Chungking Express (1994) escrita y dirigida por Wong Kar-Wai narra dos historias de amor y desamor. Un puesto de comida rápida sirve como único punto de reflexión y pausa en un Hong Kong ajetreado y bullicioso. El director asiático consigue, en 103 minutos, trazar un elegante relato con tintes de cine negro y de comedia romántica en que los personajes tratan de encontrarse a ellos mismos. El filme se estrenó en el Festival de Locarno (Suiza) en agosto de 1994.



Chungking Express

Crítica de Chungking Express

Ficha Técnica

Título: Chungking Express
Título original: Chung Hing sam lam

Reparto:
Brigitte Lin (Mujer en peluca rubia)
Takeshi Kaneshiro (He Zhiwu, Cop 223)
Tony Leung Chiu-Wai (Cop 663)
Faye Wong (Faye)
Valerie Chow (Azafata)
Chen Jinquan (Gerente de ‘Midnight Express’)
Vickie Eng (Camarera)
Lynne Langdon (Cliente quejándose)

Año: 1994
Duración: 103 min.
País: Hong Kong
Director: Wong Kar-Wai
Guion: Wong Kar-Wai
Fotografía: Christopher Doyle, Andrew Lau
Música: Frankie Chan, Roel A. García, Michael Galasso
Género: Drama. Romance
Distribuidor: Wanda Visión

Tráiler de ‘Chungking Express’

Quentin Tarantino opinando sobre ‘Chungking Express’

Sinopsis

Un restaurante de comida rápida ubicado en la ciudad de Hong Kong, se ha convertido en el punto de encuentro de varias historias pertenecientes a diferentes personajes variopintos. Entre los que se encuentran un policía deprimido que lucha contra una ruptura sentimental, hasta una extraña empleada del local que esconde varios secretos.

Premios

  • Premios Independent Spirit: Nominada a Mejor película extranjera. 1997
  • Asociación de Críticos de Chicago: Nominada a Mejor película extranjera. 1996
  • Festival de Chicago: Nominada al Hugo de Oro. 1994
  • Festival de Locarno: Nominada al Leopardo de Oro. 1994


Personajes magnéticos

Sin duda, una de las grandes virtudes de la película reside en el especial magnetismo de los personajes principales. En el caso de la primera historia, la misteriosa femme fatale (Brigitte Lin) atrapa tanto al protagonista masculino (Takeshi Kaneshiro) como al espectador, que cae rendido a la personalidad de la traficante de drogas sin remedio alguno.

La segunda historia contiene, asimismo, una gran perla dentro de la joya que es la película. El personaje de Faye, (Faye Wong) la desesperante pero encantadora camarera del puesto de comida rápida, es un personaje con muchos matices y que recuerda a las protagonistas de Haruki Murakami, llenas de misterio y vitalidad, en contraposición a los hombres, que, tal y como sucede en este filme, se presentan de forma torpe y apática.

Chungking Express

El retrato de un sentimiento

Como en todas las obras de Wong Kar-Wai, lo importante no es tanto la trama sino el retrato de las emociones. El papel de Christopher Doyle y Lau Wai Keung como directores de fotografía es fundamental en esta película: introducen tomas de los protagonistas enmarcados en un fondo desenfocado o filtros que distorsionan la imagen para remarcar la atmósfera de soledad en un mundo acelerado.

Curiosamente, el retrato del amor que se dibuja en Chungking Express es contrario al de otra cinta del director, Ashes of Times (1994). En este wuxia (cine de artes marciales) el ritmo lento se contrapone a la velocidad del Hong Kong cosmopolita de Chungking Express.

Chungking Express

La música como un personaje más

En la filmografía de Wong Kar-Wai los diálogos no dicen nunca más de lo necesario. Si se puede narrar con un silencio o una mirada, se hace. Sin embargo, la música es un elemento indispensable, y Chungking Express no es una excepción.

La primera historia contiene elementos inspirados claramente en el cine negro y la música que acompaña a las imágenes se ajusta al género con el uso de un saxofón.

Por otro lado, la segunda trama tiene elementos que recuerdan a las comedias románticas. Por ello, la ambientación sonora se centra en el pop, especialmente cuando hablamos del personaje de Faye y el California Dreamin’ de The Mama’s and the Papa’s.

Chung Hing sam lam

Conclusiones

Chungking Express es una pequeña obra maestra que habla de la soledad y el desamor en los tiempos de la globalización desde una perspectiva intimista. Las actuaciones y la dirección muestran una cuidada puesta en escena. Además, el apartado técnico se subordina al estilo del director y completa una magnífica película.

Se trata de un filme en que las imágenes bastan para entender a los protagonistas. Y es que, a veces, sobran las palabras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí