Chicuarotes es el segundo filme de Gael García Bernal como realizador. Un retrato hacia la violencia en México a través de dos jóvenes residentes en Xochimilco. Protagonizan Benny Emmanuel, Gabriel Carbajal, Leidi Gutiérrez y Daniel Giménez Cacho. Su estreno en salas de cine programado para el 27 de marzo tuvo que ser suspendido y aplazado por la situación actual del coronavirus.



Chicuarotes

Crítica de ‘Chicuarotes’

Ficha Técnica

Título: Chicuarotes
Título original: Chicuarotes

Reparto:
Benny Emmanuel (Cagalera)
Gabriel Carbajal (Moloteco)
Leidi Gutiérrez (Sugheili)
Dolores Heredia (Tonchi)
Enoc Leaño (Baturro)
Daniel Giménez Cacho (Chillamil)
Ricardo Abarca (Planchado)
Pedro Joaquín (Víctor)
Esmeralda Ortiz (Güily)

Año: 2019
Duración: 96 min.
País: México
Director: Gael García Bernal
Guion: Augusto Mendoza
Fotografía: Juan Pablo Ramírez
Música: Leonardo Heiblum, Jacobo Lieberman
Género: Drama. Crimen
Distribuidor: Cinemaran

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Chicuarotes’

Sinopsis

Chicuarotes trata acerca de ‘el Cagalera’ y ‘el Moloteco’, dos chicos que buscan desesperadamente salir de la situación y de su pueblo natal. La travesía inicia cuando un amigo de ellos les habla de la posibilidad de comprar una plaza en el sindicato de electricistas, para lo cual idean distintas formas de juntar el dinero y poderse ir junto con Sugehili, la novia de ‘el Cagalera’. Esto los lleva por una aventura juvenil que desemboca en un tornado del mundo criminal. (Cinemaran)

Premios

  • Festival de Málaga: Sección oficial (fuera de concurso). 2020


Las calles y la pobreza

Tras su ópera prima Déficit (2007), Gael García Bernal presenta en Chicuarotes una perspectiva de la juventud expuesta al crimen. Ubicado en la comunidad de San Gregorio Atlapulco, el relato entrelaza la búsqueda de escapar de la pobreza a costa de todo.

El Cagalera (Benny Emmanuel) y El Moloteco (Gabriel Carbajal) se ganan la vida con rutinas de chistes en el transporte público. Caracterizados como payasos y ante la indiferencia de los pasajeros, se ven obligados a asaltarlos por necesidad.

García Bernal entrelaza humor y aventura con drama. Así, resalta el paulatino descenso de los jóvenes. La corrupción detona sus decisiones al aspirar por un trabajo en una empresa estatal por medio de compra de plazas laborales.

Chicuarotes

El ajolote y la marginación social

El guion de Augusto Mendoza muestra, en anécdota, a la violencia representada en el abuso. Tonchi (Dolores Heredia), la madre de El Cagalera, está sometida al maltrato por parte de su marido alcohólico. Los personajes, estereotipados, están rodeados por una marginación social conformada por criminalidad.

A su vez, el ajolote es metáfora en Chicuarotes. El animal es utilizado como referencia al añoro de libertad por parte de El Cagalera. Sugheili (Leidi Gutiérrez) cuida de dichos animales. Reafirma en la importancia de que permanezcan en su cuidado por las malas condiciones de las chinampas en Xochimilco, enfatizando en una transformación necesaria para salir de un hábitat.

Así, García Bernal reitera en una propuesta que, si bien se inspira en la denuncia social de Los Olvidados (1950) de Luis Buñuel, es dispersa en su premisa.

Aunado a ello, Chicuarotes desemboca en descuidadas subtramas en un tono que deambula entre la comicidad, el romance adolescente, la amistad y el drama.

Chicuarotes
© Juan Pablo Ramírez, A.M.C. / © Ale Carbajal

Los tintes telenoveleros

El relato traza un desarrollo irregular. Su trama, de un comienzo interesante que entreteje tensión, tropieza por exceso de ideas que pierden ritmo.

Los clichés en sus personajes (algunos sobrados) y en su guion son propensos a un drama excedido. El filme se vuelve repetitivo, similar a la vena de la telenovela, con una ausencia de desarrollo y coherencia.

Así, su clímax, aunque recupera tensión, ofrece un desenlace ambiguo y abrupto que carece de concordancia con su primera parte.

Chicuarotes
© Ale Carbajal

Conclusión de Chicuarotes

A pesar de un desempeño decente de su elenco, Chicuarotes (gerundio denominado a los habitantes de San Gregorio Atlapulco) es una agridulce e inconsistente perspectiva de la miseria.

Todo ello determinado en un entorno marcado por la violencia, la toma de decisiones y la desesperación.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí