Si Tony Scott rodó en 1986 una de las piezas del cine pop más icónicas de los años ochenta, Top Gun, su hermano Ridley Scott, hizo, podríamos decir, la visión más oscura de esta película, cuando tocando ya los años noventa, en el 1989 dirigió la digna Black Rain. Una cinta que seguía la molonidad y todo lo “cool” que nos recordaba la película protagonizada por Tom Cruise, pero, que esta vez, añadía su toque de oscuridad y violencia, que anticipaba ya lo que sería la década cinematográfica siguiente.



Crítica de ‘Black Rain’

Black Rain

Ficha Técnica

Título: Black Rain
Título original: Black Rain

Reparto:
Michael Douglas (Nick Conklin
Andy Garcia (Charlie Vincent)
Ken Takakura (Masashiro)
Kate Capshaw (Joyce)
Yûsaku Matsuda (Sato)
Shigeru Kôyama (Ohashi)

John Spencer  (Oliver)
Guts Ishimatsu (Katayama)
Yûya Uchida (Nashida)
Tomisaburô Wakayama (Sugai
)
Miyuki Ono  (Miyuki)

Año: 1989
Duración: 125 min
País: Estados Unidos
Director: Ridley Scott
Guion: Craig Bolotin, Warren Lewis
Fotografía: Jan de Bont
Música: Hans Zimmer
Género: Intriga.Thriller
Distribuidora:  Universal Pictures International Spain

Filmaffinity

IMBD

Tráiler en versión original de ‘Black Rain’

Donde comprar la película

Black rain [DVD]
  • Michael Douglas, Ken Takakura, Andy Garcia (Actors)
  • Ridley Scott (Director)

Sinopsis de ‘Black Rain’

Michael Douglas interpreta a un policía corrupto que un día detiene a un mafioso japonés. Junto a otro policía interpretado por Andy García, deben extraditar este criminal a Japón, pero por error lo dejan escapar y ahora se ven en Japón y sin ayuda del gobierno. Decidirán enmendar ellos mismos el error…

Premios

  • 2 nominaciones al Óscar: Mejor sonido, efectos de sonido. 1989


Polis Molones en una Nueva York decrépita

Black Rain empieza como un tiro. Michael Douglas es un tío con carisma. Pido de antemano que me disculpen por el léxico que voy a emplear para describir la película, pero en este caso no hay otra forma. Como decíamos, Douglas es el amo. El que parte el bacalao. No sólo es un policía de una ciudad donde hay más de tres mil asesinatos a la semana, sino que los fines de semana se dedica a hacer carreras ilegales de moto. Y él, por supuesto, gana siempre. Y con chupa de cuero incluida.

Con esta introducción, Black Rain ya nos presenta de manera bastante evidente las intenciones de la obra. Ridley no se sale de la tónica del cine comercial de aquella época, pero le añade una madurez y una oscuridad que no acostumbraba a estar presente. Porque el personaje que interpreta Douglas no es un héroe. Ni de lejos. Más bien es un personaje antihéroe, porque como se explicará más tarde, ha incluso robado dinero de un narcotraficante. Él tiene su propio sentido de la justicia, como lo podrían tener los personajes de Clint Eastwood en sus propios thrillers detectivescos, como Harry el Sucio (1971)

Michael Douglas, Andy García, Ken Takakura
© 2011 Paramount Pictures Corporation. Todos los derechos reservados.

Nuevas aportaciones: Vamos a Japón

Pero Black Rain se desvía del thriller convencional en cuanto a nuestros dos protagonistas, Douglas y Andy García (este último está bastante bien en cuanto a nivel interpretativo se refiere) se dirigen a Japón, porque por cuestiones del destino un peligroso mafioso japonés tiene que ser extraditado a dicho país. Pero claro, incluso se les escapa por una triquiñuela y tendrán que perseguirlo en las calles de Osaka.

Y estaba claro que en realidad Ridley quería que la película pasará en Japón. Porque casi que el armazón argumental es en realidad una mera excusa para que Scott nos presente unos escenarios que recuerdan incluso a películas del mismo director, como Blade Runner (1982), pero esta vez ambientadas en el presente. O ¿Es el presente? porque las calles de Osaka, con esas potentes luces de neón, con esos letreros indescifrables, con esos ambientes oscuros, parecen en realidad una distopía del presente. Parece un mundo alternativo donde las bandas de moteros han tomado las calles, y la policía vive sin poder hacer nada. Solo el implacable sentido de la justicia norteamericano puede soliviantar la situación…

Black Rain
© 2011 Paramount Pictures Corporation. Todos los derechos reservados.

Algunas secuencias de Impacto

Black Rain cuenta con secuencias que pueden introducirse dentro de lo mejorcito de la filmografía de Ridley Scott, algo que pese a los haters que viene trayendo el director en los últimos años, son palabras mayores. Podemos destacar las que tienen relación con el asesinato del personaje de Andy García, y que resultan demoledoras, no solo por el impacto emocional de la misma, sino especialmente por como construye el director la tensión en dicha escena.

Lo que en un principio parece un simple juego (un motorista robando la chaqueta y jugando con ella), poco a poco va derivando en algo mucho más macabro. Scott sabe en esos momentos como llevar el tempo y como cambiar de tono de una manera muy natural. Acompañado de una cámara que aunque parece invisible, en realidad recorre gran parte de recorrido junto a los protagonistas. Hasta que pasa lo inevitable.

Michael Douglas, Andy García
© 2011 Paramount Pictures Corporation. Todos los derechos reservados.

Olé, Jan de Bont

Para los más cinéfilos, el nombre de Jan de Bont les sonará familiar, y es que ha sido uno de los directores de fotografía del cine comercial y de acción de Hollywood más popular de las década ochenta y noventa. A él podemos atribuirle en esta faceta películas como Jungla de Cristal (1988), Instinto Básico (1992) o La caza del octubre rojo (1990). Incluso llegó a dirigir la mítica película de acción Speed (1994)

Lo cierto es que el papel de la fotografía en Black Rain es básico, y a fe que Jan de Bont cumple a la perfección con el cometido. Su Japón se mueve entre un incipiente Cyber-Punk y una estética vaporosa que puede evocarnos al cine de Yakuzas de los años setenta. De cualquier manera, siempre que se hable de la película, debemos acordarnos del bueno de Jan de Bont.

Black Rain
© 2011 Paramount Pictures Corporation. Todos los derechos reservados.

Una trama que se pierde en un ir de aquí para allí 

El problema principal de Black Rain es que el guion no tiene nada de especial, y además parece que está demasiado alargado. Las diferencias entre la policía americana y la japonesa acaban cansando por ser demasiado repetitivas. Una vez ya sabemos que Douglas y García no tienen jurisdicción posible en Japón…¿Para qué repetir tantas veces este mismo concepto? ¿Quizá para rellenar metraje? ¿Para no hacer perder al espectador más desorientado la poca trama que hay? Lo cierto es que con veinte minutos menos de metraje la película habría ganado enteros, y quizá podríamos estar hablando ahora de uno de los miniclásicos de Scott, y no de una película que generalmente aparece siempre en lo más bajo de las listas cuando se habla de este cineasta.

Por otra parte, Gladiator era cine de acción, pero desde luego aportaba en muchas otras facetas. Otro de los peros que se le pueden poner a Black Rain es que quizá no es más que una digna película de acción, pero poco más que eso.

Black Rain
© 2011 Paramount Pictures Corporation. Todos los derechos reservados.

Conclusión de ‘Black Rain’

Una película trepidante, que muestra una de las mejores cintas de acción de Scott. Olvidable en su parte argumental, arrebatadora en su parte estética. Obligatoria para cualquier amante del cine de acción de los ochenta.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí