Si alguien tiene licencia para hablar, escribir o realizar cine negro en España, ese es José Luis Garci. Por muchos motivos, y no solo porque sea un apasionado del género noir. Pero, sobre todo, porque creó un personaje profundamente gris, como es el detective Germán Areta. Interpretado por el genial Alfredo Landa, que en paz descanse, en sus primeras entregas, El crack y El crack II. Ahora, 38 años después, José Luis Garci cierra la saga con una precuela, El crack cero.

Tenía una cuenta pendiente con su público tras anunciar su retirada como director. Fue la viuda de Landa quien le animó a volver. Y lo ha hecho esta vez contando con Carlos Santos en el papel del detective castizo. Le acompaña Miguel Ángel Muñoz como El Moro, su inseparable compañero de fatigas. Distribuida por Filmax, El crack cero se estrena en cines el 4 de octubre.



El crack cero

Crítica de ‘El crack Cero’

Ficha técnica

Título: El crack cero

Reparto:
Macarena Gómez
Paula Echevarría
Cayetana Guillén Cuervo
Miguel Ángel Muñoz (Moro)
Belén López
Luisa Gavasa
Carlos Santos (Germán Areta)
Pedro Casablanc (El abuelo)

Año: 2019
Duración: 120 min.
País: España
Director: Jose Luis Garci
Guion: Jose Luis Garci y Miguel Muñoz
Fotografía: Luis Ángel Pérez
Género: Cine negro
Distribuidor: Filmax

Filmaffinity

IMDb

Trailer de ‘El crack Cero’

Sinopsis

Seis meses después del suicidio del afamado sastre Narciso Benavides, una misteriosa y atractiva mujer casada visita a Germán Areta, prestigioso ex policía de la Brigada Criminal y ahora detective privado, para que inicie una investigación exhaustiva sobre el “Caso Benavides”. La mujer está convencida de que el sastre, que además era su amante, fue asesinado. Aunque su instinto le dice a Areta que la gente sólo mata por amor o por dinero, irá descubriendo que hay más motivos, y más de un sospechoso, para quitar de en medio al sastre. (Filmax)



La precuela ‘El crack cero’

La cinefilia española estaba deseosa de ver una vez más al ‘Piojo’ Areta en acción. Durante mucho tiempo, ‘El crack’ ha sido una película de culto que de vez en cuando La2 reponía en parrilla. Incluso, en los noventa, José Luis Garci llegó a plantearse una tercera parte con el trasfondo de los años de plomo. No se llevó a cabo, los años pasaron, y Garci continuó su carrera con obras trascendentes como ‘El abuelo’ (1998). Con Alfredo Landa siguió trabajando hasta que se retiró como protagonista en ‘Historia de un beso’ (2002).

Parecía que el tiempo de Germán Areta había pasado para narrar un nuevo caso en la gran pantalla. Desaparecido el entrañable Landa, Garci, todavía empañado de lágrimas, decidió recuperar el personaje por insistencia de su viuda Maite Imaz. Y entonces comenzó a trabajar junto al guionista Javier Muñoz en lo que sería la precuela, El crack cero.

el crack cero

Resolver un crimen

Hasta ahora, lo que se conocía de Germán Areta era que había pertenecido a la brigada criminal del Estado. Durante la Transición Española ya ejercía la investigación criminal por su cuenta, época en la que transcurren los primeros ‘cracks’. En esta ocasión, El crack cero se remonta al año 1975, precisamente en vísperas de la muerte del General Franco. Establecido en su despacho, cercano a Gran Vía, su secretaria Moli le organiza sus citas, así como recaba información administrativa.

En ese orden de cosas, recibe la visita de una mujer atractiva que solicita sus servicios para resolver un crimen. Se trata de la muerte de su amante Narciso Benavides, un afamado sastre con clientes de reconocido prestigio. Aunque la versión oficial haya declarado la muerte como voluntaria, ella tiene sospechas de que se trata de un asesinato. Pero, si alguien puede llegar al fondo del asunto, ese es Areta.

Adentrarse en los bajos fondos de Madrid

En otro orden de cosas, Areta recibe la llamada de Don Ricardo, El abuelo, para abordar varios asuntos. Experto en las artes del boxeo, Don Ricardo le pide al Piojo que le acompañe a un combate como favor. Un miembro del cuerpo pedirá la excedencia para convertirse en púgil.  Además, le comenta que su antiguo colega Luengo, El solomillo, quiere ofrecerle una tarea importante. Ante la previsión de adentrarse en los bajos fondos de Madrid, contrata a Cárdenas, El Moro, un recién ex convicto.

Esta vez el personaje lo interpreta Miguel Ángel Muñoz, perfil alejado del que dio vida Miguel Rellán en las anteriores. En cambio, Carlos Santos es un gran acierto en El crack cero. Recibe de Luengo, consultor de multinacionales, el encargo de resolver el caso de su cliente Vergara. Pero este asunto acaba siendo un plato desagradable que no se digiere ni con patatas. Ante todo, principios.

el crack cero

Una póliza de seguro de vida

Durante la entrevista, la clienta desvela un detalle que descarta el suicidio del sastre. Benavente era conocido por ser mujeriego, pero también por ser adicto al juego. Pedía préstamos a sus conocidos a cambio de una póliza de seguro de vida que había firmado años atrás. Sin embargo, la noche en que perdió la vida en la calle Sil había ganado la timba de póker. Portaba mucho dinero en el bolsillo. De modo que quienes le habían ayudado en sus deudas se convertían en beneficiarias y sospechosas al mismo tiempo. Como la amante que había llamado a la puerta de Areta.

El crack cero demuestra que los crímenes suceden por un motivo, ya sea por amor o por dinero. O por muchos otros motivos. Y así, Areta entrevista a estas personas para analizar quién es el culpable. Lo que no sabe es el precio que pagará por descubrir la verdad.

Coco Chanel

Aunque en el primer El crack mantuviese una relación sentimental, Areta priorizaba sus asuntos profesionales. Sin embargo, en El crack cero, el detective se encuentra en un estado de paz consigo mismo. El motivo es Adela, quien le enseña a sentir el aroma que desprende una mujer. Y como buen sabueso, Areta sabe cuándo una mujer se perfuma con Coco Chanel. La felicidad, sin embargo, no es para siempre. De modo que Areta abandona su tregua y deja absorberse por la seriedad del sistema. Y merodea como nadie en la noche esperando su momento para encontrar al verdugo del crimen.

Parece evidente, pero el caso Benavides no es fácil de resolver. Las dificultades se superan dando un paso por delante del culpable. Y mientras llega ese momento, fumar se convierte en un hábito sanador.

El trinomio de la novela negra

Al inicio de la primera entrega, Garci homenajeaba a Dashiell Hammett. La segunda parte hacía lo mismo con Raymond Chandler. En esta precuela, quien recibe este honor es James M. Cain. Toda una declaración de intenciones por parte de Garci, que firma la trilogía con el trinomio de la novela negra.

Para darle mayor autenticidad a El crack cero, el montaje destaca por las imágenes de archivo integradas en la cinta. Y cómo no, vuelve a sonar la reconocible banda sonora de Jesús Gluck. El humo, como siempre en la filmografía de Garci, también es protagonista. Qué recuerdos de ‘¡Qué grande es el cine!’, aquel programa en el que los tertulianos fumaban hasta empañar la cámara. Abría con la sintonía de ‘Harry Lime Theme’, de Anton Karas. La compuso para El tercer hombre, de Carol Reed. Un título esencial en el cine negro y en la historia de Hollywood.

Conclusión de ‘El crack Cero’

Pese a que Landa ya no está entre nosotros, el personaje de Areta sigue muy vivo en el colectivo imaginario. Ahora Carlos Santos es su digno sucesor, y le impregna un aire renovado al detective de la Transición española.

Garci y Javier Muñoz han armado una historia correcta, respetuosa con el detective Areta; pero El crack cero es otra cosa. La decisión de rodar en blanco y negro no es solo una cuestión artística, sino de medios. Esta película confirma que aquel cine de autor de los ochenta ha desaparecido. Lo que vemos hoy está lejos de sus antecesoras, pero no lo mejora. Diálogos pretenciosos y planos, así como una pobre puesta en escena. De modo que no te formes expectativas de ver al auténtico crack. Más bien se trata de un tributo al mismo cine negro de Hollywood de los años cuarenta. Aunque de eso sabe bastante Garci.

Otra crítica de Cinemagavia sobre esta película AQUÍ.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí