Cédric Kahn llega a los cines con El creyente, un film protagonizado por Anthony Bajon y Alex Brendemühl, conocido actor español. Ha recorrido festivales muy prestigiosos como el Festival Internacional de Cine de Berlín, en el que Bajon se alzó con el Oso de Plata al mejor actor, mientras que Kahn se tuvo que conformar con la nominación a mejor director. En los Premios Cesar, el joven protagonista también recibió la nominación a mejor actor revelación. También fue nominada a mejor película en el Festival Internacional de Cine de Gijón. En cines el 7 de junio en España.



‘El creyente’

El creyente

Ficha Técnica de El creyente

Título: El creyente
Título original: La prière

Reparto:
Anthony Bajon (Thomas)
Damien Chapelle (Pierre)
Alex Brendemühl (Marco)
Louise Grinberg (Sybille)
Hannah Schygulla (Hermana Myriam)

Año: 2018
Duración: 107 min
País: Francia
Director: Cédric Kahn
Guion: Cédric Kahn, Fanny Burdino, Samuel Doux & Aude Walker
Fotografía: Yves Cape
Género: Drama
Distribuidora: Surtsey Films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de El creyente

Sinopsis

Para superar su drogodependencia, Thomas, un joven de 22 años, se une a una comunidad religiosa aislada en el monte en la que los jóvenes se rehabilitan a través del recogimiento espiritual. Thomas habrá de pelear con sus demonios interiores, con su rechazo inicial y con la presencia de Sybille, de la que comienza a enamorarse. Solo venciendo esa lucha podrá descubrir los valores reales de la amistad, el trabajo, el amor y la fe. (SURTSEY FILMS).


El creyente

Superación y trabajo

El creyente parte de una premisa que busca juntar dos universos que en un principio pueden parecer opuestos: la Iglesia y la drogadicción. Sin embargo, consiguen unirlo en una composición natural y no se percibe una falta de creatividad impostada, por lo que se adentra en un universo que puede ser desconocido para el público. Una imagen de la Iglesia totalmente diferente a lo que suele estar acostumbrado el espectador a ver en el cine, sobre todo en los últimos años. Pero, cabe recalcar que Cédric Kahn no quiere hacer propaganda sobre la Iglesia, sino hablar de la espiritualidad, en esta ocasión catalizada en la religión católica, por lo que se vuelve una propuesta interesante. A través de los ojos de Thomas, se puede desengranar los misterios que se encuentran en este tipo de comunidades y el efecto que pueden tener en sus vidas: tanto para bien, como para mal.

El guion se desarrolla desde un punto de vista personalizado, por lo que no se intenta hablar de la comunidad como un personaje. Thomas, poco a poco, irá realizando un cambio de gran importancia en su vida, lo que conseguirá que se pueda ver esa parte más humana en él. Los claroscuros que lo acompañan. Sin embargo, el libreto flojea en el descubrimiento hacia el resto de personajes que se encuentran en pantalla y el problema, es que su protagonista no consigue llenar siempre toda la carga emocional y dramática. Por lo tanto, hay ciertas líneas narrativas que se quedan en un plano más externo y con el que el público podría no empatizar. Las historias de vida de los otros jóvenes parecen resolverse en una secuencia, por lo que podría ser una solución a la falta de profundidad de las relaciones formadas entre Thomas y su entorno.

El creyente

Al que crea, Dios le ayuda

No se puede negar que Cédric Kahn trae una planificación técnica en El creyente destacable. La imagen que envuelve a la película está desarrollada con un estilo exquisito. Una realización que bebe de la influencia del estilo documental y de una forma más sobria. Los planos son contemplativos y subrayan el espacio de reflexión en el que se desarrolla la acción. Hay una dirección de fotografía destacable, una elegancia artística que por desgracia, no se ve totalmente explotada por la historia que le acompaña. También destacar los espacios y la dirección artística, se puede ver un gran trabajo y unos escenarios que enganchan al espectador a la película. Las montañas, el prado, el pueblo… Es un escenario de los que invita a pensar y sin duda, lo hace. Se deja fuera la pomposidad y la iluminación sobre los personajes religiosos, dando voz y foco a los verdaderos protagonistas.

Anthony Bajon es Thomas. El actor consigue dar personalidad propia al personaje y se convierte en un perfecto comunicador de experiencia. Su interpretación es cruda, humana y muestra de forma soberbia, la imperfección de su personaje. El único inconveniente es no poder llevar toda la carga emocional de la película, pero su trabajo actoral es brillante. Alex Brendemühl tiene una presencia escénica envidiable. Tiene garra, personalidad y sabe dotar a sus personajes de un realismo que engatusa al público. Esta vez, consigue dar firmeza y autoridad a las escenas, pero con un toque humano en el que reside la verosimilitud interpretativa. El grupo de jóvenes que acompaña a Thomas muestra un reparto juvenil irregular, algunos dan una interpretación perfecta como ese desgarro de Damien Chappelle, pero otros se quedan a medio gas. Por último, mencionar la gran colaboración especial de Hanna Schygulla, se come la pantalla.

La prière

Luminosidad ¿excesiva?

¿Qué convierte El creyente en una película interesante, pero no brillante? El exceso de luminosidad que se da como resolución a algunas de las tramas más importantes del film. Ante un universo tan decadente como el de la droga, es cierto que es original dar una solución y no siempre posicionarse desde una perspectiva oscura y derrotista, pero no puede ser tampoco el opuesto. El equilibrio entre la humanidad que hay en sus personajes y como se resuelven sus inquietudes no se encuentra en varias ocasiones. Parecen tocados por “la gracia de Dios” y falta una mayor lucha circunstancial y una introspección que hubiera sido interesante analizar. No significa que no la haya, sino que no ha sido profundizada de una manera que se pueda sentir cómo es volver de los infiernos hacia una vida más positiva. Se cae un poco en la idealización de la reinserción social.

Esta falta de claroscuros se puede ver sobre todo en el último tramo del film, en el que hay una cierta tendencia a ensalzar la espiritualidad y el camino de la fe. Sí es cierto que se muestran las dudas, el desconcierto, pero en el intento de despistar al espectador para dar un gran giro final, termina siendo predecible. Una resolución alejada de las contradicciones personales y que podría ensordecer todo el proceso que se ha ido mostrando al público. Al intentar sorprender, tal vez más que un intercambio de ideas, se convierte en un eterno retorno. Por lo que, podría no congeniar con partes del público, que esperaban una madurez personal, ya externamente de lo espiritual, sino del avance y el camino propio. Chirría el comportamiento de ocultación y de cambio repentino, en especial, cuando hay verdad durante todo el camino hacia la libertad.

La prière

Conclusión

El creyente es una película que por lo general, parte de una idea interesante y un enfoque original, pero que termina fallando a la hora de llegar a las entrañas emocionales de algunos de sus personajes. Unas interpretaciones excelentes de Anthony Bajon, Damien Chapelle y Alex Brendemühl, que no se ve acompañada por parte del reparto coral juvenil. El protagonista realiza un camino irregular, que termina pasándole factura cuando no soporta toda la carga emotiva. Un desenlace que podría haber dado más de sí y convertir al film en un largometraje impecable, pero termina siendo agradable de ver. La Iglesia no se muestra como una gran aliada o una gran villana, lo que la hace humana, por lo que no es un film propagandístico. Y eso está muy bien. Un film que tiene la «gracia de Dios», pero que no ha sabido repartirla por todo su proceso.

Reportaje de El creyente en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí