Después del éxito que obtuvo con “Queen of Silence”, Agnieszka Zwiefka vuelve al largometraje documental con Blizny (Scars). En esta ocasión, pone el foco sobre el movimiento del pueblo Tamil en Sri Lanka y las Tigres de Liberación del Eelam Tamil. Su labor como comunicadora social no se limita a la realización cinematográfica, sino que también es profesora y conferenciante en la Universidad de Wroclaw, donde da clases de cine documental. Asimismo, es miembro de la Academia de Cine Europeo y de la Sociedad de Cineastas de Polonia. Se estrenó el 12 de noviembre de 2020 en la III Edición del Festival de Cine por Mujeres, que se celebra hasta el 15 de noviembre de 2020.



Blizny

 

Crítica de ‘Blizny (Scars)’

Ficha Técnica

Título: Scars
Título original: Blizny

Año: 2020
Duración: 80 min
País: Polonia
Dirección: Agnieszka Zwiefka
Guion: Agnieszka Zwiefka
Música: Anselme Pau
Fotografía: Kacper Czuback
Género: Documental
Producción: Filmin

IMDb

Tráiler de ‘Blizny (Scars)’

Sinopsis de ‘Blizny (Scars)’

Blizny (Scars) nos presenta a Vetrichelvi solo tenía 17 años cuando se unió a la organización terrorista de los Tigres tamiles. La guerra civil en Sri Lanka duró décadas, y ella perdió allí un brazo y un ojo. Pero la guerra también la dio a conocer como ideóloga radical del movimiento y como poeta. Hoy, está decidida a hallar a sus antiguos camaradas para escribir un libro sobre las historias -no contadas aún- de las luchadoras en aquella contienda. En un país donde suelen desaparecer quienes relatan lo ocurrido, la misión de Vetrichelvi es peligrosa y supone un cambio en las normas del juego. (FESTIVAL DE CINE POR MUJERES 2020).



Blizny
Foto de Filmin

Detrás de un movimiento

Hay documentales que se vuelven interesantes al mostrar una realidad que dista mucho de lo que se conoce del imaginario colectivo general. Por esta razón, Blizny (Scars) se convierte en un título que deja una extraña sensación de no conocer la realidad del pueblo Tamil y su difícil situación en Sri Lanka. Gracias a la maestría de Agnieszka Zwiefka, se conoce en primera persona la historia de las mujeres que pertenecieron al grupo de los Tigres de Liberación del Eelam Tamil. Con esta perspectiva, también se habla de la posición de la mujer en los conflictos bélicos, dado que suelen atribuirse al género masculino. Con lo cual, es un enfoque imprescindible, que marca también una parte de la historia que no suele destacarse y aporta una corriente feminista, que no se ve en las calles.

Sin ahondar en la morbosidad de saber los detalles más escabrosos de las pérdidas y consecuencias, se deja un mensaje de esperanza para un grupo de mujeres que ven marcados en sus rostros las vivencias de antaño. Hay que recordar que este grupo fue considerado una fuerza terrorista por la ONU. Por lo cual, Zwiefka no se posiciona, algo de apreciar, dado que la intención es informar desde una ventana que se deshaga de falsos mitos. Aun así, es verdad que proliferan más los alegatos que humanizan el movimiento, que aquellos que denuncia que también se cometieron abusos dentro de la organización. En consecuencia, podría haber un grupo de espectadores que pudieran tener una sensación de “lavado de cara” de su actividad bélica. No obstante, conocer la motivación, externamente de aceptarla o no, indica las diferencias sociales que sufre el pueblo Tamil.

Scars
Foto de Filmin

El conflicto armado

Una de las decisiones más acertadas es contar la historia a través de una persona que sirva de nexo de unión. Por tanto, en este caso, Vetri es la maestra de ceremonias de este relato en Blizny (Scars), viendo su manera de vivir y cómo tras la guerra, se produce esa introspección personal marcada por su experiencia en los Tigre de Liberación Tamil. Lógicamente, su posición es sesgada, al hablar de su propia experiencia, pero también habla de la necesidad de no borrar el pasado y conmemorar las pérdidas de esta forma. Por lo que se intuye, en su búsqueda con ex-guerrilleras no tuvo la misma suerte de entablar conversaciones con aquellas contrarias al movimiento, dejando una sensación que impide una empatía total. Al ser muy clara su posición, despierta en el espectador ciertas dudas de la imparcialidad con la que narra los hechos.

Pese a ello, no deja de transmitir todo el dolor humano e, incluso, enseñar sin miramientos las consecuencias en su forma de vivir, de pensar y hasta el miedo a los acontecimientos que asolan Sri Lanka actualmente. Asimismo, las mujeres que aparecen en el documental dejan historias realmente duras, en las que parten de una experiencia vital desgarradora. De esta manera, expresan con exactitud y de una forma certera el desprecio social tras la derrota y el significado de ser tachadas de por vida. Incluso, una de ellas, muestra las graves consecuencias en su cuerpo después de una de las batallas, donde se valora su valentía de contar ante la cámara lo que opina. Sin duda, el documental es una reivindicación de dar voz a aquellas personas que se han visto todavía más apartadas de la sociedad.

Scars
Foto de Filmin

Las heridas que perduran

La primera escena de Blizny (Scars) deja ver ese camino oscuro, ese abismo acuático, que refleja una metáfora visual muy elegante. A continuación, deja paso al estilo visual que se mantiene mayoritariamente a lo largo del film. Por un lado, la fotografía tiene una calidad muy atractiva, con una iluminación y unos encuadres muy cuidados. Además, hay planos en los que han sabido captar el mensaje que se quiere transmitir, con una composición artística muy bonita, jugando con esas sombras y con el propio espacio que hace de telón de fondo. Así consigue que se posicione geográficamente en el mapa, que se especifique dónde está ocurriendo. Por ende, esa decisión creativa le permite dar vida al documental, ya que no es solamente una recolección de historias, sino que invita a presenciar los vestigios históricos de estas vivencias.

Sigue un buen ritmo, no produciéndose ninguna ruptura y momento abrupto que pueda despistar al espectador. Centra muy bien la atención, lo que permite que se concretice el influjo visual de lo que se está hablando. Igualmente, no es una entrevista al uso de la persona frente a la cámara, sino que se produce de una forma más orgánica. De esta forma, es posible que visualmente no se vea tan encorsetado, o tenga que buscar un planteamiento más innovador. Gracias a ello, da esa apariencia de fuerza cotidiana, atribuyéndole una sencillez que intensifica la sensación de sinceridad del film. Como apunte, hubiera sido conveniente establecer partes en donde los aspectos visuales y sonoros de la cinta elevaran el contenido de lo que se está hablando. A veces da la sensación de estar todo al mismo nivel, aunque se equilibra, parcialmente, con el poder de la palabra.Foto de FIlmin

Foto de Filmin

Conclusión

Blizny (Scars) es un documental que habla de las mujeres que lucharon en los Tigres de Liberación del Eelam Tamil. A partir de la vida de Vetri, se establece una red de historias que tienen un gran valor humano e histórico, para conocer más de cerca un movimiento que removió los cimientos de la historia contemporánea. Además, es una denuncia eficiente de seguir promulgando y expandir las consecuencias del conflicto a todo el mundo. Igualmente, se busca una imparcialidad, que, a veces, se difumina por las personas que accedieron a participar en él. Por otro lado, el despliegue técnico es cuidado, con una iluminación y uso de los espacios precisos. Omiten el formato estándar de entrevista y dejan fluir un estilo más cercano, sencillo y humano. Las heridas de la guerra que están por sanar y dan fuerzas para seguir alzando la voz para no ser olvidadas.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí