Caviar para las bestias (Bayou Caviar) es un thriller criminal que supone el debut en la dirección del oscarizado actor Cuba Gooding Jr., que también coescribe el guion junto a Eitan Gorlin (The Holy Land) y se reserva el papel protagonista. Un mafioso inicia un complot para chantajear a un importante promotor inmobiliario, lo que involucra a un famoso exboxeador.

Además de Cuba Gooding Jr. (Hombres de Honor, Jerry Maguire), la película está protagonizada por Richard Dreyfuss (Tiburón, Encuentros en la Tercera Fase), Famke Janssen (X-Men, The Capture), Lia Marie Johnson, Ken Lerner, Dane Rhodes, Terence Rosemore, James Moses Black, Shane Callahan y Katharine McPhee. No se ha estrenado en salas de cine en España y lo ha hecho directamente en VOD a través de Movistar+ el día 7 de agosto de 2020.



Crítica de ‘Caviar para las bestias (Bayou Caviar)’

Ficha Técnica

Título: Caviar para las bestias
Título original: Bayou Caviar (Louisiana Caviar)

Reparto:
Richard Dreyfuss (Yuri)
Cuba Gooding Jr. (Rodney Jones)
Famke Janssen (Nic)
Ken Lerner (Shlomo)
Dane Rhodes (Pete)
Lia Marie Johnson (Kat)
Terence Rosemore (Armando)
James Moses Black (Sasha)
Shane Callahan (Benji)
Katharine McPhee (Shelly)
Anna Schafer (Shira)
Anthony Michael Frederick (Boxing Ref)
Gregg Bello (Isaac)

Año: 2018
Duración: 111 min.
País: Estados Unidos
Director: Cuba Gooding Jr.
Guion: Cuba Gooding Jr., Eitan Gorlin
Fotografía: Wedigo Von Schultzendorff
Música: Jeffery Alan Jones
Género: Drama
Distribuidor: Movistar

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Caviar para las bestias’ en VO

Sinopsis

Un temido oligarca ruso-israelí que tiene prohibida la entrada en Estados Unidos pone en marcha una espiral de eventos que involucran a un boxeador que trabajará para él, un complot para chantajear a un promotor inmobiliario judío ortodoxo, un gran escándalo sexual y copiosas cantidades de caviar.



Referencias y tópicos de cine negro clásico

El debut tras las cámaras del oscarizado actor Cuba Gooding Jr., es un pastiche que combina muchos elementos de cine negro, en un producto ambicioso, pero con una clara falta de concreción narrativa y de talento audiovisual. La historia central de Caviar para las bestias (Bayou Caviar) es una reconocible trama llena de violencia, sexo y traición, aunque muchas veces no sepamos realmente de qué trata.

La película acumula un exceso de temas, referencias y hechos reales reformulados. El guion está coescrito por Cuba Gooding Jr. junto al Eitan Gorlin, un cineasta que en su primera película planteaba la relación entre un judío ultraortodoxo con una prostituta que hacía tambalear su vida. En cierta manera, esa idea se repite aquí cuando se tiende una trampa sexual al judío al que se quiere chantajear. El conflicto entre religión y sexo, aunque tratado de una manera absolutamente superficial.

Caviar para las bestias
Foto de IMDB

La metaficción que pudo haber sido

Pero Caviar para las bestias (Bayou Caviar) dispara hacia muchos otros frentes. Más allá de todos los lugares comunes del género como esos mafiosos con animales salvajes como mascotas o los ex boxeadores vinculados al mundo criminal, lo que más me ha llamado la atención es el relato de metaficción desaprovechado que contiene la película.

En una de las tramas que cobran cuerpo en la parte final, vemos como el protagonista se aprovecha de la ingenuidad de una chica adolescente que quiere triunfar demasiado rápido en el mundo de la televisión, el cine o el modelaje. La manera será grabando un vídeo de carácter pornográfico. Ese vídeo puede difundirse en internet lo que acabaría con la reputación de la chica y, al tiempo, convertir su vida en un infierno.

Lo llamativo de esa parte es su nexo con la realidad. La actriz que interpreta a esa adolescente es Lia Marie Johnson. Es una chica que se dio a conocer en el mundillo, con sólo 15 años, cuando apareció en el programa Kids React, comentando un vídeo viral de una joven de su misma edad que terminó suicidándose tras sufrir ciberacoso cuando se filtró un vídeo donde aparecía desnuda. Tras ese programa, Lia Marie Johnson se convirtió en una youtuber popular y en una actriz adolescente, iniciando posteriormente una decadencia que incluye drogas, alcohol y vídeos de contenido sexual con un hombre de 67 años. De esa manera, la relación que plantea la película entre Cuba Gooding Jr. y ella, coge algunos elementos de su propia vida real. Es una pena que ese proceso de metaficción quede disperso dentro de la propia dispersión (valga la redundancia) de la película.

Bayou Caviar
Fotos de IMDB

El mal uso de la cámara… y del botox

Pero lo peor de Caviar para las bestias (Bayou Caviar) no es que la historia se bifurque sin sentido o que esté contada de manera deslavazada y a trompicones. Lo peor es que Cuba Gooding Jr. se muestra como un director negado. La puesta en escena es cutre y la mayoría de decisiones visuales que toma parecen equivocadas. La primera media hora es un compendio perfecto para mostrar en las escuelas de cine de como no hay que filmar. Los movimientos de cámara y los encuadres elegidos, suelen ser arbitrarios y molestos. El montaje tampoco ayuda y nunca encuentra el ritmo adecuado, con escenas que parecen inacabadas y otras que se alargan hasta el hastío.

El reparto tampoco se salva. El exceso de botox de viejas glorias caídas en el olvido, destaca por encima de las interpretaciones. Cuba Gooding Jr. está lastimoso en su papel de antihéroe, boxeador y ligón de adolescentes. Richard Dreyfuss alimenta caimanes con cadáveres descuartizados, mucho mejor de lo que recita sus diálogos imposibles. Famke Janssen hace lo que puede con un personaje de fotógrafa lesbiana que le tira los tejos a todas sus modelos. La única que realiza un papel destacable es precisamente la joven Lia Marie Johnson, supongo que por las razones que he explicado antes.

Caviar para las bestias
Fotos de IMDB

Conclusión de ‘Caviar para las bestias (Bayou Caviar)’

Caviar para las bestias (Bayou Caviar) es un desastroso thriller dramático, ópera prima como director del actor Cuba Gooding Jr. Es una película tan arrítmica, desordenada e insustancial que en muchas ocasiones produce risa involuntaria al estilo de The Room de Tommy Wiseau.

Hay temas interesantes que se tratan de forma subterránea, pero la película se pierde en un poti-poti de escenas sin cohesión, mal ejecutadas en el uso de la cámara y con unos actores que se convierten en una caricatura de lo que fueron. Mejora ligeramente en su parte final, pero sigue siendo un producto más indigesto que recomendable. Este caviar resultó ser un sucedáneo, no recomiendo su consumo ni a los cinéfilos más hambrientos.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí