Crítica de “Borg McEnroe, La Película” dirigida por Janus Metz Pedersen

Borg McEnroe. La película gira en torno a la rivalidad de dos leyendas del tenis, Björn Borg y John McEnroe, que tuvo su punto más álgido en la final de Wimbledon de 1980. Su director Janus Metz Pedersen utilizará este legendario partido, considerado uno de los mejores de la historia de este deporte, para contar la historia de las dos estrellas del tenis a través de sus recuerdos. Tras su paso por el Festival de Toronto, el Festival Internacional de Cine de San Sebastián y el BCN FILM FEST, y de cosechar buenas críticas, la película se estrenará el próximo 18 de Mayo.



Borg McEnroe. La película

Crítica de Borg McEnroe. La película

Ficha Técnica

Título: Borg McEnroe. La película
Título original: Borg McEnroe

Reparto:
Shia LaBeouf (John McEnroe)
Stellan Skarsgård (Lennart Bergelin)
Sverrir Gudnason (Björn Borg)
Tuva Novotny (Mariana Simionescu)
David Bamber (George Barnes)
Robert Emms (Vitas Gerulaitis)
Jane Perry (Kay McEnroe)
Björn Granath (Bengt Grive)
Ronnie Sandahl (Reportero)
Colin Stinton (Periodista)
Claes Ljungmark (Mats Hasselqvist)
Demetri Goritsas (Agente)
Janis Ahern (Psicólogo)
Dag Malmberg (Club)
Scott Arthur (Peter Fleming)
Ian Blackman (Padre McEnroe)
Bob Boudreaux (Mr. Henderson)

Año: 2017
Duración: 103 min.
País: Suecia
Director: Janus Metz Pedersen
Guion: Ronnie Sandahl
Fotografía: Niels Thastum
Música: Vladislav Delay
Género: Drama. Basada en hechos reales
Distribuidor:  A Contracorriente Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Donde comprar la película

Oferta
Borg McEnroe. La película [Blu-ray]
  • Karma Films (09/25/2018)
  • Tiempo de ejecución: 103 minutos
  • Sverrir Gudnason, Shia LaBeouf, Stellan Skarsgard, Tuva Novotny, Marcus Mossberg
  • Español, Inglés, Sueco

Sinopsis

Wimbledon, 1980. El verano más lluvioso en décadas. El mundo entero espera a ver al jugador de tenis número uno mundial, Björn Borg, que quiere obtener su quinto título de Wimbledon. Pero pocos saben del drama entre bastidores: con solo 24 años, Borg está cerca del final – desanimado, desgastado y devorado por la ansiedad. Mientras tanto, el ambicioso John McEnroe, de 20 años, ha decidido ocupar el sitio del que había sido su héroe en el trono de Wimbledon. (A Contracorriente Films)

Premios

  • Premios David di Donatello: Nominada a Mejor film de la Unión Europea. 2017
  • Premios Guldbagge (Suecia): Mejor actor sec. (Skarsgard) y efectos visuales. 2017


Situemos la acción

Cuatro veces seguidas Björn Borg llevaba ganando el Torneo de Wimbledon, entre 1976 y 1979. Con la quinta victoria consecutiva entraría en los anales de la historia del tenis. Y así, en 1980, en torno a esa legendaria final, en el All England Tennis Club de Londres, gira la trama de Borg McEnroe. Un partido que, después de interminables idas y venidas, terminó con un ajustado resultado.

El oponente del sueco es un joven, pletórico y deslumbrante tenista de Estados Unidos, número dos del mundo, en ascenso meteórico para asaltar la cúspide del tenis mundial y reemplazar a Björn Borg. Ambos a su manera, luchan por la perfección.

Dos tenistas aparentemente opuestos

Aparentemente ambos, de cara al exterior, parecen ser totalmente opuestos, tanto en su forma de jugar como en su manera de comportarse en las pistas. Borg no muestra ninguna emoción en la cancha, mientras que McEnroe es conocido como el niño terrible del mundo del tenis, siempre quejándose con las decisiones de los jueces de silla. Björn Borg es el maestro de la contención y la concentración mientras que John McEnroe nunca pierde ninguna oportunidad de dejar que su temperamento se vuelva loco.

Borg McEnroe

Sin embargo, a través de flashbacks veremos como los dos tienen más en común de lo que cabría esperar a primera vista. Lo que verdaderamente diferencia a ambos, es la manera en la que fueron formados como jugadores de tenis.

Aunque Borg McEnroe se centra en ambos personajes, pone más énfasis en Borg, quizás tenga algo que ver que la película sea de nacionalidad sueca.

Conexiones entre ambos tenistas

Borg en su época de juveniles fue muy conocido no solo por ser un gran jugador con una buena zurda, sino también por su problemático y fuerte carácter en la pistas, debido a su desbordante genio. Tuvo muchísimos problemas de niño debido a sus continuos arrebatos, motivo por el cual estuvo a punto de ser excluido del tenis.

En realidad, no es un jugador relajado y tranquilo, sino una bomba siempre a punto de estallar. Björn Borg de adolescente fue extremadamente impulsivo e incontrolable, sus emociones en el campo de juego se volvían alocadas y le causaban tantos problemas como a John McEnroe.

Borg McEnroe

Sin embargo, su legendario entrenador Lennart Bergelin (Stellan Skarsgård) consiguió enseñarle a contener la tensión, la ira y la furia, a interiorizar sus emociones. De esta manera convierte a Borg en el tenista que conocemos: equilibrado, estoico, además de obsesivo, maniático e inaccesible. Los buenos consejos de su mentor hicieron que Borg pudiera canalizar toda esa ira hacia sus manos, dirigida con fuerza y precisión a cada golpeo de raqueta.

Por otro lado, también podemos ver cómo la federación sueca quiere beneficiarse de su talento y como ejerce la presión sobre él desde muy pequeño. Hay que recordar que Björn Borg tiene tan solo 24 años en la final de Wimbledon de 1980, y que jugó su primer partido como profesional a la edad de 15 años.

En cuanto a McEnroe, a simple vista puede parecer un memo, sin embargo, a través de flashbacks observamos que no lo tuvo nada fácil cuando era niño, porque sus padres tenían creadas unas aspiraciones demasiado altas para él, que le hicieron sentirse constantemente obligado a luchar por cumplir esas expectativas de sus progenitores. De alguna manera había encontrado una manera diferente de expresar sus frustraciones.

Borg, proveniente de una modesta familia sueca, tuvo que aprender a luchar desde el principio contra la idea de que el tenis no era un deporte para todas las clases sociales y, McEnroe sufría en un hogar donde sus padres siempre le cuestionaban.

Borg McEnroe

En los arrebatos de ira es donde Borg McEnroe ve una de las muchas conexiones entre ambos deportistas. Sin embargo, mientras que Borg aprendió a usar su ira como fuente de energía para su tenis, McEnroe, por su parte, tiene que gritar de rabia en la cancha para fortalecerse. Por lo tanto, Borg entiende el comportamiento de McEnroe, y la película sugiere en cierta forma, que esta comprensión también justificó la amistad posterior de estos jugadores.

Gran trabajo de dirección e interpretación

A pesar de que Borg McEnroe es el primer largometraje de ficción dirigido por Janus Metz ( anteriormente dirigió el documental “Armadillo” y se encargó de algunos episodios de la segunda temporada de “True Detective”), se le ve con mucha soltura y consigue un buen equilibrio entre los flashbacks y los emocionantes momentos deportivos. La dirección de Janus Metz es firme, competente y muy creativa.

La otra agradable sorpresa, es Sverrir Gudnason en el papel de Borg, casi desconocido en el mundillo del cine. Este actor de 39 años es conocido principalmente por su trabajo en el teatro y por su papel en la serie de “Wallander”. Pero con Borg, demuestra que es capaz de ponerse al frente de una gran película con un personaje complejo. Realiza una magnífica interpretación para meterse en la piel del icónico tenista sueco con una actuación matizada y en capas.

Borg McEnroe

Shia LaBoeuf, también realiza una espléndida labor interpretativa en el papel del errático McEnroe, y consigue transmitir de forma natural, sin llegar nunca a la caricatura, esa enorme energía del tenista americano y sus alocados arrebatos. Además de saber representar con suma eficacia la vulnerabilidad e inestabilidad mental de su personaje.

La elección de los actores es impecable e imposible de mejorar. Sverrir Gudnason tiene un parecido asombroso con Borg y Shia LaBeouf está inmenso como ‘enfant terrible’ McEnroe. A pesar de que los dos actores son bastante más mayores que sus respectivos personajes, su magnífica actuación hace que no lo tomes a consideración. Es difícil saber cual de los dos está mejor. Gudnason está parcialmente limitado porque su personaje le obliga a realizar una actuación contenida y poner poca emoción. Sin embargo, logra transmitir maravillosamente como su Borg es un resorte demasiado apretado, a punto de explotar en cualquier momento.

La final de Wimbledon

La final de Wimbledon de 1980 en última instancia constituye el clímax de la película. El encuentro de casi cuatro horas, es resumido sutil e ingeniosamente por Janus Metz en una serie de puntos cruciales y decisivos, consiguiendo que cada segundo sea intenso, emotivo y fascinante, a pesar de que el ganador de la final ya es conocido por el espectador.

El objetivo de ambos jugadores es silenciar los miedos y las angustias existentes en el interior de sus cabezas y pagar el precio que exige el estatus de leyenda. Se trata de una guerra psicológica enardecedora, una lucha contra sus propios demonios.

El partido está bellamente retratado con ingeniosos y creativos ángulos de cámara. El director de fotografía Niels Thastum y Janus Metz logran capturar el drama y el suspense del juego con imágenes impactantes y precisas. Una y otra vez, la cámara está muy cerca de los jugadores y de cada uno de sus movimientos. Además, Metz hace un uso notable de las imágenes de archivo.

CALIFICACIÓN: 7/10

Reportaje de Borg McEnroe en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Eduargil

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *