El chico más bello del mundo está disponible en la plataforma digital Filmin desde el 28 de julio. Dirigido por los suecos Kristina Lindström y Kristian Petri, este documental nos cuenta la triste historia de Björn Andrésen, el joven elegido por Luchino Visconti para protagonizar Muerte en Venecia en 1971.



Crítica de ‘El chico más bello del mundo

Ficha Técnica 

Título: El chico más bello del mundo
Título original: The Most Beautiful Boy in the World

Año: 2021
Duración: 93 min.
País: Suecia
Dirección: Kristina Lindström, Kristian Petri
Música: Anna von Hausswolff
Fotografía: Erik Vallsten
Género: Documental
Distribuidor: Filmin

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘El chico más bello del mundo‘ 

Sinopsis de ‘El chico más bello del mundo

En 1970, el cineasta Luchino Visconti viajó por toda Europa en busca del chico perfecto para personificar la belleza absoluta en su adaptación de Muerte en Venecia de Thomas Mann. En Estocolmo descubrió a Björn Andrésen, un tímido adolescente de 15 años, a quien llevó a la fama internacional de la noche a la mañana. Cincuenta años después del estreno de Muerte en Venecia, Björn nos lleva a un viaje extraordinario hecho de recuerdos personales, historia cinematográfica y eventos trágicos en lo que podría ser el último intento de él para finalmente volver a encarrilar su vida. (Filmin)



Pasado

El chico más bello del mundo empieza con buen pie. Nos invita a formar parte del proceso de selección que lideró Luchino Visconti para encontrar a Tadzio, el joven protagonista de Muerte en Venecia (1971). Las imágenes de archivo inspiran sorpresa en el espectador cuando este descubre a un Visconti que asume, encantado, su posición de mando. Poco a poco, sin embargo, el asombro va dejando paso a la inquietud y la incomodidad. Al fin y al cabo, mucho han cambiado las cosas en los últimos 50 años y resulta imposible no sacudir la cabeza ante lo que estamos viendo. Poco importa que fueran otros tiempos.

Por interesante que sea, el metraje que Kristina Lindström y Kristian Petri nos muestran de la breve pero intensa etapa que marcó a  Björn Andrésen de por vida sabe a poco. Los testimonios de algunas de las personas que formaron parte, directa o indirectamente, de su experiencia como objeto de deseo e ídolo de masas tampoco aportan mucho. Por su parte, Andrésen no revela la información suficiente para poder identificar a los responsables, por exceso o defecto, de que un quinceañero pasara por todo aquello.

El chico más bello del mundo
Foto de Filmin

Presente

Sentadas ya las bases de la historia, El chico más bello del mundo nos trae de vuelta al presente, donde un Andrésen muy diferente se pasea por callejones oscuros, mira hacia el horizonte y observa, impávido, lo que sucede a su alrededor. Una amenaza de desahucio, un ataque telefónico inesperado, reencuentros familiares, un informe policial desgarrador… Todo duele.

Aunque sus muchas heridas, algunas todavía abiertas, queden expuestas en este documental, Andrésen sigue siendo una figura enigmática para el espectador. También sentimos cierta frustración ante el tono depresivo de la cinta y la absoluta ausencia de momentos de luz que contrasten con tanta oscuridad. Finalmente, poco nos ayuda la melodramática banda sonora que, de forma demasiado insistente, acentúa la pena y convierte a El chico más bello del mundo en una tarea algo laboriosa.

El chico más bello del mundo
Imagen de Filmin

Conclusión de ‘El chico más bello del mundo’

El chico más bello del mundo solo nos da acceso al dolor de Björn Andrésen y a las tragedias que lo han causado. Sin embargo, y por imperfecto que sea el planteamiento del documental, una cosa sí consigue: que nunca volvamos a ver Muerte en Venecia con los mismos ojos. 

Reportaje de El chico más bello del mundo en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí