Crítica Sonata de Otoño (Höstsonaten), una película de Ingmar Bergman

Sonata de Otoño es una película escrita y dirigida por el legendario cineasta sueco Ingmar Bergman en 1978. Está protagonizada por Ingrid Bergman y Liv Ullmann (quien solía colaborar con el director). Ganó el premio de Mejor Película Extranjera en su correspondiente edición de los Globos de Oro. Optó a las estatuillas de Mejor Actriz (para Ingrid Bergman) y Mejor Guión Original en la ceremonia de los Oscar de 1979, aunque finalmente no ganó ninguno. Para muchos, esta obra se encuentra entre las mejores de Ingmar Bergman.



Sonata de Otoño

Crítica de Sonata de Otoño

Ficha Técnica

Título: Sonata de otoño
Título original: Höstsonaten

Reparto:
Ingrid Bergman (Charlotte Andergast)
Liv Ullmann (Eva)
Lena Nyman (Helena)
Halvar Björk (Viktor)
Marianne Aminoff (Secretaria privada de charlotte)
Arne Bang-Hansen (Tio Otto)
Gunnar Björnstrand (Paul)
Erland Josephson (Josef)
Georg Løkkeberg (Leonardo)
Mimi Pollak (Instructora de Piano)
Linn Ullmann (Eva de niña)

Año: 1978
Duración: 99 min.
País: Alemania
Director: Ingmar Bergman
Guion: Ingmar Bergman
Fotografía: Sven Nykvist
Música: Georg Friedrich Händel, Georg Friedrich Händel
Género: Drama psicológico
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Donde comprar la película

Oferta
Sonata De Otoño [Blu-ray]
  • Vertice Cine S.L.U. (03/21/2012)
  • Blu-ray, Control parental recomendado
  • Tiempo de ejecución: 92 minutos
  • Liv Ullman, Ingrid Bergman, Lena Nyman
  • Castellano, Inglés

Sinopsis

Charlotte tuvo dos hijas. Helena se encuentra incapacitada y Eva cuida de ella junto a su esposo, Viktor. Hace mucho tiempo que Eva abandonó a ambas para dedicarse de lleno a su gran pasión, el piano. Ahora, después de siete años de ausencia y una fama cultivada a nivel internacional como pianista, Eva volverá a reencontrarse con sus hijas en una situación que no será grata para ninguna de ellas.

Un viejo amigo de Charlotte ha muerto y Eva, que se mueve entre el rencor y la nostalgia hacia su madre, avisa a Eva para que vuelva. Así lo hace. Lo primero que ve la madre al llegar es que, al contrario de lo que pensaba, Helena está en casa de Eva y no en una clínica como ella creía. Con esta oportunidad surge el primero de una larga serie de encontronazos entre madre e hija. Los reproches y los recuerdos ahogan cualquier intención previa de reconciliación y Eva acaba marchándose de nuevo. (Sensacine)

Premios

  • 2 nominaciones al Oscar: Mejor actriz (Ingrid Bergman), guión original. 1978
  • Globos de oro: Mejor película extranjera. 1978
  • Premios David di Donatello: Mejor actriz extranjera (Liv Ullmann e Ingrid Bergman). 1978
  • Premios César: Nominada a mejor película extranjera. 1978
  • Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor actriz (Ingrid Bergman). 3 nominacion. 1978


Menos es más

Sonata de Otoño es un filme (¿casi?teatral. Su trama se desenvuelve mediante el uso continuo del diálogo. Apenas hay cuatro intérpretes en una sola localización concreta. Este tipo de películas son un arma de doble filo. Por una parte, hay una gran posibilidad de que resulte aburrida y monótona; no obstante, en el caso de que se haga bien, se pueden obtener obras maestras únicas, que guardan un mérito mucho mayor que cintas más convencionales.

Su éxito reside en la calidad del diálogo, las implicaciones de la historia, la sobria dirección y la arrolladora potencia dramática de las actrices. La película puede resumirse perfectamente con la frase previa. Estamos ante una de esas piezas capaces de demostrarnos que no es necesario demasiado dinero para atrapar al espectador.

Directa al corazón del espectador

Los detractores de Ingmar Bergman siempre le han acusado de ser demasiado “metafórico“, “ininteligible” o “indescifrable“. Bien, pues en esta ocasión es todo lo contrario. El guion es cristalino como el agua y contundente como una locomotora. Abandona las sutilezas por un mensaje que no se esconde, sino que quiere ser oído alto y claro.

Sonata de Otoño 

Ver Sonata de Otoño no es una experiencia amena o agradable. Es un filme agresivo y muy duro de ver. Apenas hay música. Habrá muchos (muchísimos) que no salgan contentos de la experiencia, quizás hasta no quieran volver a verla… y ahí reside uno de los testimonios que afirman su grandeza. En la vida, enfrentarse contra ciertos tópicos es incómodo, sí, pero también necesario. Y si una película es capaz de dejarte tan impactado y reflexivo de forma totalmente intencionada, sabes que ha hecho un trabajo impecable.

Interpretaciones que dan vida a un guion magistral

Ingrid Bergman y Liv Ullmann, han dejado su huella en la historia del cine. Nos han ofrecido dos de las actuaciones más intensas y reales de todos los tiempos. El duelo interpretativo no para de crecer y crecer, superándose ambas con cada nuevo diálogo que ofrecen. Es gracias a ellas que el filme alcance su máximo potencial y se termine de confirmar como uno de los mejores jamás rodados, bajo mi punto de vista. Sin la ayuda de ambas, la película acabaría coja a pesar de su fabuloso guion.

Cada frase, cada monólogo, cada revelación y cada posterior consecuencia de todo lo mencionado dan forma a una historia que es contada de forma simple, pero detrás guarda un sinfín de matices increíblemente complejos. Además, Ingmar Bergman saca a relucir lo mejor de sus actrices y guion. Sabe cómo imprimir el drama con esos primeros planos de gran intimidad y poder emotivo.

Me impresiona cómo, con tan poco, se habla de tantas cosas. Personas infelices, aprisionadas y atormentadas que han transmitido (¿sin querer?) esa agonía a las generaciones siguientes, a sus familiares y amigos. Sentimientos y libertades reprimidas chocan, sin caer en lo lacrimógeno o exagerado. El filme muestra que la figura materna es esencial y, de no ser llevada correctamente, puede traer terribles efectos en otras personas. Puede que sea mediante consecuencias físicas. Quizás sean consecuencias psicológicas. Lo que importa es que hay un precio que los inocentes pagarán.

Al final, el perdón es vital. Sin embargo, el filme nos deja con una nota de ambigüedad respecto de la culpa y la responsabilidad… para que saquemos nuestras propias conclusiones.

Aspectos mejorables

Sonata de Otoño no es una película “perfecta“. Algunas subtramas se dejan abiertas sin suficiente propósito o explicación. Ciertos personajes (como el marido) no poseen un arco argumental definido. A veces, el diálogo es excesivo en detalles poco o nada relevantes (esto solo ocurre, a mi ver, al principio de la cinta).

Sonata de Otoño 

Su aire teatral y cargado de conversaciones será difícil de tragar para gran parte de los espectadores… pero estas minucias no son capaces de empequeñecer una cinta tan redonda que acapara una cantidad tan vasta de detalles, cuyas “limitaciones” y “carencia de medios” (probablemente autoimpuestas voluntariamente, de buena gana) no hacen más que ensalzarla y darle una mayor sensación de obra maestra al conjunto final.

¿Por qué Ingmar Bergman? ¿Por qué ahora?

La razón que ha llevado a un servidor a escribir acerca de Sonata de Otoño es simple. Cuando una persona quiere ampliar su conocimiento sobre el mundo del cine con el objetivo de saborear nuevas experiencias; si estás en busca aquellas pequeñas joyas poco conocidas por el público general; en fin, cuando uno anhela cine de calidad es inevitable encontrarse, tarde o temprano, con la figura de Ingmar Bergman.

Nos hallamos en una buena época para que los novatos descubramos su legado: durante los dos próximos meses, varias películas dirigidas por él serán proyectadas semanalmente en varios cines de España (para más información sugiero comprobar las respectivas carteleras, o visitar la página web Filmaffinity). Creo que es una gran oportunidad para todo amante del séptimo arte y deberíamos aprovecharla.

Conclusión

Sonata de Otoño es un gran filme de Ingmar Bergman, pero no apto para todos los públicos. Todo aquel que se atreva a empaparse en su obra debe estar preparado para una experiencia desgarradora; pero esta palidecerá en comparación con la recompensa de haber presenciado una muestra de semejante talento.

Creo firmemente que estamos ante una de las más grandes producciones de cine europeas.

CALIFICACIÓN: 9/10

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Estudio comunicación audiovisual en la Universidad de Málaga. Me gusta dar mi opinión acerca de las cosas que amo: el cine, las series de televisión, los cómics y el manga. A la hora de juzgar una obra me guio por la satisfacción personal y los sentimientos sinceros que esta me ha transmitido. Si piensas que no estoy muy espabilado… tienes toda la razón, colega.

Alex del Arco

Estudio comunicación audiovisual en la Universidad de Málaga. Me gusta dar mi opinión acerca de las cosas que amo: el cine, las series de televisión, los cómics y el manga. A la hora de juzgar una obra me guio por la satisfacción personal y los sentimientos sinceros que esta me ha transmitido. Si piensas que no estoy muy espabilado... tienes toda la razón, colega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *