El pasado 12 de enero fue el estreno de Desmontando a Séneca, tras varios años de gira por distintas ciudades españolas. Esta producción de Txalo Produkzioak y LaAlegría Producciones está protagonizada por el famoso presentador Jorge Javier Vázquez. Nuevamente, Vázquez coincide con Juan Carlos Rubio, quién dirige la obra y coescribe el guion. La pieza teatral se puede disfrutar de miércoles a domingos en el Teatro Reina Victoria de Madrid. Estará en cartel hasta el 13 de marzo de 2022.



Estreno Desmontando a Séneca

Crítica de 'Desmontando a Séneca'

Ficha Técnica

Título: Desmontando a Séneca
Título original: Desmontando a Séneca

Reparto:
Jorge Javier Vázquez
Manuel Alvariño

Con las voces de:
Dani Muriel
Belén González
Inma Mira
Julia Awad Mira
Isabel Romero De León
Esperanza García
Bernabé Rico
y Kiti Mánver

Duración: 90 min. apróx.
Dirección: Juan Carlos Rubio
Texto: Séneca, Juan Carlos Rubio y Luis Miguel Serrano
Ayudante de dirección: Isabel Romero de León (COART+E)
Diseño de escenografía: Curt Allen Wilmer y Leticia Gañán
Iluminación: José Manuel Guerra
Diseño de audiovisuales: Emilio Valenzuela (colaboradores: Natalia Moreno e Iker García)
Música y diseño sonoro: Miguel Linares
Diseño de vestuario: Fermín Romero
Coreografía: Patricia Torrero
Confección de vestuario: La Fábrica y Rafael Solís
Construcción de escenografía: Scenick y Mambo Decorados
Fotografías y diseño cartel: Sergio Parra
Maquillaje: Alberto Dugarte
Diseño dossier: Luis Miguel Serrano
Diseño de producción: La Alegría Producciones S.A.
Servicio técnico: Carlos Barahona (TOCA S.L.), Carlos Alvariño, Carlos González y Pablo Hernández
Conductores: Carlos Giráldez y Javier Guerra
Gerencia: Isabel Romero De León (COART+E)
Producción ejecutiva: Xabier Aguirre
Producción: Txalo Producciones y La Alegría Producciones

Entrevista a Juan Carlos Rubio, director de 'Desmontando a Séneca' 

Sinopsis de 'Desmontando a Séneca'

Jorge Javier Vázquez quiere dar un discurso. Pero no un discurso cualquiera, no, para nada. Un discurso sobre el libro De la brevedad de la vida, de Lucio Anneo Séneca, el gran filósofo cordobés. ¿La razón? Cansado de que todo el mundo considere frívola su labor en televisión, y después de sufrir un ictus, cree que ha llegado el momento de ponerse serio y compartir con el público algunas de las cuestiones fundamentales que nos preocupan a todos: ¿Qué es la vida? ¿Qué hacemos para aprovecharla? ¿malgastamos nuestro bien más preciado, el tiempo?

Sin embargo, y a pesar de los constantes esfuerzos de Jorge porque su charla vaya por unos derroteros rigurosos y profesionales, una sucesión de catastróficas desdichas, que él deberá aguantar con ese estoicismo que Séneca predica y que él quiere adoptar, harán que su discurso se vaya convirtiendo en una auténtica romería. Y es que, ya que la vida es tan breve, ¿no debemos intentar que al menos sea lo más divertida posible?

Desmontando a Séneca es una comedia donde se combina la personalidad de uno de los comunicadores más queridos del país con las valiosas enseñanzas morales de Lucio Anneo Séneca, todo a ritmo de proyecciones, música, filosofía y mucho humor. Una mezcla explosiva y sorprendente que, a buen seguro, no dejará a nadie indiferente. (TEATRO REINA VICTORIA). 



Desmontando a Séneca
Foto de Antonio Castro

De la brevedad de la vida

Juan Carlos Rubio recupera en Desmontando a Séneca al famoso filósofo de Córdoba, allá cuando pertenecía al Imperio romano, en especial, su obra De la brevedad de la vida. En esta ocasión, establece un diálogo con las conclusiones y aprendizajes que se extraen de sus palabras, contraponiéndolas con el contexto sociocultural que abraza la realidad de Jorge Javier Vázquez. Así, se formula un combate dialéctico entre las dos figuras, donde emerge una comedia sobre la vida y el aprovechamiento de ella. De esta manera, presentador y pensador realizan un pulso, donde cada uno se anota un tanto con una reflexión tras ella. La realidad es que la obra da lo que se espera de ella, esos chascarrillos y humor del universo televisivo por el que tanto se conoce al presentador. Por tanto, no hay intención de encontrar un sentido más profundo a los pensamientos que se narran.

Dicho de otra forma, se disfruta con la ligereza con la que se presenta, sobre todo con aquellas referencias populares que serán un auténtico soplo de aire fresco para los fans de Vázquez. No obstante, puede ser que haya gente que no sepa tanto sobre el recorrido profesional del comunicador, razón por la que podría costarle más entrar dentro de la idiosincrasia hilarante que envuelve algunos de los pasajes más divertidos de la pieza teatral. Por lo cual, no hay que esperar una desnudez personal sobre la vida del comunicador, ni siquiera de las enseñanzas de Séneca, sino más bien un escaparate lúdico que logra entretener y provocar varias carcajadas. No obstante, en ningún momento la obra engaña al espectador, ya que desde el principio se puede ver la intención del texto y del propio espectáculo en sí.

Teatro Reina Victoria
Foto de Sergio Parra

Cara a cara

Tras varios años sobre los escenarios, Jorge Javier Vázquez realiza su tercer proyecto teatral con Desmontando a Séneca. Conocido por el gran público por su labor en la pequeña pantalla, se ha convertido en uno de los presentadores más importantes del panorama televisivo español. Por tanto, ya su sola presencia es un aliciente para los asistentes que acudan curiosos a ver el nuevo trabajo del badalonés. Para comenzar, se puede vislumbrar la técnica que ya se ha podido ver en diversos programas en los que trabaja, con esa energía sobre el escenario que recuerda a los platós de televisión. Por lo cual, hace sentir al público como si se encontrara en uno de los platós que ya son parte de la cultura popular española como Sálvame. Misión cumplida a la hora de transmitir uno de sus sellos más icónicos.

Esa apuesta se desmarca de la interpretación puramente dramática, por lo que no hay una búsqueda de volcarse en un nuevo perfil interpretativo. Por ende, utiliza varios de sus recursos, como es esa parte de picaresca, que adereza con los dobles sentidos. Además, no pierde la facultad de reírse de sí mismo. Hay escenas en las que podría pulir más la naturalidad a la hora de llevar a cabo ciertas bromas, pero no le impide proseguir por su coreografía comunicativa. Se puede ver que se encuentra totalmente cómodo sobre las tablas, así como una facultad estupenda de hablar con el público. Por tanto, su mayor fuerte es la forma de comunicar. No obstante, podría todavía crecer más evolucionando en su expresividad dramática. Por otro lado, Manuel Alvariño pone la guinda al pastel, con una participación certera. Las risas están aseguradas durante su presencia, así como el duende cotidiano que tiene.

Teatro Reina Victoria
Foto de Getty Images

El discurso

Con un gran Séneca sobre el escenario recibe Desmontando a Séneca al público. En primer lugar, se presenta una escenografía minimalista, dando mayor importancia a la palabra, sin perder de vista una puesta en escena basada en la acción. Por un lado, se cuida la selección de colores, otorgando ese rojo que encaja con la percepción de discurso, en las distintas acepciones en las que aparece. No obstante, la sencillez de la escenografía se equilibra con la utilización de distintos elementos sobre el escenario. Para comenzar, hay un apoyo en el audiovisual notorio, siendo una de las partes fundamentales de la propuesta teatral. Se mantiene ese estilo que recuerda al afamado “Aquí hay tomate”, pero reconvertido en un repaso histórico por las distintas fases por las que circula el texto. Así ilustra de una forma distendida varios detalles para comprender de qué se habla.

Luego, la separación de cada parte de la obra está bien estructurada y definida, lo que permite que no se sienta que se corte la acción en ningún momento. Por lo tanto, el ritmo sigue una fluidez dinámica, donde permite a la obra mantener ese carácter desenfadado y cómico. También se agradece la ruptura de la cuarta pared, sin abusar de ella en exceso, lo que fabrica los puentes directos hacia los espectadores. Mencionar la escena donde se escucha “Aquellos duros antiguos”, la cual juega con una comedia aparentemente básica, pero efectiva. Únicamente, hay alguna escena que no cuaja del todo, siendo algún recurso humorístico que no llegan al fin que desea. En consecuencia, deja aquellos chistes a medio gas. Aun así, el resultado general es una experiencia agradable, que da lo que se espera y se disfruta del momento.

Desmontando a Séneca
Foto de Manuel Aranda

Conclusión

Desmontando a Séneca es una obra teatral que obtiene su fuerte en su humor ligero debatiendo sobre la vida. Con Jorge Javier Vázquez como columna vertebral del proyecto, se aprovecha el imaginario colectivo en torno a él para dejar salir las enseñanzas de Séneca mediante el universo televisivo del presentador. Por tanto, conectará más con aquellos seguidores del comunicador, quiénes comprenderán todas las referencias sobre el mundo de la pequeña pantalla. Aun así, para el público general, ofrece una experiencia distendida y con puntos cómicos bien desarrollados. La propuesta escénica emula a los programas de Vázquez, quién luce en su técnica como maestro de ceremonias. Un vis a vis entre dos comunicadores, que dan una mirada liviana sobre la vida y con la intención de hacer pasar un buen momento como sinónimo de lo que es disfrutar de las vivencias en presente.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7 / 10
70 %
Artículo anteriorLos Torreznos vuelven a Teatro del Barrio con "La Cultura", a partir del 23 de enero
Artículo siguiente"Mi adorado monster": Oda al fantaterror español
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
desmontando-a-seneca-critica-teatroObtiene su fuerte en su humor ligero debatiendo sobre la vida. Con Jorge Javier Vázquez como columna vertebral del proyecto, se aprovecha el imaginario colectivo en torno a él para dejar salir las enseñanzas de Séneca mediante el universo televisivo del presentador. La propuesta escénica emula a los programas de Vázquez, quién luce en su técnica como maestro de ceremonias. Un vis a vis entre dos comunicadores, que dan una mirada liviana sobre la vida y con la intención de hacer pasar un buen momento como sinónimo de lo que es disfrutar de las vivencias en presente.

3 COMENTARIOS

  1. Vaya mierda de obra desmontando a Séneca. Dedicate a lo tuyo Jorge, que tienes bastante. Como actor eres pésimo, como persona un puro dictador

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí