El despertar de las hormigas (2019) se trata de una opera prima de nacionalidad costarricense y dirigida por Antonella Sudasassi Furniss. La película nos cuenta, casi de manera documental, la vida de una familia corriente de Costa Rica. La película participó en el Festival de Málaga del correspondiente año en la sección oficial, así como en varios concursos iberoamericanos. Estreno el 2 de Agosto.



Póster de El despertar de las hormigas

Crítica de ‘El despertar de las hormigas’

Ficha Técnica

Título: El despertar de las hormigas
Título original: El despertar de las hormigas

Reparto:
Daniela Valenciano (Isabel
Leynar Gómez (Alcides)
Adriana Álvarez (Vanesa)
Isabella Moscoso (Valery)
Avril Alpízar (Nicole)
Carolina Fernández (Mireya)

Año: 2019
Duración: 94 min
País: Costa Rica
Director: Antonella Sudassasi Furniss
Guion: Antonella Sudassasi Furniss
Fotografía:  Andrés Campos
Género: Drama
Distribuidora: Elamedia

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de ‘El despertar de las hormigas’ 

Sinopsis de ‘El despertar de las hormigas’

Isabel es una mujer que está casada con Alcides y son un matrimonio costarricense feliz con dos hijas. Sin embargo, Alcides quiere un hijo más en la familia, y eso chocará con Isabel, que no quiere tener más hijos. Sin embargo, no es capaz de decírselo a la cara, porque no es lo que la sociedad espera de ella…



Puesta en escena documental

La puesta en escena de la película evoca claramente la del cine documental. La cámara, como un voyeur, se adentra en las escenas familiares y retrata lo que sucede en cada una de las conversaciones. Cámara en mano, la directora se pone en cualquier ángulo posible (al lado, entre las caras de los personajes, cerca, lejos) para realizar este acercamiento.

Especialmente durante la primera parte de la película no somos más que testigos de lo que son escenas totalmente cotidianas de una familia cualquiera en Costa Rica. La madre recogiendo a las niñas del colegio, el padre volviendo del trabajo, la madre cocinando…en esta pura descripción ya vemos que los roles de hombre y mujer siguen perfectamente estancados en el contexto tradicional de Nicaragua, sin necesidad de que la directora haga algo excesivamente poco sutil.

El despertar de las hormigas
Copyright de Elamedia

Esta descripción, que a priori podría sonar como algo francamente aburrido, es solventado con una fotografía más que decente y con algunas pocas señales que nos introduce el guion y que nos hacen presagiar que lo que estamos viendo no es tan idílico como aparenta. Especialmente con el papel que juegan los insectos, como moscas y hormigas, que aparecen cada vez con más frecuencia en la película y que le da un tono por momentos surreal, en la línea del propio Borges.

Machismo sí, pero no el típico al que nos tiene acostumbrado el cine

Lo cierto es que si todo el machismo que existiera en Costa Rica se redujera al que sucede en la película los costarricenses podrían estar de enhorabuena. No esperemos en la película las típicas escenas de violencia doméstica porque estas no se producen. No hay eso en el filme. Más bien, lo que describe la película es como en ocasiones la repetición de patrones puede desencadenar ciertos «machismos menores» que se perpetúan por tradición. En el caso que nos ocupa la propia protagonista no quiere tener un hijo, y se lo calla, como si su opinión no importara.

El despertar de las hormigas
Copyright de Elamedia

Pero no es que la película describa al marido, Alcides, como un monstruo, sino todo lo contrario, es una persona que en general ama a su familia y podríamos decir que es un buen padre. De hecho uno de las cosas más interesante es la poca estridencia que hace gala la película y eso lo podemos ver en ese magnífico final: En otra película quizá la decisión de la mujer habría sido cuestionada a gritos, mientras que aquí se toma de manera consensuada (como debería haber sido desde un primer momento).

Protagonista consciente

El personaje de Isabel, que es consciente de su feminismo, lucha contra estos pequeños problemas que en ocasiones no vienen solo de los propios hombres, sino de las mujeres que han sido educadas en este machismo convencional (por ejemplo, la hermana de Alcides). En este sentido el pensamiento del propio personaje no parece el de una mujer cualquiera de Costa Rica, sino más bien una traslación del propio pensamiento de la directora.

Antonella Sudasassi Furniss
Copyright de Elamedia

Sin embargo en ocasiones este viaje se hace demasiado pesado, y la película cae en una monotonía que no resulta demasiado satisfactoria, y que vanamente la película trata de sofocar con segmentos de transición que no aportan demasiado al mensaje de la panícula.

¿A qué público se dirigirá el filme?

Viendo el filme uno se da cuenta de que carece de un potente atractivo en términos de marketing, por lo menos si la comparamos con las películas actuales que revientan la taquilla internacional. A eso se le añade el hecho de que parece evidente que la película está pensada más para un público de fuera que no de dentro, es decir, más pensada para ser exhibida en festivales internacionales.

De todas maneras, es innegable la calidad pedagógica que tiene el filme, y la propia directora ha asegurado en entrevistas que la película será exhibida en diversas partes del país incluyendo diversos debates sobre los temas tratados en el filme. Quizá sea en estos debates donde la película gane más enteros, como una pieza educativa.

Conclusión

El despertar de las hormigas no es una película para tomarse como un «snack». Es una película para reflexionar sobre ella y lo que la propia obra trae consigo como debate. Por eso, cumple perfectamente con el objetivo que se proponía. Podría haber sido peor, pero no menos clara.

Reportaje de El despertar de las hormigas en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí