La ley francesa dice que una íntima convicción se basa en las pruebas. Que una sentencia basada únicamente en declaraciones de testigos no es suficiente para impartir justicia. Por eso, los tribunales deben dirimir sobre un conflicto siempre con fundamento material. Y más cuando un caso se convierte en mediático. La opinión pública dicta muchas veces su propio juicio previo, convirtiéndose en un peligro para la libertad de las personas. Esta cuestión se plantea ahora en Una íntima convicción, estreno el 23 de agosto en cines.

La película, de producción francesa, es un thriller judicial basado en hechos reales en Francia. Su director, Antoine Raimbault, conocía la historia de cerca. Aunque su primera idea fue elaborar un documental en el que sus protagonistas expresaran sus sensaciones. Una historia que finalmente ha contado mediante ficción. El veredicto de la crítica sobre ‘Una íntima convicción’ te invita a verla.



Una íntima convicción

Crítica de ‘Una íntima convicción’

Ficha Técnica

Título: Una íntima convicción
Título original: Une intime conviction / Intime conviction

Reparto:
Marina Foïs (Nora)
Olivier Gourmet (Maître Eric Dupond-Moretti)
Laurent Lucas (Jacques Viguier)
Philippe Uchan (Olivier Durandet)
Jean Benguigui (Maître Francis Szpiner)
François Fehner (El presidente Jacques Richiardi)
François Caron (Profesor de Laurent de Caunes)
Philippe Dormoy (El abogado general)
Jean-Claude Leguay (Maître Guy Debuisson)
Steve Tientcheu (Bruno)
Laurent Schilling (Comisionado divisional Robert Saby)

Año: 2018
Duración: 110 min.
País: Francia
Director: Antoine Raimbault
Guion: Isabelle Lazard, Antoine Raimbault
Fotografía: Pierre Cottereau
Música: Grégoire Auger
Género: Drama judicial
Distribuidor: La Aventura Audiovisual

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Una íntima convicción’

Sinopsis

Desde que Nora asistió al juicio de Jacques Viguier, acusado del asesinato de su esposa, está convencida de su inocencia. Por temor a un error judicial, convence a un letrado para que lo defienda en un segundo juicio. Juntos, lucharán en una feroz batalla contra la injusticia; pero a medida que el círculo se cierra alrededor de Viguier, al que todos acusan, la búsqueda de la verdad de Nora se convierte en obsesión. (La Aventura Audiovisual).



Crear una íntima convicción en el juez

En 2000, Suzy Viguier desapareció sin dejar rastro alguno en su hogar. Le unía una relación de amistad (o algo más) con Olivier Durandet, la última persona que le vio con vida. Aunque no hacía vida conyugal, seguía viviendo junto a su marido Jacques Viguier e hijos. Tras denunciar este a la policía la desaparición, su extraño comportamiento lo llevó a su ingreso preventivo en prisión. Aunque Jaques fue puesto en libertad a los nueves meses, el juicio no se celebró hasta 2008. Absuelto en primera instancia, la Fiscalía apeló la sentencia.

Finalmente, en 2010 el veredicto del jurado absolvía a Jaques Viguier en segunda instancia. En Francia, la repercusión que tuvo este caso puso en cuestión los principios de justicia. La libertad de un hombre pendía de un juicio sin cuerpo del delito. Tan solo declaraciones personales de testigos indirectos que pudieran crear una ‘Íntima convicción’ en el juez.

Una íntima convicción
Copyright Séverine Brigeot

Nora intenta jugar a ser árbitro de la verdad

Nora es cocinera en un restaurante de Toulouse y madre de un adolescente. Su hijo recibe clases de apoyo en matemáticas de la hija mayor del señor Viguier. Ahora ella le pide a Nora que encuentre un abogado a su padre enfermo. Se va a celebrar juicio tras apelar la Fiscalía. De modo que Nora se implica para convencer al abogado Éric Dupond-Moretti de defenderle. Tras aceptar, el abogado encarga a Nora que escuche el registro de conversaciones telefónicas que disponía el juez instructor.

Apenas hay tiempo para demostrar la inocencia de Jaques. De este modo, Nora se introduce en la investigación, llegando a ser decisiva en el juicio. Su obsesión acaba por perjudicarle en su vida laboral y personal, así como va más allá de su tarea. Intenta jugar a ser árbitro de la verdad creándose una íntima convicción, dando a las escuchas valor probatorio.

Una íntima convicción
Copyright Séverine Brigeot

Que la verdad dependa de una sensación y no de la razón

El sistema judicial francés reconoce la íntima convicción del juez como una figura judicial en el proceso penal. Este concepto sirve para explicar el estado en que se encuentra un juez después de realizarse las pruebas en juicio. Su criterio es lo más parecido al libre juicio que se forma una persona con información recibida sobre un asunto. Vamos, una opinión basada en hechos. Sin embargo, su aplicación conlleva que la verdad dependa de una sensación y no de la razón. Como sucedió con el señor Viguier, profesor de Derecho en la Facultad de Toulouse.

Los medios pusieron el foco en que fuera jurista para considerar que cometió un crimen perfecto. Y la falta de pruebas materiales que demostraran su culpabilidad condujeron a la falsa creencia de la convicción personal. Una idea que Antoine Raimbault aborda en Una íntima convicción con el personaje ficticio de Nora.

Une intime conviction
Copyright Séverine Brigeot

La fantasía está en nuestra naturaleza

Antoine Raimbault, que debuta con este film, quedó fascinado por el modo en que la justicia había actuado con Viguier. Presenció el juicio oral, y allí conoció a los hijos de Jacques y Suzy. «Mamá ha desaparecido y papá está acusado de matarla«, decían. Desde ese momento, Antoine decidió retratar los miedos que el sistema constituye. Cómo el Estado podía caer en la incongruencia de sus propias reglas.

Lo que empezó siendo un documental grabando a las víctimas, ahora es un relato de ficción inspirado en el suceso. Conforme avanza la historia, la visión de Nora queda supeditada a la convicción creada a partir del material que dispone. Tiene en su poder conocer detalles que los demás no alcanzan.

Raimbault quería demostrar que la fantasía está en nuestra naturaleza porque necesitamos encontrar un culpable. Dicho de otra manera, que la verdad judicial puede basarse en Una íntima convicción.

Une intime conviction
Copyright Séverine Brigeot

Conclusión

Si los jueces condenan sin pruebas, habrán juzgado, pero no habrán impartido justicia. Porque la locución ‘in dubio pro reo’ es propia de los principios de inocencia y legalidad. Y el Estado de Derecho no puede condenar sin pruebas. De lo contrario, el sistema judicial pondría en peligro la libertad de muchas personas inocentes. En España hay multitud de casos judiciales cuyo veredicto se puso en duda por la campaña mediática de los medios.

Si has visto ‘El caso Alcásser’ recordarás la magnitud que la opinión pública puede tener en un caso judicial. Aunque las reglas sean claras, aparecen grietas en el sistema judicial. Si te gusta el thriller, entonces anota Una íntima convicción en tu lista. Es un film frenético, absorbente, con el que identificarte como ciudadano. Nora se convierte en el ojo público, pero con acceso a información privilegiada. Agradecerás haberla visto. Y que se haya hecho justicia.

Reportaje de Una íntima convicción en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí