Crítica de Black Mirror. Temporada 4 Episodio 2 – ‘Arkangel’

Black Mirror ha vuelto (vítores) y cómo arranque de esta cuarta temporada: Arkangel resulta un bálsamo tranquilizador para los fans de la serie, nada ha cambiado: el tono, la distopía y la evolución completamente lógica de nuestras tecnologías actuales continúan intactos en este primer contacto con los telespectadores (o quizá ahora es más preciso hablar simplemente de internautas o seriófilos). ¿Cuándo estará disponible esta cuarta temporada de la serie creada por Charlie Brooker? El día 29 de Diciembre. *



 

Black Mirror. Arkangel

Crítica de Black Mirror Arkangel

Ficha Técnica

Título: Black Mirror: Arkangel
Título original: Black Mirror: Arkangel

Reparto:
Rosemarie Dewitt  (Marie)
Brenna Harding (Sara)
Owen Teague (Trick)
Sarah Abbott (Sara 9yrs)
Matt Baram (Dr. Usborne)
Dempsey Bryk (Cal)
Aniya Hodge (Sara 3yrs)
Sophie Linton (Sara adolescente)
Abby Quinn (Meryl)
Jenny Raven (Jasmine)
Nicky Torchia (Trick de adolescente)
Mckayla Twiggs (Meryl)

Año: 2017
Duración: 60 min.
País: Reino Unido
Director: Charlie Brooker (Creator), Jodie Foster
Guion: Charlie Brooker
Fotografía: Ed Wild
Música: Mark Isham
Género: Thriller. Ciencia Ficción
Rodado en: Toronto (ambientada en los Estados Unidos)
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

Sinopsis

Marie haría cualquier cosa para proteger a su hija. Cuando se crea un dispositivo que hace justo eso, es difícil que se resista.

Rosemarie DewittLa La Land», «Mad Men») interpreta a Marie (la madre), Brenna HardingA Place to Call Home») a Sara (15 años de edad) y Owen TeagueBloodline») a Trick (19 años de edad).



Regresa Black Mirror, ¿mantiene la esencia y la originalidad?

Tanto para “fans” como para simplemente seguidores, Arkangel va a complacer en mayor o menor medida, aunque como ya nos tiene acostumbrados la serie, estaremos acompañados de ciertos claroscuros a lo largo del episodio.

La dirección de Jodie Foster resulta tan sobria como acertada, muy en la línea de los últimos episodios de la tercera temporada, en ese aspecto tendremos un producto bien planificado, ejecutado y acabado, aunque hay que puntualizar que, para bien o para mal, en Black Mirror no venimos para hablar de la técnica: ¿Qué tal el guion? ¿Qué tal la trama? ¿Vuelve Charlie Brooker a componer una serie de ideas para hacernos reflexionar sobre los medios de comunicación? ¿Sobre la tecnología? Sí y no, despiecemos al animal:

Cómo nos tiene acostumbrados, Brooker escribe una premisa atrayente y sugestiva, ni siquiera importa que reutilice ciertas ideas de los episodios anteriores, en este caso: implantes oculares; lo que realmente garantiza que estamos ante algo sobre lo que merece la pena pararse es el enfoque que quiere dar a la trama: La sobreprotección infantil. En este aspecto no se le puede achacar nada al episodio. Por contraposición, la evolución de la trama resultará (una vez más) el talón de Aquiles del capítulo y casi me atrevería a decir de la serie, pues esta situación, la hemos vivido más de una vez.

Arkangel

La premisa es excelente, sí; pero, ¿y el episodio? No, no lo es. Y no lo es por la cierta obsesión por el extremo de Brooker, no está mal bailar sobre la cuerda floja, llegar hasta dónde los demás no se atreven, pero cuando sus personajes comienzan a perder el rumbo, los nervios y el control sobre sí mismos (y sobre su personalidad), me empieza a perder a mí también. Comprendo el miedo que se siente al ser padre (en este caso: madre), comprendo el amor del personaje interpretado por Rosemarie Dewitt hacia su hija y su obsesión por la seguridad de la misma, y me apasionan los métodos de censura presentados en el episodio hacia los menores: una idea fascinante y terrorífica. Pero eso no implica que el episodio funcione.

Arkangel

El principal problema de Arkangel es que a medida que avanzan sus 60 minutos de duración, el interés va decayendo potencialmente porque acaba resultando un episodio predecible. Conforme avanza la trama es fácil averiguar hacia dónde llevará esto y sólo queda esperar que al menos el camino resulte tan plagado de ideas interesantes como su inicio arrollador; esta circunstancia, por desgracia, no se acaba dando y tendremos un producto bien dirigido, bien interpretado, interesante, entretenido, y también, sí: anodino. Falto de la genialidad que quizá muchos buscamos en los guiones de Brooker.

Conclusión de Black Mirror Arkangel

Black Mirror sigue siendo una de las series más interesantes del sector en esta cuarta temporada, pero continúa sin alcanzar el grado de brillantez que lleva atisbándose detrás de sus ideas desde el primer episodio. Afortunadamente, esta temporada todavía nos cede cinco episodios más para descubrir si Brooker ha logrado dar con esa fórmula a la que tanto se acercó con episodios como ‘Blanca Navidad’ o ‘San Junipero’.

Arkangel

Quizá todavía no haya llegado esa gran obra maestra que esperamos, puede que nunca llegue, no importa, Brooker no va falto de oportunidades en la pantalla de mi televisión (monitor). Al menos sigo teniendo la certeza de que cuando desfilen los fugaces créditos finales en cualquier episodio, seré poseedor de, como poco, una nueva idea interesante sobre la que poder reflexionar; ese sigue siendo el valor de Black Mirror, el que no ha perdido y sobre el que debería evolucionar.

A continuación, un vídeo especial que muestra el tras cámaras del episodio Arkangel. El vídeo incluye entrevistas con Charlie Brooker, Annabel Jones y la directora del episodio, Jodie Foster.

Vídeo que revela el tras cámara de Arkangel

* El artículo está escrito antes del 29 de septiembre, es decir, antes del estreno de la serie. Netflix informó a los medios de comunicación sobre los episodios de la cuarta temporada en un orden diferente al del día del estreno. De ahí, que el episodio de Arkangel, lo publicáramos como el primero cuando en realidad es el segundo. Hemos corregido el título a posteriori (hemos puesto episodio 2 en vez de 1) pero la redacción del artículo no se ha modificado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí