Teatro Quique San Francisco estrenó el pasado 1 de junio Chicas y chicos, versión española del éxito teatral homónimo de Dennis Kelly. Dirigida por Lucía Miranda, cuenta con Antonia Paso como principal y única protagonista. También hay que subrayar que ha obtenido un gran éxito entre el público y la crítica especializada, siendo uno de los títulos más destacados de esta temporada 2021-2022. Se podrá disfrutar hasta el 12 de junio en el Teatro Quique San Francisco.



Chicas y chicos en el Teatro Quique San Francisco

Crítica de 'Chicas y chicos'

Ficha Técnica

Título: Chicos y chicas
Título original: Chicos y chicas

Reparto:
Antonia Paso

Duración: 80 min. apróx.
Dirección: Lucía Miranda
Versión: Lucía Miranda
Autoría original: Dennis Kelly
Escenografía:
Anna Tusell
Vestuario:
Adolfo Domínguez
Iluminación:
Pedro Yagüe
Sonido:
Irene Maquieira
Diseño Cartel:
Paula Bonet
Fotografía:
Alejandra Duarte
Comunicación:
María Díaz
Producción ejecutiva:
Javier Ortiz
Producción: El Sol de York
Distribución: Crémilo

Tráiler de 'Chicas y chicos'

Sinopsis de 'Chicas y chicos'

Chicas y chicos nos presenta a Ella, que es divertida y audaz. Una mujer que podría ser cualquiera. Con un marido, una hija pequeña que se pasa el día construyendo cosas y un hijo menor que las destruye. Se ha enfrentado a los techos de cristal, a un trabajo al que no estaba destinada, a la conciliación, a sentirse mala madre y a las pequeñas derrotas y victorias de la vida de cualquier mujer. Pero las cosas no son como parecen. Y eso va a cambiarlo todo. Para siempre. (TEATRO QUIQUE SAN FRANCISCO). 



Chicas y chicos
Foto de El Sol de York

El daño irreparable

Lucía Miranda dirige la versión española de la aclamada “Girls & Boys”, de Dennis Kelly, bajo el nombre de Chicas y chicos. La obra posee una sensibilidad, que se expande a todo el texto. Además, no busca la lágrima fácil, ni la emocionalidad comercial, sino que profundiza en una violencia de la que no se suele hablar. Así sienta unas bases que formalizan perfectamente cómo se producen este tipo de situaciones, llevándolo por los diferentes estadios por lo que transita la vida de su protagonista. Por lo cual, se conoce el contexto y el preámbulo, lo que hace que el espectador empatice en todo momento con ella. Poco a poco se van mostrando distintas pinceladas de la oscuridad con el que se sublima el relato, pero antes ofrece un análisis perfecto de las ilusiones, recuerdos y reclamos de esta mujer.

No busca hacer una denuncia al uso, sino que el texto desprende una realidad que se convierte en un auténtico puñetazo en el estómago. Entre risas y un lenguaje descarnado, y real, se viven las distintas etapas por las que va creciendo el texto. Cada escena es imprescindible, lo que hace que el conjunto sea un auténtico torrente de reflexión e introspección. Un grito de auxilio a uno de los peores males que todavía siguen muy presentes en la sociedad. No obstante, su golpe final no se adorna, no se plantea desde una comedia ácida, sino que viene envuelto con la rigurosidad y la seriedad con la que se necesita. De esta manera, la propia protagonista avisa de lo que viene, y los efectos que puede producir, siendo una herida en el corazón, un indispensable fundamento que señala la realidad de esta lacra.

Teatro Quique San Francisco
Foto de El Sol de York

La vida torna a negro

Antonia Paso se convierte en la protagonista, y única actriz, de Chicas y chicos. La artista lleva sobre su espalda años de trabajo, por lo que ya su bagaje profesional era un seguro de cara a esta propuesta. Sin embargo, lo que realiza Paso sobre el escenario goza de una brillantez inquebrantable, es excelente lo que se produce a lo largo de toda la pieza teatral. En primer lugar, se aplaude la verosimilitud y la humanidad que aporta a su personaje en todo momento, sin perder ese efecto más emocional y trágico. Además, cuida cada detalle de su expresividad no verbal, viéndose en su rostro y en su cuerpo una perfecta simbiosis dramática. Mediante esa estructura, Paso recrea fielmente la historia de su personaje. Así, consigue causar carcajadas hilarantes al mismo tiempo que deja sin habla y deja obnubilados a los asistentes.

Por otra parte, hay que desatacar que Paso se enfrenta al escenario sola, pero lo llena de una manera tan magistral que no necesita de más elementos. Asimismo, el talento para dar su espacio y su lugar a cada personaje, hace que sea fácilmente identificable al saber con qué personajes está interactuando y cuáles son a través de su cuerpo, gracias a sus recreaciones. Clavar los detalles y ser coherente en todo momento indica aun más el excelente trabajo de la actriz. La dicción y la forma de dirigir su voz consolidan la labor sobre la escena, siendo un sinónimo más del excelente trabajo que se ve en este proyecto. Una de las mejores interpretaciones de estos últimos años, siendo el alma del espectáculo teatral y sumergiéndose de lleno en el dolor de su personaje. Impoluta.

Teatro Quique San Francisco
Foto de El Sol de York

Morir en vida

La propuesta escénica que ofrece Chicas y chicos se fundamenta en una estrategia elegante y sencilla, que no necesita de florituras para brillar. No obstante, tampoco escatima en los elementos que conforman físicamente la escenografía. Por lo cual, se plantea una construcción artística muy interesante y cautivadora. Por lo que, de una forma inteligente, hace que todo el foco se orienten hacia la interpretación de Antonia Paso y el poder del texto, pero lo acompaña de una manera llena de matices. También se perciben los simbolismos que dan más consistencia y van adelantando lo que está por acontecer. Por ello, la tierra no solo toma el significado propio de lo que recrea, sino también lo que se interpreta en su subtexto. El diseño de iluminación termina por dar énfasis y matizar aquellos momentos más sugerentes, dando distintos enfoques y energía según su disposición.

El vestuario, así como el peinado escogido, son todo un acierto, así como otras prendas de ropa, como la chaqueta, que ayudan a que el texto luzca todavía más. Por tanto, el resultado del montaje es una maravilla, consiguiendo impactar y sorprender a los espectadores. Asimismo, se puede evidenciar una dirección magnífica de Lucía Miranda, regalando una pieza llena de sinceridad y dejando sin habla en muchas ocasiones. Se puede decir perfectamente que sin la puesta en escena dirigida por Miranda, el conjunto no hubiera lucido tanto, se ha exprimido al máximo. Para terminar, mencionar que el ritmo es dinámico, dando momentos verdaderamente agónicos, junto a aquellos que dejan reposar y digerir lo que está ocurriendo. Una obra teatral que sigue resonando durante días y muy necesaria en la lucha contra la violencia machista.

Chicas y chicos
Foto de El Sol de York

Conclusión

Chicas y chicos es un golpe al corazón, un relato imprescindible y una denuncia teatral de alta calidad. El texto rezuma realismo, verdad, sinceridad y dolor, estableciendo una historia que no deja indiferente a nadie. Antonia Paso está maravillosa, siendo una de las mejores interpretaciones no de 2022, sino de los últimos años. Impoluta, magistral, auténtico arte en directo. Asimismo, la puesta en escena ofrece una construcción elegante, personal y muy efectiva. La composición, en conjunto, hace que sea una obra teatral necesaria de ver, al menos, una vez en la vida. Sin palabras, una reivindicación perfecta, que será recordada por su excelencia.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
10 / 10
100 %
Artículo anterior"Por mandato del cielo": serie inspirada en el bestseller de Jon Krakauer en Disney+
Artículo siguiente"Menudo Forever Young": auge y caída de la icónica boy band latinoamericana
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
Un golpe al corazón, un relato imprescindible y una denuncia teatral de alta calidad. El texto rezuma realismo, verdad, sinceridad y dolor, estableciendo una historia que no deja indiferente a nadie. Antonia Paso está maravillosa, siendo una de las mejores interpretaciones de los últimos años. Impoluta, magistral, auténtico arte en directo. Asimismo, la puesta en escena ofrece una construcción elegante, personal y muy efectiva. Sin palabras, una reivindicación perfecta, que será recordada por su excelencia.chicas-y-chicos-critica-teatro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí