Como pez fuera del agua del cineasta italiano Ricardo Millani se estrena en cines españoles el 24 de mayo con el aval de los 2 millones de espectadores que ha cosechado en el país transalpino.



Come un gatto in Tangenziale

Crítica de Como pez fuera del agua

Ficha Técnica

Título: Como pez fuera del agua
Título original: Come un gatto in Tangenziale

Reparto:
Paola Cortellesi (Mónica)
Antonio Albanese (Giovanni)
Sonia Bergamasco (Luce)
Luca Angeletti (Giulio)
Antonio D’Ausilio (Francesco)
Alice Maselli (Agnese)
Simone de Bianchi (Alessio)
Claudio Amendola (Sergio)

Año: 2017
Duración: 98 min.
País: Italia
Director: Riccardo Milani
Guion: Furio Andreotti, Giulia Calenda, Paola Cortellesi, Riccardo Milani
Fotografía: Saverio Guarna
Música: Andrea Guerra
Género: Comedia
Distribuidor: Caramel Films España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Como pez fuera del agua

Sinopsis

Giovanni (Antonio Albanese) trabaja para un prestigioso grupo de reflexión internacional que se propone reurbanizar las periferias en las ciudades italianas. Mónica (Paola Cortellesi) trabaja como cajera de un supermercardo en uno de los suburbios más poblados de Roma.

Dos mundos opuestos condenados a entenderse cuando descubren que sus correspondientes hijos adolescentes, Agnese y Alejo, se han enamorado. A pesar del inevitable rencor inicial por las diferencias sociales y prejuicios que tienen el uno respecto a la otra, Giovanni y Mónica decidirán unir sus fuerzas para intentar terminar con la historia entre sus hijos. Los dos juntos vivirán en primera persona la vida del otro, entre multicines de periferia, playas abarrotadas y reservas naturales para privilegiados.

Premios

  • Premios David di Donatello: 3 nominaciones: mejor actor, actriz y actriz sec. 2017


La hiperbólica comedia italiana y los laboratorios de pensamiento

Un think tank vendría a ser como un laboratorio de ideas o centro de pensamiento para analizar los retos de una sociedad y proponer soluciones. En Italia, como en el resto de la Unión Europea, estos grupos buscan encontrar financiación en el Consejo Europeo de Relaciones Internacionales para mejorar la vida de los ciudadanos.

En Como pez fuera del agua, el director nos presenta a Giovanni (Antonio Albanese) que trabaja para un prestigioso grupo de pensamiento italiano (un think tank), que se propone integrar a los habitantes de las periferias de las ciudades italianas con las gentes de los núcleos urbanos más acomodados.

Como pez fuera del agua

Por otro lado está Mónica (Paola Cortellesi), que se gana la vida en un centro para mayores en uno de los suburbios más poblados de Roma.

Ellos representan a dos mundos opuestos  condenados a entenderse cuando descubren que sus hijos adolescentes, Agnese y Alejo, se han enamorado. Pero a pesar del inevitable rencor muy a la italiana por las diferencias de clase social, Giovanni y Mónica decidirán unir sus fuerzas para intentar terminar con la historia entre sus hijos.

Por lo tanto, Como pez fuera del agua es un tratado sobre la hipocresía envuelto en la siempre eficaz, y a veces hiperbólica comedia italiana.

La hipocresía como juego narrativo

Riccardo Millani fundamenta su propuesta en el personaje de Giovanni. Este se dedica a pensar por los más débiles, y además le pagan por ello. Él es un tipo progresista, integrador, liberal, y en constante lucha teórica para lograr la igualdad de clases. Hasta que lo tocan lo suyo, claro.

¿Y qué es lo suyo?

Pues lo suyo es su hija adolescente. Ella, habiendo recibido el ejemplo en casa del mensaje integrador e igualitario de sus padres, no ve inconveniente en echarse como novio a un chico de color, lleno de tatuajes y de una barriada marginal de Roma.

¡Hasta aquí podíamos llegar!

Como pez fuera del agua

La vuelta de tuerca en la historia, y la mayor variante narrativa de Como pez fuera del agua, es cuando Ricardo Millani introduce al personaje de Mónica que parádojicamente también se opone a que su pequeño hijo salga con una chica de clase alta.

A partir de este momento entramos ya en zona de enredo muy a la italiana para el disfrute del espectador mientras van sucediéndose situaciones cada vez más rocambolescas.

Un eficaz libreto escrito a cuatro manos por Furio Andreotti, Giulia Calenda, Paola Cortellesi, y el propio Riccardo Millani, hacen de Como pez fuera del agua un discreto pero buen vehículo para la diversión.

Estupenda Paola Cortellesi, bien Antonio Albanese, y genial Claudio Amendola

Las interpretaciones de Paola Cortellesi y Antonio Albanese son excelentes y guardan las características propias de la idiosincrasia italiana.

Especialmente ella, refleja ese carácter franco y abierto que ya usaba la mítica Sophia Loren con su habitual desparpajo. Salvando las distancias por supuesto.

Los niños Simone de Bianchi y Alice Maselli sin embargo aparecen muy encorsetados en sus papeles.

Como pez fuera del agua

Otros personajes hilarantes son dos gemelas que comparten piso con Mónica, y el marido de esta última, interpretado por un gran Claudio Amendola, que recién salido de prisión aparece en el hogar familiar en el momento más inoportuno.

Cines de barrio versus cines de arte y ensayo

El propio cine es otro personaje secundario de la cinta. Ahí, también observamos las diferencias de clase a través de los espacios escenográficos.

Los cines que frecuenta Giovanni son los de «arte y ensayo», circunstancia que es aprovechada hábilmente por el director para cargar contra la propia crítica de cine y las películas de autor.

Sin embargo, a través del personaje de Mónica, vemos como son los cines populares de las barriadas obreras en la que la gente come, grita y disfruta de las películas sin importar demasiado el contenido.

Igualmente el cineasta refleja otras diferencias de clase. Algunas son las siguientes: distintas lugares de vacaciones o recreo, distintos coches, distinto lenguaje o distintas formas de alimentarse. Todo ello converge finalmente en la fascinación de los personajes que se atraen como polos opuestos.

Conclusión

Como pez fuera del agua cumple de sobra con todas las expectativas que una comedia debe aspirar a conseguir. Quizás demasiado endulzada en su parte final, esto no impide que la producción consiga introducir a través de la sonrisa un mensaje demoledor en cuanto a la hipocresía de ciertas élites.

Este artículo puedes leerlo también en el Blog Cine y Críticas Marcianas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí