El pasado 2 de abril de 2021 llegó al Teatro Nueve Norte, Bengala, pieza teatral de Alfredo Megna. La historia se centra en un boxeador, que se enfrenta a la batalla más personal de su vida. Asimismo, a través de los distintos rounds, hace un recorrido por los episodios y las personas que han marcado su existencia. Se encuentra todos los viernes de abril y mayo a las 21 horas.



Estreno Bengala

Crítica de ‘Bengala’

Ficha Técnica

Título: Bengala
Título original: Bengala

Reparto:
Sergio ‘Maravilla’ Martínez

Duración: 55 min. apróx.
Dirección: Adrián Navarro
Dramaturgia: Alfredo Megna
Música original: Facundo Quiroga
Dirección de arte:
Martina Petersen
Asistencia de dirección:
Rodrigo Martínez Frau
Iluminación:
Juan Seade
Producción artística:
Pablo Silva
Producción: Silva Producción

Tráiler de ‘Bengala’

Sinopsis de ‘Bengala’

Bengala es un boxeador que ve como se le escurre la vida en los últimos minutos de esos rounds interminables, atravesado por sus fantasmas: la Vanessa –su gran mujer -, el Paco -su entrenador-, el Pollo –su amigo-, el doctor, el árbitro, su madre. Su casa y sus deseos perdidos.

Bengala cuenta la historia de un sueño que se acaba. De un boxeador que se le termina su tiempo, marcado por los pasos de un reloj, que no deja de golpear su cabeza, de una campana que lo aturde. Su pasado, su presente. Su pelea con el novato, su último final. Un Bengala que no puede, que no quiere darse por vencido, a menos que la muerte lo sorprenda.

Bengala nunca abandona. (TEATRO NUEVE NORTE).



Bengala
Foto de Silva Producción Teatral

Lo que esconde un apodo

Afirma David Gistau en uno de sus tantos artículos sobre el deporte que más amaba que los apodos que utilizan los boxeadores están diseñados para declarar la guerra psicológica al rival antes incluso de subir al ring. Que es por ello por lo que ningún boxeador se impone un apodo que señale un defecto en lugar de una virtud o que lo convierta en objeto de burla ante los demás. El apodo de Bengala, sin embargo, obedece a dos razones. La primera y más evidente hace alusión a la rapidez con la que se mueve este artificio luminoso una vez es lanzado, así como al fuego, las chispas que desprende.

La segunda se refiere a la amarga sensación que ocasiona en el protagonista cuando este es golpeado duramente en la cabeza: como si una bengala franqueara su cráneo. Siguiendo la tesis de Gistau, los adversarios no deberían conocer esta segunda razón.

Bengala es, por tanto, un boxeador aquejado por dolencias físicas graves que, por el contrario, no le han impedido desarrollar una exitosa carrera en los cuadriláteros. Ahora, sin embargo, se encuentra en un punto determinante de su existencia: se enfrenta ante su última pelea a la par que realiza un repaso por su desequilibrada vida, repleta de excesos. Unos excesos que se analizan en el texto de Alfredo Megna, en el cual se describe la cara B del boxeo, por otra parte, nada desconocida. Un mundo sórdido invadido por la violencia gratuita y repentina, la ira descontrolada, las agresiones machistas y el consumo de drogas. Un mundo, el de los boxeadores, que aunque aferrado a los clichés que se asocian comúnmente a estos deportistas, es mostrado en su faceta más viciada, donde salud mental y física están siempre al borde del abismo.

Sergio Maravilla Martínez
Foto de Silva Producción Teatral

7 personajes, 1 actor

A Bengala le da vida en el escenario el boxeador profesional argentino Sergio Gabriel Martínez, apodado como Maravilla. Se trata de una figura relevante en el boxeo internacional y todo un héroe en su país. Llegó a ser considerado el tercer boxeador libra por libra del mundo, solo por detrás de los célebres Manny Pacquiao y Floyd Mayweather Jr. Radicado en Madrid, Sergio “Maravilla” Martínez no es nuevo en el mundo interpretativo, pues ya ha dado pasos en el stand-up y en el cine. En Bengala cumple con rigor el difícil reto de enfrentarse a un monólogo de casi una hora de duración, en el cual el actor realiza un tour de force encomiable, completando una actuación donde cobra especial protagonismo el físico.

Como si de una batalla pugilística real se tratase, Maravilla se mueve por el escenario combinando momentos de mucho esfuerzo corporal con otros en donde la quietud y la reflexión intimista reluce, sin descuidar nunca la dicción aunque con ciertos problemas en el manejo del ritmo en algunos tramos. Por si no fuera poco, Maravilla es capaz de ponerse en la piel de otros seis personajes más: Paco, su entrenador, con quien más conversa Bengala; su amigo Pollo, su querida mujer la Vanessa, quien sufre la violencia machista del boxeador, su médico, el árbitro del encuentro; y su madre, a la que añora y cuyo personaje, de especial importancia para Bengala, bien merecía una mejor construcción y un mayor desarrollo.

Bengala
Foto de Silva Producción Teatral

Conclusión

Bengala es un drama sobre el duro y tormentoso viaje por la vida de un boxeador, en el que se utilizan los símiles pugilísticos (que aunque evidentes no por ello menos efectivos) para demostrar lo duro que son los golpes que da la vida. Una obra de sobria escenografía que tiene en unos guantes de boxeo su foco de atención fundamental. El laborioso monólogo de Sergio “Maravilla” Martínez se acompaña de la música en vivo de Facundo Quiroga, un dispositivo que no logra sus mejores resultados al haber cierta descoordinación entre el sonido, las luces y la interpretación.

No obstante, permanece la tensión y el impacto provocados por una pelea que en sus intensos rounds finales dejan sin aliento al espectador. Esos minutos en los que el sudor, las lágrimas y el nerviosismo del protagonista se trasladan a la platea, y las ráfagas de su pasado adquieren nuevo significado. Para Bengala, como para todos, el tiempo no cesa y los años pesan. Los bocados de la existencia dejan huella y, como reza el título del filme de Urbizu, la vida mancha.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí