Los caminos que no escogemos es un drama psicológico que recoge 24 horas en la vida de un enfermo de demencia. Dirige Sally Potter (The Party, Ginger & Rosa). En el reparto destacan Javier Bardem (No es país para viejos, Skyfall), Elle Fanning (La seducción, The neon demon), Salma Hayek (Frida, Abierto hasta el amanecer) y Laura Linney (Mystic River, Love actually). La presentación de la película fue en el Festival de Berlín. En España se estrenó directamente, sin pasar por cines, en Amazon el 15 de diciembre.



Los caminos que no escogemos

Crítica de ‘Los caminos que no escogemos’

Ficha Técnica

Título: Los caminos que no escogemos
Título original: The Roads Not Taken

Reparto:
Elle Fanning (Molly)
Javier Bardem (Leo)
Salma Hayek (Dolores)
Laura Linney (Rita)
Milena Tscharntke (Anni)
Branka Katic (Xenia)
Griffin Stevens (Doctor)
Leesa Kim (Asistente de Adam)
Dimitri Andreas (Mikael)

Año: 2020
Duración: 85 min.
País: Estados Unidos
Director: Sally Potter
Guion: Sally Potter
Fotografía: Robbie Ryan
Música: Sally Potter
Género: Drama
Distribuidor: Diamond Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Los caminos que no escogemos’

Sinopsis

Narra las turbulentas 24 horas en la vida de Leo (Javier Bardem) y su hija, Molly (Elle Fanning). Mientras él deambula entre vidas alternativas que podría haber vivido, Molly trata de encontrar su propio camino en un futuro incierto. (Diamond Films)

Dónde se puede ver la película



Un día caótico

Los caminos que no escogemos, tiene una narrativa relativamente extraña. La historia no es del todo lineal, y lo que se supone que es real se va intercalando con ensoñaciones que Leo (Javier Bardem),  tiene dentro de su cabeza. Leo padece un tipo de demencia que le hace estar disociado de la realidad. Apenas masculla frases coherentes, hay que ayudarle y guiarle constantemente y no parece reconocer a nadie alrededor. Su mayor, y casi único, apoyo es su hija Molly (Elle Fanning). En las 24 horas de la trama, ella tendrá que estar en permanente estado de cuidadosa alerta para que su padre no se extravíe o se lastime.

Molly tiene que llevar a su padre al dentista y al oftalmólogo. Tareas difíciles e ingratas para ella, equivalentes a una odisea de paciencia y amor. Molly ama a su padre, no escatima ningún esfuerzo, no ahorra ningún sacrificio. Incluso por causa de acompañar a su padre durante todo el día ha perdido un proyecto laboral importante. Molly también se enfada por el trato airado e impaciente que sufre su padre por parte de otros. No soporta que lo traten como a un fantasma.

Pero Leo, a su vez, dentro de su mente recrea historias que no han sucedido, pero que tienen una significación que poco a poco se irá mostrando durante la película. Estas ensoñaciones se mezclan con la jornada que están viviendo juntos Leo y Molly, y que también incluye la sala de urgencias de un hospital o un centro comercial. Así pues, Los caminos que no escogemos, es una película que trata de comprender la mente de Leo. Qué quiere decirse a sí mismo, a su hija, o a nosotros, imaginando otras vidas.

Los caminos que no escogemos
Copyright Jeong Park / Bleecker Street

Viajando a través de México

Una de las historias que se va perfilando en la mente de Leo tiene lugar en México. Está casado con Dolores (Salma Hayek) y las cosas no parecen ir muy bien entre ellos. Dolores quiere que Leo la acompañe a un evento, pero él se niega. No se nos explica cuál es la cita a la que tendrían que ir, pero se nos da a entender que tiene naturaleza fúnebre. Finalmente Leo acepta ir con Dolores.

Ambos se dirigen, a donde quiera que vayan, en coche, atravesando páramos y secarrales. El viaje para Leo se convertirá en un trayecto tortuoso, cuyo fin conoceremos en última instancia. Los caminos que no escogemos tiene una puesta en escena distinta para cada segmento narrativo. De este modo, este pasaje que transcurre en México, tiene un aire polvoriento y fronterizo. La fotografía, por su parte, tiende más hacia tonos rojos.

Otra constante, es la intromisión en la historia “real” que comparten Javier Bardem y Elle Faning. Es decir el montaje de la película es fragmentado, mezclando tramos reales y retales de vida imaginados. A veces todos estos hilos narrativos parecen estar conectados con hechos casuales o ser pretendidamente fortuitos, lo que añade un toque de misterio a Los caminos que no escogemos.

The Roads Not Taken
Copyright Jeong Park / Bleecker Street

Estancia en Grecia

Otro de los mundos que habitan en la cabeza de Leo tiene lugar en Grecia. Parece viajar solo y estar ultimando un libro al que no sabe qué final dotar. Ha iniciado este periplo para poder escribir en paz, buscando tranquilidad y concentración. Tiene un encuentro con unas jóvenes, a las que les pregunta qué final le darían ellas al libro. Tal cuestión queda sin resolverse. Huelga decir que en estos “sueños” Leo es perfectamente funcional, nada que ver con su incapacitante demencia del mundo real.

Un poco casualmente, y también por insistencia, Leo vuelve a encontrarse con las jóvenes. Parece particularmente fascinado por una de ellas, a la que confiesa que se parece a una persona que conoció hace tiempo. A partir de aquí los acontecimientos se vuelven algo extraños, hasta una drástica conclusión. Los caminos que no escogemos, acaba siendo cada vez más enigmática.

Los caminos que no escogemos
Copyright Jeong Park / Bleecker Street

Nueva York, la cruda realidad

La historia base, el cimiento de la narrativa, tiene lugar en Nueva York, y se corresponde con el día que pasan juntos Leo y Molly. Es el segmento más dramático, y para ello, Los caminos que no escogemos, usa recursos clásicos de las películas de enfermedades. Debilidades y dificultades físicas, incomprensión, y la angustiosa sensación de que Leo tiene dentro de sí, un mundo, unas ideas que no es capaz de transmitir. Javier Bardem hace una labor actoral destacada, y plasma a la perfección la sensación de extravío mental, de confusión ante el mundo. Hace sólida y visible la patología de su demencia. Además, en cierto modo hace una interpretación tripartita, dando vida a tres facetas de Leo.

La jornada supone un agotamiento físico y mental enorme par Molly. Su labor de asistencia e infinita paciencia es admirable, hasta que la firmeza está cerca de quebrarse. Molly es una hija abnegada, pero es humana y duda sobre si ella sola es capaz de cuidar de su padre. Otra variable añadida al tema de la enfermedad, sería el de relaciones paterno-filiales.  Elle Fanning está espléndida; su naturalidad mostrando fortaleza y vulnerabilidad a un tiempo es emocionante.

La gran baza de Los caminos que no escogemos es la de las actuaciones. Javier Bardem y Elle Fanning rayan a un nivel muy alto, dando una sensación veraz a sentimientos muy incómodos, pero sin sobrepasar la línea fatigosa y cargante de la sobreactuación. Hay una sensación realmente verídica. La clave final de su historia incumbe a ambos, al final del día.

The Roads Not Taken
Copyright Jeong Park / Bleecker Street

Las líneas narrativas de Los caminos que no escogemos

Los caminos que no escogemos, tiene muchos meandros en su narrativa. La mezcla, algo sinuosa, de la vida real con lo imaginado en la cabeza de Bardem puede hacer que nos cueste seguir la película. En cualquier caso, tampoco esperen un montaje a lo Christopher Nolan. Las historias se siguen bien, lo que flojea es la intensidad, construcción y fuerza de las situadas en México y Grecia. Estos fragmentos son como esbozos carentes de enjundia, carácter, o vida propia. Solo tienen sentido en última instancia, pero la conexión adolece de intensidad.

El montaje de la película  tiene cierto ingenio, aunque la fragmentación a veces es forzada y aleatoria. Sin duda la historia en la que coinciden Molly y Leo es la más interesante, y está dirigida con sencillez, captando una cotidianidad excepcional. La de un hombre cuya mente está prácticamente destruida. La dirección naturalista, y las buenas actuaciones de Bardem y Fanning son dos  tantos a favor de Los caminos que no escogemos. También hacen acto de aparición breve (demasiado breve, quizá) otros personajes, como la exmujer de Leo, Rita (Laura Linney).  En cualquier caso, para ver el mosaico final de la película hay que conectar todas las historias. Lo veremos en el spoiler.

Los caminos que no escogemos
Copyright Jeong Park / Bleecker Street

Significación de los distintos segmentos

Tratemos de analizar la significación global en función de estas narrativas:

Spoiler

spoiler

Dentro de la mente de Leo, bullen las distintas versiones de su vida si hubiera tomado otras decisiones.

-En México revisa la posibilidad de que se hubiera quedado viviendo allí con su anterior amor, Dolores (Salma Hayek). El final, que Leo no parece querer aceptar, es que su hijo Néstor ha muerto. Los instantes finales son en la celebración del Día de los Muertos, y Leo estalla de dolor.

-La evocación de Grecia tiene que ver con un tiempo que pasó allí cuando Molly era pequeña, buscando concentrarse para escribir, aunque pronto se arrepintió y volvió.  Suponemos que Leo se pregunta qué hubiera pasado si se hubiera quedado en Grecia escribiendo. ¿Habría tenido más éxito? Al final del sueño muere, lo cual nos parece decir que hizo bien volviendo.

-En el Nueva York real, Leo tiene un momento de lucidez, y parece darse cuenta del gran apoyo de su hija. La única persona que lo ayuda en su día a día. Hizo bien dejando a Dolores, porque así tuvo a Molly y da igual que no tuviera éxito como escritor, porque tiene el afecto de su hija.

-Pero Molly finalmente se quiebra y quiere tener fortuna en su trabajo, así que a la mañana siguiente deja a su padre en la cama y se va a trabajar. Pero los segundos finales son extraños. Molly se duplica. Hay otra Molly que se queda al borde de la cama de Leo. ¿Cuál de las dos Mollys es real? ¿Vuelve Leo a imaginar una realidad en la que una Molly se queda incondicionalmente con él y otra en la que sigue adelante con su vida.?

-¿Cuál es la verdad? ¿Qué quiere Leo realmente?

[plegar]

Conclusión de ‘Los caminos que no escogemos’

Los caminos que no escogemos, puede apuntarse el tanto de mostrar una enfermedad mental desde un punto de vista relativamente original, y de tener a Javier Bardem y a Elle Fanning en buena forma. Como demérito cabe apuntar unas historias secundarias débilmente trazadas y una cierta y esporádica abulia que priva de una mayor emoción. En cualquier caso, es una película interesante que, aun así, sabe a poco.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí