Hoy vengo a contarles una de fiambres (redoble de charles y platillo). Por favor, no disparen al pianista: y ahora… dame la salida, Johnny. No, ahora en serio, probablemente la comedia es el género cinematográfico al que más respeto tengo del séptimo arte. Groucho Marx en sus memorias ya lo decía: hacer llorar es fácil, lo difícil es hacer reír. Puede que por fin, en la sutileza de lo mundano se encuentre la comedia española a la que deberíamos encaminarnos; sí, en ser crueles, pero con cariño; como hacen los Coen. Y parece que esto Sonia Madrid lo lleva impreso a fuego, y que María Guerra, va a dar mucha guerra (insisto, por favor. No disparen al pianista, solo a mí). Procedamos al análisis del cortometraje Viudas (2018).



Cortometraje Viudas 

Crítica del cortometraje Viudas 

Ficha Técnica

Título: Viudas
Título original: Viudas

Reparto:
Javier Tolosa (Alvaro)
Cristina Alcázar (Julia)
Raquel Pérez (Susana)
Ika de Mo (Teresa)

Año: 2018
Duración: 13 min.
País: España
Director: María Guerra
Guion: Sonia Madrid
Fotografía: Luis Fuentes
Música: Rubén Villadangos
Género: comedia
Productoras: The Other Film Production, Filmakers Monkeys, Producciones Unavez
Distribuidor: Selected Films

Tráiler del cortometraje Viudas

Sinopsis

Tras la repentina muerte de Álvaro, Julia «su viuda», vela el cuerpo en el domicilio conyugal. Es sorprendida por una visita poco grata. Susana «su viuda», viene con la legítima intención de despedirse de él. (Selected Films)

Premios del cortometraje Viudas

  • Mejor actriz Raquel Pérez. Festival Plasencia Encorto
  • Premio de Castilla y León. Semana de Cine de Medina del Campo
  • Premio del público. Larga vida al corto – Fundación Caja de Burgos
  • Premio del público. Certamen de Cortos Villa de Errenteria


Engañando desde el primer segundo desde el clasicismo

Gol por la escuadra diría yo, porque en ese plano secuencia de presentación, estático, a través de un pasillo, donde el aire de lo dramático se ha impregnado tantas veces en el cine español, cala muy hondo. Hasta el punto de que uno se piensa que está viendo un drama, que era de lo que yo pensaba que iba esto: craso error.

Y es que en el momento en el que Cristina Alcázar suelta ese: «Hijo de puta». (No, no cuenta como spoiler, no me seáis críos, madurad) y la cámara panea hacia Javier Tolosa, ya nos damos cuenta de que nos la han colado, pero bien, bien colada.

cortometraje Viudas
Fotos de Selected Films

Lo que más impresiona es su excelente factura técnica, con una fotografía soberbia de Luis Fuentes, así como el clasicismo técnico que impregna toda la propuesta, con una cámara que se acerca discretamente, con suavidad, siguiendo a sus personajes, sin ninguna clase de gratuidad y favoreciendo la labor de Alcázar y Raquel Pérez, que tienen una química bestial. Ambas están magníficas.

Un clasicismo que no puedo evitar que me recuerde al Wilder de «El Apartamento» (1960), y un aroma berlangiano de «El Verdugo» (1963) que me resulta muy agradable a la vista.

Un mensaje discretamente implantado

¿Es lícito reírse de todo? ¿Absolutamente de todo? Da la sensación de que esta es la tesis que el cortometraje Viudas, desde el texto de Sonia Madrid, está intentando defender en todo momento: ¿quién tiene la potestad para impedir a alguien reírse de algo? ¿O de alguien? ¿O de cualquier cosa?

Cuando el personaje de Susana (Raquel Pérez), pregunta al de Julia (Cristina Alcázar) que de qué se ha reído Álvaro, ella ha empezado a reírse, pero en cuanto ve que esto duele a Julia, se autocensura al instante; en ningún momento sabemos de qué se estaba riendo Álvaro (Javier Tolosa) de Julia. Ni falta que hace.

Es ese mecanismo de la sociedad actual del siglo XXI, del bramido de la indignación, y de la ofensa que late recalcitrante en el pecho del ciudadano de a pie, y que ya denunció tan estupendamente Arévalo en su anuncio de Campofrío (que me detengan por vocero), de este pasado año.

Cortometraje Viudas
Fotos de Selected Films

¿Existen los límites del humor? Preguntó David Broncano en su famoso vídeo de Youtube, en el que explicaba que no, que el humor no podía tener límites, ofendiese a quién ofendiese, y da la sensación de que este es el tema que quieren plantear (no puedo decir mucho más a falta de spoilers), haciendo gala de cómo darle la vuelta a sus protagonistas, ahondando en la superficialidad de sus personas, en su fachada casi inhumana y en el solipsismo al que nos tienen aprisionadas las redes sociales. Para al final que nos percatemos como espectadores, de cuánto nos gusta señalar, y de qué poco nos gusta reconocer nuestros errores. El concepto que están buscando en sus cabecitas, se denomina hipocresía.

Conclusión

Viudas no es un ejercicio de estilo, es un señor cortometraje, que hay quien lo tachará de no matarse en su planteamiento, de simplón, y de que es un mero vehículo de lucimiento para sus dos protagonistas: discrepo totalmente.

Es una comedia, muy ingeniosa (más que muchas comedias que se denominan comedias, valga la re-redundancia), con tres actores estupendamente dirigidos, con una directora con una visión fílmica exquisita, un director de fotografía sobresaliente y una guionista que debería seguir explorando esta temática más a fondo, sin abandonar la sutileza en su escritura, y el cruel humor negro que tan bien maneja, sin caer en una burda sofistificación de lo que se quiere contar.

Este tándem el de Guerra-Madrid, si es que continúan colaborando, va a dar mucho de qué hablar, se lo aseguro.

Guerreros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí