Michael Angelo Covino, actor italoamericano, debuta como director con una cinta sobre la lealtad entre amigos, Cima a la amistad. En forma de comedia ácida, la película recupera lo mejor del cine indie estadounidense. Covino, además de dirigir y actuar, es coguionista junto a Kyle Marvin, también en escena como su mejor amigo; una pareja cómica basada en traiciones, donde siempre se cruza, ¡qué sorpresa!, una mujer. 

Es curioso que el Festival de Cannes (en la sección Un Certain Regard, 2019) decidiese exhibir en competición un largometraje típico de Sundance. Quizá esto podría ser una muestra de que el festival italiano esté dispuesto a recuperar otro tipo de cine norteamericano, o tal vez sea una simple coincidencia. En cualquier caso, Cima a la amistad retoma los códigos del cine indie de los años noventa, actualizados recientemente con directores como Noah Baumbach o el siempre presente Woody Allen. Estreno en Movistar+ el día 15 de febrero.



Cima a la amistad

Crítica de ‘Cima a la amistad’

Ficha Técnica

Título: Cima a la amistad
Título original: The Climb

Reparto:
Kyle Marvin (Kyle)
Michael Angelo Covino (Mike)
Gayle Rankin (Marissa)
Talia Balsam (Suzi)
George Wendt (Jim)
Judith Godrèche (Ava)

Año: 2019
Duración: 94 min.
País: Estados Unidos
Director: Michael Angelo Covino
Guion: Michael Angelo Covino, Kyle Marvin
Fotografía: Zach Kuperstein
Música: Jon Natchez, Martin Mabz
Género: Drama. Comedia
Distribuidor: Movistar +

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de “Cima a la amistad”

Sinopsis

Cima a la amistad es un examen hilarante y, a menudo, incómodo de la tóxica amistad de por vida de Mike y Kyle. Si bien Kyle es amable y un poco fácil de convencer, Mike es un choque de trenes que, a pesar de su afecto por Kyle, parece sabotear todas las relaciones de Kyle. Contado a través de una serie de viñetas, Kyle lucha por lidiar con el hecho de que su mejor amigo podría ser la peor persona para él. (Sony Pictures Classics)

Dónde se puede ver la película



Todo es divertido, con tal de que le suceda a otra persona

Covino refleja su ambición cinematográfica desde el principio, tan grande como para no limitarse a realizar una dirección plana; Cima a la amistad no es una mera sucesión de diálogos. En la primera escena, los dos protagonistas escalan en bicicleta una carretera de montaña en Francia y pelean porque Mike (Covino), aprovechando tener mejor condición física que su amigo, le revela a Kyle (Marvin) que ha tenido sexo con su prometida.

Esta escena, rodada en un largo plano secuencia, será un reflejo, la tónica general, del resto del filme. Una serie de capítulos irán describiendo pequeños fragmentos de sus vidas, siempre grabados en una sola toma. A partir de un guión alegre y brillante, a veces hilarante y a menudo amargo, la película avanza entre risas convencidas y chistes ingeniosos. Un drama que sabe mirar más allá del dolor, pero sin olvidarlo. 

Cima a la amistad
Copyright Topic Studios

Un recital de planos secuencia 

Actualmente, el plano secuencia está totalmente integrado en el mundo audiovisual, tanto, que se ha convertido en una herramienta fundamental para los cineastas. No obstante, dar un uso especial a este plano ya no es motivo suficiente para salir satisfecho de una sala de cine, esta técnica necesita una justificación subtextual. No todo vale. 

Si bien el plano secuencia aparece en el cine desde sus inicios, el desarrollo tecnológico ha contribuido a sacarle el máximo partido, llegando a veces a la sobreexplotación. Escenas magistrales en Boggie Nights (1997) de Paul Thomas Anderson, Hijos de los hombres (2006) de Cuarón o True Detective (2014) de Nic Pizzolatto. Y filmes completos como El arca rusa (2002) de Sokurov, Birdman (2014) de Iñárritu o, el último y oscarizado largometraje de Sam Mendes, 1917 (2019); el plano secuencia llevado hasta el Olimpo cinematográfico.

Sin embargo, Cima a la amistad da un uso diferente al plano secuencia, no busca la espectacularidad del cambio de escenario que sucede en las obras antes citadas, de hecho, pasan gran parte del tiempo en una misma habitación, sino que pretende hacernos partícipes de la historia. Aunque resulte un producto inédito, ya el director rumano Cristi Puiu dirigió en 2016 un filme con un objetivo muy similar, Sierranevada. 

Planos secuencia entre cuatro paredes, escenas que se superponen mientras la cámara sigue a un personaje, diálogos cruzados, conversaciones paralelas y elisiones temporales técnicamente impecables. 

Cima a la amistad
Copyright Topic Studios

Conclusión de “Cima a la amistad”

Cima a la amistad es una comedia ligera, un soplo de aire fresco. Se trata de siete episodios que respetan la unidad de tiempo y espacio, con interludios musicales por encima de la narrativa tradicional. Una obra delicada e insolente, nada trivial, que cuenta una historia de amistad de manera realista, divertida y muy cinematográfica, atractiva en lo visual y rítmicamente frenética.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí