Demi Lovato: Dancing with the devil (Bailando con el demonio) es una miniserie documental de cuatro partes, estrenada en YouTube Originals. Se centra en la carrera de Demi Lovato y fue estrenada a finales de marzo, coincidiendo con el lanzamiento del disco de la cantante que lleva el mismo título del documental.

El documental no pasaría de ser un recurso de marketing, como podría sospechar el espectador. Sin embargo, se diferencia de otros (como los estrenados por Ariana Grande o Taylor Swift) que no sigue a la protagonista en su trabajo, esto es, no hay un detrás de cámaras en los conciertos ni grabaciones en el estudio. Lo singular de Demi Lovato: Dancing with the devil (y que ha dado mucho de qué hablar en los EEUU hasta hoy) es que es una crónica de una persona adicta y herida por los traumas de su pasado y presente.



Demi Lovato: Dancing with the devil

Crítica de ‘Demi Lovato: Dancing with the devil’

Ficha Técnica

Título: Demi Lovato: Dancing with the Devil
Título original: Demi Lovato: Dancing with the Devil

Reparto:
Demi Lovato
Matthew Scott Montgomery
Charles Cook
Dianna De La Garza
Eddie De La Garza
Madison De La Garza
Jordan Jackson
Max Lea
Dallas Lovato
Glenn Nordlinger
Sirah, Dani Vitale
Scooter Braun
Elton John
Christina Aguilera

Año: 2021
Duración: 80 min.
País: Estados Unidos
Director: Michael D. Ratner
Guion: Michael D. Ratner
Fotografía: Arlene Nelson, Michael Dwyer, Ariel Grandoli, Arlen Konopaki, Benjamin Rutkowski
Música: Joe Yan
Género: Documental
Distribuidor: YouTube Originals

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Demi Lovato: Dancing with the Devil’

Sinopsis

Demi Lovato no se guarda nada en esta poderosa serie documental de cuatro partes que explora todos los aspectos que la llevaron a su sobredosis casi fatal en 2018, y sus despertares después. El director Michael D. Ratner tiene un acceso sin precedentes al viaje personal y musical de la superestrella durante el momento más difícil de su vida mientras descubre sus traumas anteriores y descubre la importancia de su salud física, emocional y mental. Mucho más profundo que una mirada al interior más allá de la superficie de la celebridad, este es un retrato íntimo de la adicción y el proceso de curación y empoderamiento.

Dónde se puede ver la serie



El documental

Demi Lovato: Dancing with the devil está dirigido por Michael D. Ratner. Los cuatro episodios de 20 minutos cada uno llevan por título Losing control (perdiendo el control), 5 minutes from death (a 5 minutos de la muerte), Reclaiming power (reclamando el poder) y Rebirthing (renacer). Los títulos de cada episodio anuncian al espectador que el contenido es sensible y hay advertencias, al inicio de cada uno, sobre los temas que pueden desencadenar algún malestar.

El documental cuenta con las declaraciones de Lovato, su hermana Dallas Lovato y Madison de la Garza, su madre Dianna de la Garza y su padrastro Eddie de la Garza. También hablan el manager actual de la cantante Scooter Braun, amistades, asistentes, jefes de seguridad, Christina Aguilera y Elton John, que son presentados como “mentores” de Lovato.

También hay imágenes de archivo de la cantante, aquellas personales grabados con su teléfono móvil, y otras tomadas de los medios de comunicación referentes a su  participación en la serie de Disney Camp Rock, alfombras rojas y del hospital donde estuvo internada.

En un principio se proyectó Demi Lovato: Dancing with the devil  como una continuación del proyecto  Demi Lovato: Simply Complicated del 2018, que se estrenó en Youtube Premium, pero quedó interrumpido por la sobredosis de la cantante. En el 2020, Demi Lovato afirmó que estaba trabajando en un nuevo documental para esclarecer lo sucedido, además de servir como “acompañamiento” a su nuevo proyecto musical.

Demi Lovato

El demonio de Demi Lovato

Se puede decir que Demi Lovato: Dancing with the devil es autobiográfico. Pero el tema principal es aun mayor, que se entrelazan y se alimentan mutuamente: la adicción (a las drogas) y el trauma. Así que podría hablarse, metafóricamente, de un gran demonio que resume su vida, de la que se nutre la prensa sensacionalista, la que saca provecho la industria musical, y de la que juzga con ignorancia el espectador.

La sobredosis en el 2018 es el punto de partida, aunque las causas son sutiles y se van presentando en el primer episodio: Losing control. No solo la industria musical surge como la gran villana por el exceso de control a la artista, todo en aras del dinero y del provecho de los conciertos; sino de algunos traumas que ya cargaba la cantante y de la que poco recibía apoyo. Esa ausencia de compasión (incluso de Demi hacia sí misma), la falta de empatía y la incapacidad para buscar ayuda terapeutica, desencadenaría las consecuencias del abuso y mezcla de drogas.

Varios son los traumas que se muestran en Demi Lovato: Dancing with the devil. Un padre alcohólico, la violencia doméstica durante su vida familiar en la infancia, el abuso sexual durante las grabaciones del programa de Disney, alcoholismo en la juventud, desorden alimenticio y su lucha para estar sobria, además de un mal diagnóstico de bipolaridad y el agotamiento laboral. Todo la lleva al uso de drogas, esta vez, con heroína, cocaína, xanax y otras sustancias.

Al espectador le resulta impactante, conmovedor, inquietante y abrumador la cantidad de información que recibe de Lovato. Es inquietante porque se acostumbra a anunciar los tratamientos o la adicción a las drogas, pero no las secuelas en el cuerpo y de la vida de la persona. Las series de televisión son también causantes de ese idealismo exacerbado al consumo, sin tomar en cuenta el después.

Así, de golpe, la narración del episodio no es menos abrumador que el anterior. 5 minutes from death habla de cómo Demi Lovato lidia que la (casi fatal) sobredosis, la violación de parte de su proveedor, la hospitalización, la pérdida de la visión de un ojo, el daño cerebral que carga por el ACV y los infartos que sufrió. También se presentan el impacto emocional de la familia, jefe de seguridad, amigos y la asistente que la encontró en este estado.

Dancing with the Devil

El baile de Demi Lovato

El tercer y cuarto episodio (Reclaiming power y Rebirthing) es la sobrevivencia, la adaptación y, lo que Lovato llama, renacimiento. Aunque parece patológico, ella misma afirma que puede salir de ese problema y que recurre al alcohol y drogas ligeras con moderación. Acá, el testimonio de Elton John luce como la voz del propio espectador: no existe la moderación, se continúa o se deja. Acá yace el autoengaño de Lovato para lidiar con el sufrimiento.

Sin duda, existe la valentía y el coraje de Lovato al exponer eventos de su vida tan íntimos, los cuales (cualquiera) buscaría ocultar o minimizar. Ella lo hace, no solo para aclarar concepciones que tiene la prensa y sus fans sobre ella, sino para opacar los chismes que han alimentado las redes sociales.

Para los expertos en psicología, terapia, y los médicos, Demi Lovato: Dancing with the devil es ambivalente. Por un lado, presenta la cruda realidad detrás de la adicción, la recaída, la necesidad de la ayuda profesional, las secuelas físicas y emocionales de los traumas, la importancia de buenas amistades y equipo de trabajo. Pero también revela la decisión de Lovato de continuar con las drogas (lo que ella titula moderation management) bajo su propio control, es solo una ilusión.

El espectador sabe de esta ilusión y no puede, cuanto menos, sentirse frustrado. Demi Lovato: Dancing with the devil no es un programa de ficción. Ahí delante de la pantalla está una persona, de la cual el espectador ha escuchado o conoce parte de su trayectoria. Esta realidad hace que el temor ante una recaída de mayor riesgo sea inminente. El documental expresa la complejidad de la adicción (a las drogas) y el trauma, que no permite la indiferencia.

Demi Lovato

Conclusión de ‘Demi Lovato: Dancing with the devil’

Demi Lovato: Dancing with the devil sigue el paso de otros documentales que hablan sobre eventos polémicos de la vida de los artistas, como Framing Britney Spears, Allen v. Farrow o This is Paris. Se compara también con la serie de ficción Euphoria. Sin embargo, Demi Lovato: Dancing with the devil es también un crudo testimonio de las falsas idealizaciones.

Este documental, en principio, presenta la lucha de una persona para balancear su vida personal con la profesional. Pero también se ve a una mujer que lucha todos los días con sus decisiones, incluso con aquellas que la llevan a la muerte. Demi Lovato: Dancing with the devil cumple su objetivo: humaniza a Lovato y apunta la importancia del cuidado de la salud mental.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí