Betaal es una miniserie de terror hindú creada por el británico Patrick Graham (Ghoul, Leila), compuesta por 4 capítulos de entre 46-50 minutos. Está dirigida por Patrick Graham y Nikhil Mahajan (Baji, Pune-52), y cuenta con guiones del propio Patrick Graham junto a Suhani Kanwar (Swim Team, Leila). La serie propone una nueva incursión en el género zombi, ésta vez con una historia vinculada a una maldición colonial.

Está protagonizada por Viineet Kumar, Aahana Kumra, Suchitra Pillai, Jatin Goswami, Siddharth Menon, Savita Bajaj, Jitendra Joshi, Ankur Vikal y Richard Dillane. Co-producida por Blumhouse Productions, está distribuida por Netflix a través de su plataforma VOD, habiéndose estrenado en España el día 24 de mayo de 2020.



Betaal

Crítica de Betaal

Ficha Técnica

Título: Betaal
Título original: Betaal

Reparto:
Viineet Kumar (Vikram Sirohi)
Aahana Kumra (DC ‘Ahu’ Ahluwalia)
Suchitra Pillai (Comandante Tyagi)
Jatin Goswami (Assad Akbar)
Siddharth Menon (Nadir Haq)
Savita Bajaj (Mausi)
Jitendra Joshi (Ajay Mudhalvan)
Ankur Vikal (Bhunnu)
Richard Dillane (Coronel Lynedoch)
Meenal Kapoor (Shakuntala Mudhalvan)
Krishna Singh Bisht (Kaushal)

Año: 2020
Duración:
País: India
Director: Patrick Graham (Creador), Nikhl Mahajan, Patrick Graham
Guion: Patrick Graham, Suhani Kanwar, Adhir Bhat
Fotografía: Tanay Satam, Srinivas Achary
Música:
Género: Terror
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Betaal

Sinopsis

La historia se desarrolla en una lejana aldea, que rápidamente se convierte en el escenario de una batalla sangrienta cuando el Coronel de la Compañía de las Indias Orientales de dos siglos de antigüedad, infectado con la maldición de Betaal, y su batallón de soldados zombis sedientos de sangre son liberados desde su tumba… (Netflix)

Donde se puede ver la serie



El túnel de los soldados zombis

La miniserie Betaal nos sitúa inicialmente en un momento histórico acontecido en 1857, durante la rebelión de la India contra ejército británico colonizador. Aunque algunos historiadores la consideran la Primera Guerra de Independencia India, en realidad, aún faltaba cerca de un siglo para la emancipación definitiva del pueblo indio respecto al Imperio británico. De todas formas, es una fecha crucial por todos los cambios que produjo en el país y en Betaal se utiliza como un simbolismo del fin de la represión.

Pero como estamos ante una ficción de terror, los libros de historia se olvidan pronto y se cambian por otros de carácter más esotérico. Se nos cuenta como uno de los batallones de ese ejército británico fue encerrado en el interior de un túnel, al tiempo que el Coronel que lo lideraba hacía un pacto con un demonio. Los soldados que quedaron encerrados se convirtieron en zombis caníbales y ya en la época actual unos insensatos han decidido reabrir el túnel para construir una carretera…

Betaal
Foto de Netflix

La crítica social queda engullida por el terror

Hay también en ese inicio de Betaal un planteamiento de crítica social. Se nos muestra como los habitantes pobres de una aldea, son obligados a abandonar sus casas por mandato gubernamental, debido a la especulación económica que enriquece a las castas superiores. Con la estrecha colaboración de los militares, como arma ejecutora, los civiles insurgentes serán considerados automáticamente como Naxalitas, un grupo terrorista maoísta, para poder justificar el empleo de la violencia con quién no obedezca.

Todo ese marco histórico inicial que puede escaparse un poco al entendimiento del espectador occidental, es una mera excusa para contextualizar y, poner de relieve, las diferencias sociales aún existentes en la India. Pero la serie no va más allá, enseguida nos sumerge de lleno en la acción con la liberación de los hambrientos zombis que lógicamente sembrarán el caos.

A partir de ahí, la serie ofrece un típico producto de este subgénero de terror, sin muchas sorpresas argumentales y haciendo hincapié en el tema sobrenatural tan arraigado a su cultura popular. Como la historia y los personajes no evolucionan demasiado, creo que hubiera funcionado mejor como un largometraje que como miniserie, pero aún así Betaal resulta bastante entretenida.

Betaal
Foto de Netflix

La inquietante atmósfera y el diseño de los monstruos

En la miniserie Betaal encontraremos suficientes elementos para hacerla interesante a los adeptos del mundo zombi. La ambientación del túnel y de la fortaleza son claustrofóbicas. La fotografía de Tanay Satam, a veces abusa de la oscuridad, pero sabe sacarle partido a la falta de luz para generar tensión. En general, todo el aspecto visual está bastante cuidado, tiene una puesta en escena deudora del cine de terror estadounidense.

El diseño de los monstruos. Tienen unos ojos rojos prominentes que les dan un aspecto entre lo terrorífico y lo entrañable. Parecen creados en la factoría Corman para una de esas inolvidables películas setenteras de Serie B. A mi me han robado el corazón. A pesar de que la trama cae en muchos lugares comunes del género, hay buenas secuencias de acción y suspense, con algún jump scare de libro.

También me han llamado especialmente la atención dos momentos. La espectacular secuencia del asalto a la fortaleza del ejército zombi, a ritmo de un tamborilero de aspecto bastante inquietante. Y la secuencia donde los supervivientes salen al exterior y forman un improvisado regimiento donde se asigna un número a cada uno. Tras hacer el recuento, al final de la fila dice su número un espectro que les persigue…

Patrick Graham
Foto de Netflix

Listado de episodios

La miniserie hindú Betaal se compone de 4 episodios de entre 46-50 minutos cada uno.

Conclusión de ‘Betaal’

Betaal es una miniserie de terror hindú, donde confluyen zombis y maldiciones de la época colonial. Está creada por el británico Patrick Graham que consigue un buen entretenimiento asentado en un planteamiento histórico que posiblemente daba mayor juego. Le sobra metraje y un par de chistes que desentonan con el resto del estilo de la serie, como aquel que hace referencia al Brexit cuando hacen estallar por los aires a unos zombis…

Hay muchos tópicos y estereotipos en la trama. El héroe que necesita redimirse de sus pecados cometidos en el pasado como soldado, el malo que hasta vendería el alma de su hija para salvar el culo, mantener vivos a los infectados por los zombis hasta que acaban convirtiéndose en una amenaza, etc. Pero son males menores que todo buen aficionado al terror ya está acostumbrado a perdonar si se le ofrece a cambio un buen entretenimiento.

Tengo dudas de que el desenlace funcione bien en Betaal. Es muy bueno en términos de crear un cliffhanger potente que incluso permita darle continuidad en una nueva temporada. Pero no tengo tan claro que encaje con ese inicio reivindicativo sobre la rebelión india levantándose contra la colonización británica en el Siglo XIX.

Spoiler del final

Choca mucho que se proponga la liberación de los espectros ancestrales, creando una nueva colonización británica a gran escala, que viniendo de la mano de un director británico como Patrick Graham, podría ser malinterpretada y no sentar demasiado bien a los espectadores autóctonos más nacionalistas.

[plegar]
Dejando de lado eso, Betaal es una serie que se ve muy rápido y que, sin descubrir nada nuevo, hará pasar un buen rato a los fans de subgénero zombi.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí