Casi imposible (Long Shot) es la nueva comedia de Jonathan Levine (Descontroladas), que gira en torno al romance que se fragua cuando un periodista es contratado para escribir los discursos de la que fuese su niñera cuando era un crío, ahora Secretaria de Estado preparando su salto a presidir la nación norteameriana. Charlize Theron (Tully) y Seth Rogen (The Disaster Artist) conforman la pareja estelar de la película, presente en la cartelera española desde el pasado 17 de mayo.



Long Shot

Crítica de Casi imposible

Ficha Técnica

Título: Casi imposible
Título original: Long Shot

Reparto:
Charlize Theron (Charlotte Field)
Seth Rogen (Fred Flarsky)
June Diane Raphael (Maggie Millikin)
O’Shea Jackson Jr.(Lance)
Ravi Patel (Tom)
Bob Odenkirk (Presidente de cámaras)
Andy Serkis (Parker Wembley)
Randall Park (Jefe)
Tristan D. Lalla (Agente M)
Alexander Skarsgård (Primer ministro James Steward)
Aladeen Tawfeek (Bharath)
Nathan Morris (Nathan Morris)
Wanya Morris (Wanya Morris)

Año: 2019
Duración: 120 min.
País: Estados Unidos
Director: Jonathan Levine
Guion: Dan Sterling, Liz Hannah
Fotografía: Yves Bélanger
Música: Marco Beltrami, Miles Hankins
Género: Comedia. Romance
Distribuidor: Entertainment One Films Spain

Tráiler de Casi imposible

Sinopsis

Charlotte Field (Charlize Theron) es una de las mujeres más influyentes del mundo. Inteligente, sofisticada y muy preparada, es una poderosa diplomática con talento para… bueno, para casi todo. Fred Flarsky (Seth Rogen) es un periodista dotado y desenfadado, con facilidad para meterse en líos. No tienen nada en común, excepto que ella fue su niñera y su primer amor. Cuando Fred se reencuentra inesperadamente con Charlotte, la cautiva con su peculiar sentido del humor y los recuerdos de su idealismo juvenil.

Charlotte, que se está preparando para presentarse a la Presidencia, contrata a Fred como redactor de discursos, para consternación de sus asesores de confianza.

Fred se va a encontrar como pez fuera del agua en el equipo de élite de Charlote: no está preparado para estar en el centro de los focos ni para el estilo de vida de Charlotte. Sin embargo, las chispas saltan entre ellos y su química irrefrenable les conducirá a un romance alrededor del mundo y una serie de inesperados y peligrosos incidentes. (Entertainment One Films Spain)



Érase una vez la comedia romántica

Hubo un tiempo en el que las estrellas estaban atadas por contrato a un estudio de cine en particular, y el público pagaba gustosamente por verles enamorarse en la gran pantalla una y otra vez. La comedia romántica se fraguó con estrellas de mediana edad, pero conforme Hollywood se dio cuenta de que el auténtico filón estaba en la audiencia joven, la edad media de los protagonistas de estas películas comenzó a disminuir, sobre todo en lo que se refiere a las actrices.

Casi imposible

Tanto el género como el carisma exhibido por sus estelares parejas terminó devaluándose y perdiendo su efecto llamada en taquilla, al tiempo que las comedias sobre colegas, hombres con síndrome de Peter Pan y humor grueso comenzaron a ponerse de moda. Ahora nos llega Casi imposible (Long Shot), que se presenta en sociedad como una especie de hija bastarda entre Judd Apatow (Virgen a los 40) y George Cukor (La costilla de Adán).

La fiera de la política

La presencia de chistes escatológicos, drogas y referencias culturales actuales pueden despistar un poco, pero el espíritu de la screwball comedy sobrevuela la película de Jonathan Levine de principio a fin. Está implícita en la veloz dinámica de la pareja protagonista, en su toma y daca continuo, en las situaciones absurdas y disparatadas a las que se ven abocados y en la equiparación del romance con otra trama, la política. Pese a que ésta peque de ingenua, otorga un agradecido toque adulto y particular a la cinta, si bien no hace más que confirmar que, hoy en día, la mejor sátira política se hace en televisión (VeepThe Good Fight).

Casi imposible

También se revierten los roles de poder entre los sexos, lo cual, si lo extrapolamos a Pretty Woman (presente en el film en forma de guiño musical, y no, no es la canción en la que están pensando) sería como si Julia Roberts fuese la mujer de negocios y Richard Gere el hombre de la calle al que se le paga por prestar sus servicios.

Una pareja casi imposible

De la misma forma en la que gran parte del éxito de Pretty Woman radica en el carisma y la química de su pareja protagonista, el de Casi imposible se encuentra en la improbable pareja formada por Charlize Theron y Seth Rogen. La suma de los dos funciona a las mil maravillas desde el primer momento en el que comparten plano, derrochando simpatía y consiguiendo algo fundamental para que cualquier comedia romántica que se precie funcione: que el público desee fuertemente que terminen juntos.

Casi imposible

Rogen se encuentra cómodo en su hábitat natural, mientras que Theron, aunque no tenga que demostrar nada a estas alturas, consigue quitarse la espina clavada desde la fallida Mil maneras de morder el polvo (2014), demostrando que puede ser una gran actriz de comedia tanto física como verbal.

Conclusiones

Theron y Rogen son los principales valores de Casi imposible, una comedia romántica de espíritu clásico, revestida con humor del siglo XXI e idealismo político. Resulta muy entretenida, si bien pierde algo de fuelle en el tramo final, y no todos los secundarios funcionan igual de bien (June Diane Raphael está estupenda, Alexander Skarsgård no tanto). No supone una revolución del género, pero es 100% efectiva, pues no solo inocula con éxito en la audiencia el mensaje de que el amor verdadero es capaz de superar cualquier adversidad, sino también la esperanza de que pueda existir un político honrado que priorice el medio ambiente por encima de los intereses económicos. A veces necesitamos que Hollywood siga fabricando nuestros sueños más utópicos.

Este artículo puedes leerlo también en El Otro Fanboy.

Reportaje de Casi imposible en Días de Cine TVE

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí