Colada es un cortometraje escrito y dirigido por Ibon Hernando y protagonizado por Teresa Grau y Clara Navarro. Ganador de varios galardones como el primer premio en la tercera edición del concurso audiovisual DIVERSIA y el segundo premio como Mejor Cortometraje Nacional en el Festival Corto Cortismo, Colada ha aterrizado en multitud de festivales. Destacan el XVII Festival nacional de cortometrajes SILES CINEMA 2021 y numerosos festivales de temática LGTBI a escala internacional. Colada también ha conseguido la merecida nominación para su director en los Premios Fugaz y está a la espera de saber si formará parte de la preselección para los premios Goya tras presentar candidatura.



Colada

Crítica de ‘Colada’

Título: Colada
Título original: Colada

Reparto:
Teresa Grau (María)
Clara Navarro (Susana)
Alejandra González Sevares (Ainara)
Alfons Nieto (Ander)

Año: 2020
Duración: 9 min.
País: España
Director: Ibon Hernando
Guion: Ibon Hernando
Fotografía: José Miguel Guijarro
Música: Maese César
Género: Romance
Productora: Claqueta Blanca
Distribuidor: Line Up

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Colada’

Sinopsis

María está totalmente colada por su vecina Susana. Quiere conquistarla, pero solo coincide con ella en el rellano, donde tienden la colada.



Colada: música, dos rostros y un amor

En su debut como director, Ibon Hernando nos ofrece un cortometraje impregnado de dulzura, con ciertos toques de comedia y de una belleza audiovisual hipnotizante. Imposible escoger el ingrediente más sabroso. Fotografía, música, interpretaciones y dirección derrochan talento y una aparente naturalidad que, si nos fijamos bien, ha sido ejecutada con precisión. Así, estos elementos encajan entre sí, respetando los tiempos de cada uno y otorgando el protagonismo que todos merecen. Como guinda del pastel, los planos detalle nos permiten regodearnos en el disfrute, haciéndonos partícipes de este amor… ¿platónico?

Maese César, con su banda sonora, aporta la personalidad de Colada. Las emociones son comprendidas y reflejadas no solo por la interpretación de sus protagonistas, sino también por la música de un modo contundente. Acompañando en todo momento la narración sin diálogos, se convierte en protagonista transmitiéndonos impaciencia, emoción, desilusión, intriga… Incluso sensaciones tan complejas de transmitir como esas mariposas en el estómago que todos hemos sentido alguna vez. Ese vuelco al corazón ante el ser idolatrado está perfectamente representado con una música emotiva, intensa y tenaz.

Colada cortometraje
Copyright Line Up

Química silenciosa

Del mismo modo nos topamos con unas interpretaciones frescas por parte de sus dos protagonistas. Especialmente Teresa Grau, cuyo personaje nos presta su punto de vista, consigue transportarnos a ese amor similar que todos hemos sentido alguna vez. Ese vaivén de emociones contradictorias, esa esperanza aniquilada en un instante y recuperada al siguiente, ese soñar. Disfrutamos del nerviosismo previo al encuentro “casual”. Compartimos esas pequeñas locuras que todos hemos cometido en favor de nuestro ser amado.

Como figura de devoción platónica tenemos a Clara Navarro. La actriz se muestra sensual de un modo cotidiano, con un ápice de misterio muy bien jugado a través de la sutileza de sus gestos y sus enormes ojos avivados a cada sonrisa. Ambas, a pesar de apenas cruzar miradas, desprenden una química cómoda que nos invita a emocionarnos en cada instante que comparten plano. Sin duda encajan, vistiendo este cortometraje de color y ternura.

Teresa Grau, Clara Navarro
Copyright Line Up

Sin batallas, solo amor

LGTBI, ya convertido en un subgénero, se puede comprender como una temática en concreto. Lo bello de Colada es que, pese a su clara intención, no lo convierte en el epicentro, es tratado con la naturalidad con la que deberían tocarlo todas las producciones. Sin ánimo reivindicativo o crítico, la orientación sexual de sus protagonistas es solo un dato más, como lo puede ser el hecho de que sean vecinas. Ambos detalles juegan el mismo papel a la hora de facilitar el camino de la enamorada para llegar a su amada. Esto otorga un aire desenfadado, dejando a un lado el campo de batalla en el que a veces deben librar su lucha, por desgracia, aún en la actualidad. Así, permite al espectador disfrutar de un modo tierno de Colada, quedando esta historia de amor en nuestras retinas incluso finalizado el visionado. Sin distracciones, solo nuestro disfrute.

Colada
Copyright Line Up

Conclusión de ‘Colada’

Ibon Hernando ha puesto toda la carne en el asador. Colada era una apuesta arriesgada. Un director novel, una temática a veces delicada, sin diálogos que allanen el terreno y un escenario de apenas unos pocos metros cuadrados. El resultado es incluso mejor de lo imaginado para quien conozca sus ingredientes previamente. Sin florituras, directo al grano y explotando al máximo los puntos fuertes anteriormente mencionados. Colada es belleza, naturalidad y talento segundo a segundo hasta finalizar sus nueve minutos y medio de metraje. Vale la pena repetir visionado y concentrarse en su música, sus planos detalle y sus interpretaciones. Colada abraza con calidez al espectador, le hace sentir cómodo, ilusionado y emocionado. Algo que, a menudo, todos necesitamos.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí