono para tal efecto. Y cuando tocaba manejar la marioneta de Belial más pequeña, la hija de ocho años del productor, les echaba una mano. El equipo era tan reducido (lo fue aún más a mitad de rodaje, cuando se quedaron sin presupuesto) que en los títulos de crédito finales, la mayoría de los nombres que aparecen son inventados.

Dónde te escondes, hermano
Fotos de IMDB

Conclusión de 'Basket Case '

Basket Case (¿Dónde te escondes, hermano?), al igual que muchas otras cintas similares, no fue un éxito inmediato (¿Qué película de bajo presupuesto lo es?). Sin apenas promoción, la cinta tuvo que esperar a su salida en VHS para irse ganando, poco a poco, el estatus de obra de culto, gracias a un cuidado equilibrio entre humor y violencia y al tono de una película que nunca se toma en serio a sí misma.

La frase gancho que acompañaba su distribución fue robada por el director a la salida de una de las proyecciones. Henenlotter se acercó al crítico de cine Rex Reed para pedirle su opinión. Reed, sin saber que estaba hablando con el director de la película que acababa de ver, contestó: "esta es la película más enfermiza que jamás se ha hecho".

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí