Bocas de arena (Hondar ahoak) es una miniserie de suspense vasca, escrita y dirigida por Koldo Almandoz. Una miniserie que nos sumerge de lleno en una asfixiante y adictiva trama criminal. Todo ello con el municipio vizcaíno de Ondárroa como lugar portuario en el que se desarrolla la trama de la serie; un escenario que acaba por ser un personaje más de la serie. Bocas de arena es una miniserie que no tiene nada que envidiar a las mejores  series de crímenes escandinavas, ofreciendo al mismo tiempo al espectador, una profunda poética visual y narrativa con su trama.

Esta miniserie ahonda en todo aquello que callamos y que nos consume por dentro, acabando por desterrarlo a la luz. También es una miniserie, que indaga en la relación que mantenemos cada uno de nosotros con nuestro pasado y como eso nos llega a afectar en nuestro presente.

Bocas de arena (Hondar ahoak) cuenta con un reparto encabezado por Nagore Aramburu, Eneko Sagardoy, Iraia Elias, Sara Cozar, Ainhoa Artetxe o Josean Bengoetxea, entre otros. La serie después de haber sido trasmitida en ETB, ha llegado este pasado 6 de abril a la plataforma de streaming de Filmin.



Bocas de arena (Hondar ahoak)

Crítica de ‘Bocas de arena’ 

Ficha Técnica

Título: Bocas de arena
Título original: Hondar ahoak

Reparto:
Nagore Aranburu (Nerea García)
Eneko Sagardoy (Alex)
Ainhoa Artetxe
Josean Bengoetxea
Iñaki Beraetxe
Sara Cózar
Iraia Elias
Ander Lipus
Ibou Sarr
Mikel Tello

Año: 2020
Duración: 2000
País: España
Director: Koldo Almandoz
Guion: Koldo Almandoz, Angel Aldarondo
Fotografía: Javier Agirre Erauso
Música: Aitor Etxebarria
Género: Thriller
Distribuidor: ETB

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Bocas de arena’

Sinopsis

Miniserie de TV (2020). 4 episodios. Cuenta una leyenda marinera que quien cuente los secretos del mar en tierra, se le llenará la boca de arena, porque las palabras traídas a tierra siempre dejan huellas. (ETB)

Dónde se puede ver la miniserie



Lo que la mar se traga

Lo primero que llama la atención de Bocas de arena, es la fotografía tan absorbente con la que cuenta. El trabajo de Javier Aguirre es impresionante, haciendo de cada plano y encuadre que vamos viendo, una poesía visual muy singular. Aunque esto es uno de los muchos elementos técnicos que hacen de Bocas de arena, una de las miniseries más impactantes de los últimos años a nivel visual. Otro elemento que juega en esta dirección, es indudablemente la grandiosa y sumamente delicada dirección de Koldo Almandoz.

Pese a ser una serie policial y que sigue el rastro de una misteriosa desaparición, la dirección de Koldo Almandoz apuesta más por cuestionar y abrir preguntas hacia el espectador, que en buscar certezas a lo largo de la trama. Muchas veces en el cine “menos es más” y este director ha conseguido impregnar a esta serie de  finura en cuanto a su enfoque, que a nivel personal creo que es uno de los principales motivos por los que la serie llega a destacar tanto.

Luego con la metáfora con la que juega la serie en relación con lo que esconde la mar y acaba desterrándose en la arena de la playa, me parece que consigue llevarse de una forma brillante a dos niveles; tanto a nivel interno como externo.

Bocas de arena

Un tándem perfecto

En lo referido a las interpretaciones, creo que Bocas de Arena cuenta con una de las duplas protagonistas más talentosas que se pueden encontrar en la ficción actualmente. Cuando juntas a dos actores como Nagore Aramburu y Eneko Sagardoy, sabes que estás jugando a caballo ganador. Es muy interesante esta simbiosis interpretativa que se ve entre ellos, con dos personajes que son muy opuestos entre sí pero que sin embargo funcionan a las mil maravillas.

Eneko Sagardoy en el papel de Alex está impresionante, trabajando un personaje más complejo de lo que a simple vista nos puede parecer al empezar la serie. Eneko Sagardoy demuestra en Bocas de arena, que es un actor polifacético capaz de manejar distintos registros interpretativos.

Lo mismo podemos decir de Nagore Aramburu en su papel de la inspectora Nerea. Se me acabarían los calificativos, si tuviera que hablar de lo buena actriz que es Nerea Aramburu. Sin duda y lo tengo claro desde “Loreak”, que es la mejor actriz vasca de su generación junto a Patricia López Arnaiz. Bocas de arena es simplemente otra constatación del inmenso talento de esta actriz, que hace crecer y volver mucho más interesantes a sus personajes de lo que por si son.

Hondar ahoak

Huida

En lo personal, Bocas de arena (Hondar ahoak) no es una serie que me entusiasme principalmente por la trama de narcotráfico que presenta. Lo que me interesa de ella son los elementos narrativos con los que juega como es el trato que hace de la mentira, los recuerdos y el desaparecer. Todo comienza con un desaparecer, pero para desaparecer se tiene que realizar antes un huida. En eso están todos los personajes, que no son más que el resultado de una huida constante hacia adelante. Lo vemos en el personaje de Nerea  que sin tirar mucho de su pasado,  conseguimos ir viendo poco a poco el porqué   de su conducta perfeccionista y fría. Lo mismo podemos decir del personaje de Carmen interpretado por Sara Cozar, que no hace más que intentar huir de su pasado.

Aunque haya puesto estos dos ejemplos, al final sucede por igual a todos los personajes de la historia. En esa huida que emprenden pretenden hacer  desaparecer  todo aquello que les causa dolor, pero en esa huida cada personaje entiende lo inútil de tal acto. Se dan cuenta de que necesitan aceptar lo ocurrido y que esos hechos del pasado siempre les acompañaran quieran o no. Aceptar el pasado es la única vía de la que disponen para dejar atrás ese dolor que les carcome por dentro; porque como bien se dice en la serie, “intentar abrazar un recuerdo es como intentar abrazar a una ave disecada”.

Bocas de arena

Conclusión de ‘Bocas de arena’

Bocas de arena (Hondar ahoak)  es una miniserie vasca de suspense, que acaba enganchando al espectador por la propuesta tan envolvente y genuina que ofrece Koldo Almandoz. Con una de las direcciones de fotografía más impactantes y poéticas de los últimos años, Bocas de arena es un claro síntoma del momento dulce que está atravesando la ficción vasca.

Cuenta con una de las duplas protagonistas más talentosas que pueden existir en la actualidad, como es la de Eneko Sagardoy y Nagore Aramburu. Una miniserie que se hace corta al contar únicamente con cuatro capítulos, por lo que se puede devorar muy fácilmente en un fin de semana.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí