Carlo Verdone es uno de los rostros cómicos más conocidos de la cinematografía italiana. Estrena Bendita locura, como realizador y protagonista. Ha sido nominado en diversos certámenes, entre ellos, a los galardones otorgados por el Sindicato Periodístico de Cine Nacional de Italia a mejor comedia, a mejor actriz y a mejor canción. También fue nominado a mejor guion en los premios Golden Ciak. Estreno el 25 de enero en España.



‘Bendita locura’

Bendita locura

Ficha Técnica

Título: Bendita locura
Título original: Benedetta follia

Reparto:
Carlo Verdone (Guglielmo)
Ilenia Pastorelli (Luna)
Maria Pia Calzone (Ornella)
Lucrezia Lante della Rovere (Lidia)
Paola Minaccioni (Raffaella)

Año: 2018
Duración: 110 min
País: Italia
Director: Carlo Verdone
Guion: Carlo Verdone, Nicola Guaglianone y Menotti
Fotografía: Arnaldo Catinari
Música: Michele Braga y Tommy Caputo
Género: Comedia
Distribuidora: Adso Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler

Sinopsis

Guglielmo es un hombre dedicado a la religión y fiel esposo, cuando su mujer le abandona. Completamente deprimido, su vida dará un vuelco con la llegada de una nueva empleada descarada y abrumadora, que lo convencerá para inscribirse en una aplicación de citas. (ADSO FILMS)



Bendita locura

El caballero y la vagabunda

La primera impresión que da Bendita locura es el discurso de una película, que viene dispuesta a romper moldes. Con la revelación de la mujer del protagonista, después de 25 años sale del armario con otra mujer, pero pronto esta premisa va diluyéndose hacia un género ya conocido. La comedia romántica atrapa al film de Carlo Verdone y no deja esta identidad hasta el final del film. Los protagonistas se convierten en personajes totalmente estereotipados: un hombre de edad avanzada, aburrido y en la crisis después del divorcio y una joven perdida, algo vulgar pero con buen corazón. Esta historia es algo que ya se ha podido oír mil veces, pero que no evita que el espectador pueda tener cierta simpatía por este tipo de personajes.

Sin embargo, no se puede negar que tiene cierto olor a telefilm de sobremesa, pero de aquellos que se sabe que pese a que no va a aportar gran cosa cinematográficamente, sacan alguna sonrisa al espectador. El desarrollo de la historia es bastante predecible, no hay ningún sobresalto y sigue un ritmo bastante normal. Aun así, consigue entretener y no se puede negar, que el poco desarrollo que se ve en el personaje de Luna puede interesar al público.

Aun así, es una película minimalista en cuanto a profundidad y no se puede visualizar con la intención de ver una cinta que invite a la reflexión. Es un film perfecto para un día de buscar algo ligero y que no se necesite demasiada concentración. Incluso los intentos de giros de guion son bastante obvios y se saben desde el primer minuto.

Bendita locura

Viejos conocidos

El género que se toca en Bendita locura es un viejo conocido del público, pero, tras años de gran éxito durante los años 90, ha perdido fuelle. Este tipo de producciones están hechas para el disfrute momentáneo. El guion no contiene una gran planificación sobre las entrañas de sus personajes, apenas se cuenta algo sobre sus protagonistas. Es cierto que es una película moderna, habla sobre la superficialidad del amor, aunque paradójicamente desde un punto bastante superficial, valga la redundancia. Lo que se puede destacar es la creación de las escenas de situación, que pese a su esencia de sketch televisivo de humor, consiguen sacar las sonrisas o alguna que otra carcajada del espectador.

Las interpretaciones de sus protagonista, Carlo Verdone, director también del film e Ilenia Pastorelli, como Guglielmo y la entraña Luna, son química de comedia. No es una comedia muy desarrollada, pero no se puede negar que aunque a veces parecen nada creíbles, se les coge un cariño por la manera de expresarse que causa cierta simpatía. Luna, al ser un personaje destinado al dolor, es cierto que emprende un camino hacia la empatía que, en ocasiones, consigue. Aunque no son la interpretación del año, consiguen defender su personaje y tienen una química natural que crea ese vínculo paternal que gusta. Tal vez, esa sea la razón por la que ambos se convierten en lo mejor de la película.

Carlo Verdone

La fórmula del ‘happy end’

En un plano más técnico, sigue la estructura de hombre mayor adinerado que termina por cambiar su vida y abrir su corazón de hielo por una persona totalmente opuesta a él, pero de una forma básica. Se ha podido ver a lo largo de la historia del cine este tipo de planteamiento. Uno de los ejemplos que demuestra que se puede dar un resultado muy bien acabado es la francesa ‘Intocable’. Salvando las distancias, se puede realizar una comparación entre ambas y ver la distintas formas de resolución a nivel narrativo. Bendita locura flaquea a la hora de querer desmembrar las capas e ir a por algo más, quedándose en los primeros niveles. A nivel técnico, no se puede negar que la fotografía está bien escogida, pero no es sorprendente.

El final termina por ser lo que el espectador espera y aunque suene a tópico, es lo que realmente desea. Un film de este tipo no merece un desenlace muy desarrollado, ya que es una historia destinada a hacer sentir bien al espectador. Un ‘happy end’ en toda regla, que además deja un guiño a una de las tramas secundarias que más espera el público, la del guardia suizo. Dada la personalidad de los personajes, es un final a su medida. No es una cinta que se pueda tomar en serio y en caso de verla, no quedará nadie prendado con algún mensaje, pero se puede resumir que es un largometraje simpático. Cumple todos los parámetros para ser una comedia romántica a la europea estándar.

Bendita locura

Conclusión

Bendita locura es una película que sigue los cánones de la comedia romántico, pero lo sabe desde el principio. Da unos personajes simpáticos que permiten dar algún que otro momentazo, sobre todo por la buena conexión entre los dos actores protagonistas. Un bombón, que aunque no es el mejor, permite disfrutar algo de dulce. Una película sin complicaciones que busca dar algo de simpatía y ligereza al público. No es una novedad en el universo cinematográfico, pero consigue su cometido: entretiene y no deja mal sabor de boca. ¿Recordable? No, pero cumple su función.

Reportaje de Bendita locura en Días de Cine TVE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here