El convento (St Agatha) es un filme de terror dirigido por Darren Lynn Bousman (Saw II, III y IV, Repo! The Genetic Opera), con guion escrito por Andy Demetrio, Shaun Fletcher, Sara Sometti Michaels y Clint Sears. Ambientada a finales de los años 50, se describen las practicas restrictivas en un convento donde se alojan jóvenes embarazadas repudiadas por sus familias.

Está protagonizada por Sabrina Kern, Carolyn Hennesy, Courtney Halverson, Seth Michaels, Trin Miller, Lindsay Seim, Shaun Fletcher, Maximus Murrah, Hannah Fierman y Wanda Morganstern. La película se estrena en España directamente en VOD a través de Movistar+ el día 21 de Agosto de 2020.



El convento

Crítica de ‘El convento’

Ficha Técnica

Título: El convento
Título original: St. Agatha

Reparto:
Sabrina Kern (Mary / Agatha)
Carolyn Hennesy (Madre superior)
Courtney Halverson (Catherine)
Seth Michaels (Padre Andrew)
Trin Miller (Paula)
Lindsay Seim (Doris)
Shaun Fletcher (Deputy Earl)
Maximus Murrah (William)
Hannah Fierman (Sarah)
Wanda Morganstern (Mujer rica)
Candy Rachor (Hermana Helen)
John Archer Lundgren (Patrón de comedor para personas sin hogar)
Myles Cranford (Doctor)

Año: 2018
Duración: 103 min.
País: Estados Unidos
Director: Darren Lynn Bousman
Guion: Andy Demetrio, Shaun Fletcher, Sara Sometti Michaels, Clint Sears
Fotografía: Joseph White
Música: Mark Sayfritz
Género: Terror
Distribuidor: Movistar

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de El convento (St Agatha) VO subtitulado en español

Sinopsis

Georgia, 1957. Mary se ha quedado embarazada, y su entorno se cae a pedazos: su padre es un alcohólico y su novio no puede ayudarle ni a ella ni al bebé. El único refugio es el convento del pueblo. Pronto descubriremos el terror que se esconde detrás de los hábitos, en un lugar regido por estrictas normas, dispuestas para explotar las vulnerabilidades de las jóvenes monjas.



Un nunsploitation descafeinado

Fue en los años 70, cuando dentro del cine de explotación de la Serie B, surgió un subgénero denominado nunsploitation. En ese tipo de películas, se usaba la iconografía católica y eclesiástica como elemento transgresor, colocando a monjas y sacerdotes ante situaciones amorales relacionadas con el sexo y la violencia. Cineastas tan iconoclastas como Ken Russell o el español Jess Franco, hicieron sus pinitos en este morboso subgénero que también tuvo su auge entre muchos cineastas alternativos italianos como Domenico Paolella.

En cierta manera, El convento (St Agatha), retoma parte del espíritu de aquel cine, combinándolo con el cine carcelario y el cine de institutos. Pero vivimos otros tiempos. Si en los 70 existía una necesidad vital de quebrantamiento hacia todo lo establecido, en la actualidad, con un sistema aparentemente ya quebrado, el arte y el cine viven una etapa donde la falsa transgresión se mide a base de likes en redes sociales, sin olvidar nunca la amenazante guadaña de la censura hacia lo políticamente incorrecto.

De ese modo, el exploitation de El convento (St Agatha) evade la sexualidad implícita al género, concentrándose en la tortura física y psicológica de las monjas hacia las internas. En ese sentido, la película se acerca más al cine de terror, que también tiene especial predilección por los ambientes religiosos como foco de muchas de sus historias, una de las más recientes, La monja (Corin Hardy, 2018), terror pulp al servicio de la diversión.

El convento (St Agatha)
Fotos de IMDB

El convento es una cárcel de mujeres

Sin embargo, El convento (St Agatha) tampoco puede considerarse como una película de terror puro. Apuesta más por el suspense y por crear una sensación de desasosiego a través de ese contexto de represión. No importa tanto el entorno moral y religioso como transformar el convento en una cárcel de mujeres. El director, Darren Lynn Bousman, consigue momentos brillantes en la puesta en escena, con algunos buenos momentos de tensión y otros francamente desagradables (en especial dos que tienen que ver con la comida).

Pero no es suficiente. La inserción de constantes flashbacks explicativos que no aportan demasiado al conjunto, van lastrando el ritmo de la película. Tampoco la historia termina de fluir, existen demasiadas cortapisas que la alejan de ese cine exploitation del que es deudora y, en lo visual, Bousman se distancia deliberadamente del gore que exhibió dirigiendo algunas de las secuelas de Saw. Es como si se buscara a un público más amplio con un producto que termina perdiendo su esencia por el camino.

El título original alude a Santa Ágata, Águeda de Catania, una virgen y mártir del siglo III, que tras negarse a mantener relaciones sexuales con un hombre, éste obligó a que la torturaran y le cortaran los senos. No te preocupes, tampoco hay ni rastro de esto en la película, y la posible reivindicación feminista al escoger este personaje también es bastante superflua.

El convento (St Agatha)
Fotos de IMDB

Conclusión de ‘El convento (St Agatha)’

El convento (St Agatha) es un film adscrito dentro del género de terror con influencia del nunsploitation de los años 70, dirigido por Darren Lynn Bousman. En realidad, apuesta más por un suspense atmosférico que toma la iconografía cristiana como simbología de la represión moral de una época. La banda sonora compuesta por Mark Sayfritz, homenajea claramente al leit motiv de Suspiria (Dario Argento, 1977), con la que la película establece un diálogo interno no siempre correspondido.

Es un film irregular, con una buena puesta en escena y una fotografía de Joseph White, en exceso preciosista, lo que contrasta con la ambientación opresora y asfixiante que se busca. Tiene algunos buenos momentos (cuando la película se pone macabra funciona) y destacan las interpretaciones de Sabrina Kern y Carolyn Hennesy, pero al final queda la sensación de que la película se queda a medio camino de muchas cosas, tanto en lo formal como en lo temático.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí