Crítica de “Escalofrío” dirigida por Bill Paxton

Escalofrío (2001) o como a mí me gusta llamarla “¿Locura divina?“, es un genial thriller de suspense estadounidense protagonizado y dirigido por el tristemente fallecido Bill Paxton, acompañado en el reparto principal por Matthew McConaughey.

Aviso para mis queridos navegantes, bajo mi inmodesta opinión, estamos ante una cuasi obra maestra de suspense, intriga, terror, o llámenla como quieran, que toca temas como la religión, la infancia, la familia, los demonios, los ángeles, la fe and so on…

No creo que tenga nada que envidiarle a cintas míticas como Al final de la escalera (1980) o El resplandor (1980) pero eso sí, veámosla como lo que es, una película. Intentar sacar dobles lecturas para criticar a la religión, la fe o la falta de ella, o a la misma iglesia como tal, pienso que es anacrónico e incluso maniqueísta y, lo más importante, en ningún momento creo que fuese esa la intención del director.

Simplemente estamos ante una cinta diferente, aclamada por la crítica y elogiada por desconocidos como King, Cameron o Raimi, que no sé si por mala suerte, por mala distribución (¿Lions Gate?), o por mala leche del personal, pasó casi inadvertida para el mundo del salón oscuro y aún hoy en día, qué lástima, siguen existiendo muchos aficionados al cine que la desconocen e incluso la confunden, ya que sus escasas apariciones por las televisiones generalistas, sin previo anuncio o a horas altamente intempestivas tampoco ayudaron a su difusión.

Con exiguo presupuesto y una recaudación para cubrir gastos, Escalofrío en sus noventa y pocos minutos os atrapará, os sacudirá, os impactará e incluso os obligará a pensar una vez terminada la cinta, y con suerte os moveréis  menos del sofá que los ojos de Espinete como fue mi caso; “alea jacta est” queridos navegantes.



Escalofrío

Crítica de Escalofrío

Ficha Técnica

Título: Escalofrío
Título original: Frailty

Reparto:
Bill Paxton (Dad Meiks)
Matthew McConaughey (Adam Meiks)
Powers Boothe (Agente del FBI Wesley Doyle)
Matt O’Leary (Joven Fenton)
Jeremy Sumpter (Joven Adam)
Derk Cheetwood (Agente Griffin Hull)
Cynthia Ettinger (Cynthia Harbridge)

Año: 2001
Duración: 97 min.
País: Estados Unidos
Director: Bill Paxton
Guion: Brent Hanley
Fotografía: Bill Butler
Música: Brian Tyler
Género: Terror. Thriller
Distribuidor: Filmax

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Sinopsis

Un hombre, Fenton Meiks (Matthew McConaughey) se presenta en las oficinas del agente Doyle (Powers Boothe), encargado de la búsqueda de un famoso asesino en serie conocido como “La mano de Dios”  y asegura que conoce la identidad del famoso criminal, su hermano Adam, el cual se suicidó tras cometer los últimos crímenes.

El agente Doyle, casi a regañadientes, se dispone a escuchar una historia familiar con el padre de los hermanos (Bill Paxton) como personaje clave de la historia.

Y hasta aquí puedo leer…, pero tranquilos que reconozco que es demasiada poca información para que os entre el gusanillo de la duda (¿la veo, no la veo?). En la conclusión  y en el spoiler, hoy más necesario que nunca, aportaré datos relevantes,  ante dudas metódicas que he leído y que creo que no tienen ni pies ni cabeza.

Premios

  • National Board of Review: Premio mención especial (2002)


Actores/Director

El padre creyente/Sr. Meiks (Bill Paxton), actor tejano fallecido joven el pasado año, ya venía de éxitos como Twister (1996) y Titanic (1997), aunque para mí el mejor papel de su vida lo hizo en la infravalorada Un plan sencillo (1998) del amigo Raimi.

Como actor, muy correcto, nunca fue Marlon Brando; como director, “Excepcional” en esta su ópera prima, desde el primer segundo hasta el segundo final nos agarra como un titán y no nos suelta, nos da y nos quita, nos enseña y nos esconde, nos lo pone claro y nos lo vuelve oscuro, bendito guion que en ningún lugar he encontrado si era adaptado o no, ¿ y que más da, verdad ?.

Escalofrío

El hijo incrédulo/Fenton (Matthew McConaughey), el nuevo Paul Newman por entonces, que venía de la taquillera Contact (1997), buen actor, mejor cuerpo. Muy bien en su papel de narrador de la historia frente al sorprendido agente, alfa y omega de la cinta, él la comienza y él la termina, y cómo la termina. A pesar de su excelente actuación, el que quiera disfrutar a fondo de Matthew que visione Killer Joe (2011) y vamos que nos vamos.

Termino con una mención especial para los dos niños que interpretan de escándalo a los hermanos Meiks en su infancia, Fenton y Adam, los verdaderos protagonistas de la cinta, Matthew O,Leary y Jeremy Sumpter.

Sin ellos no habría película, o sí, pero diferente…; solicito premio especial para el director de reparto, no sé si el bueno de Bill intervino, pero me habría gustado.

Del agente Doyle (Powers Boothe), tejano como Bill y Matthew, y fallecido como Bill también el pasado año, nada que objetar, siempre está bien, como bueno, como malo, como actor principal, como actor de reparto, en series de televisión y en obras de teatro. Descanse en paz.

Conclusión

Preparen la batidora y a mezclar; Un religioso y amante padre de familia que recibe el encargo divino a través de unos ángeles más cutres que los muñecos de Pablo Motos, de dedicarse a eliminar demonios que le llegan por inspiración divina mientras está arreglando en el taller los bajos de un coche, los pasa a una lista, y a tachar nombres.

Como ayuda unos guantes, un tubo (niple para los que entendemos), un hacha y la ayuda divina para que nadie lo descubra mientras lleva a cabo sus misiones.

Como asistencia complementaria, sus dos vástagos: el mayor ( Fenton el incrédulo) y el menor ( Adam el creyente).

Con esto, ustedes dirán si yo les estoy recomendando una película seria o cualquier segunda parte de un film de Jim Carrey o algún español que por respeto prefiero no nombrar.

Pues sí, queridos navegantes, película más seria que un entierro, aunque el padre parezca tener menos cables que un globo. Deposita sus manos en el demonio y ve los actos impuros que ha cometido y a su hijo Adam, el creyente, le pasa lo mismo, bendito don familiar.

La locura en su grado máximo de expresión, el fanatismo religioso en su mayor apogeo o una lista de depravados tan real como la vida misma forman un triángulo más peligroso que el de Las Bermudas donde todo reside en una sola cosa, creer o no creer, ahí está el dilema.

Jardín de rosas convertido en cementerio de demonios, agente de policía cuya madre fue asesinada por un criminal sin capturar, padre creyente que salva la vida de su hijo aun sabiendo lo que va a traer consigo, y un sinfín de detalles que me llevaría horas en desvelar, solo un pequeño apunte, qué pesadez de Fenton con la madrecita asesinada del agente del FBI y hasta aquí ahora sí que sí puedo leer.

Como me imagino que ya han batido y mezclado, les apunto que todo va a dar un giro de 180 grados, que nada es lo que parece o yo no me molestaría en molestaros, que ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos y que tengan suerte y no estén apuntados en la lista de papá Meiks o uno de sus hijos.

“Enhorabuena y Bienvenidos al espectáculo”.

Spoiler

Spoiler

Versión A y correcta: El don que tienen el padre y Adam es real, las listas de los demonios son de asesinos, pederastas, violadores…  Pero el asesino en serie que buscan llamado “La mano de Dios” no es Adam, sino Fenton, el incrédulo que mata a personas inocentes como mató a su padre, aun sabiendo este el futuro que le esperaba con su hijo. ¿Pero si Fenton está con el inocente agente del FBI ? El que está es Adam que ya ha acabado con su hermano Fenton y le queda un último nombre en su lista, alguien que mató a su propia madre ¿ se imaginan quién ? Adam el creyente (Matthew McConaughey) que se hacía pasar por Fenton es ahora un sheriff felizmente casado con una religiosa y creyente mujer en estado de buena esperanza. La lista de Adam se ha terminado.

Versión B de paranoicos: El padre está loco, el hijo creyente está loco también y sigue los pasos del padre y el hijo incrédulo está loco también  y se dedica a la feliz tarea de convertirse en asesino en serie de inocentes. Joder, con tal de ir contra la religión y la fe, somos capaces de convertir a Heidi en La Huérfana del amigo Collet-Serra. Que esto es una película de ficción señores y la versión b no es capaz de escribirla ni Tarantino.

CALIFICACIÓN: 8/10

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 1 Average: 4]
Miguel Ángel Santos Isidoro

“Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo”

Miguel Ángel Santos Isidoro

"Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This