El día del sí, es una comedia de índole familiar, donde unos responsables padres probarán a dejarse llevar durante un día por los planes de sus hijos. Está dirigida por Miguel Arteta (Succession, Rebelión adolescente) y protagonizada por Jennifer Garner (Juno, La sombra del reino), Edgar Ramírez (The undoing, La red avispa) y Jenna Ortega (The babysitter: Killer Queen, Inmune). La película está basada en el libro para niños del mismo nombre escrito por Amy Crouse Rosenthal y Tom Lichtenheld. Se estrenará en Netflix el próximo 12 de Marzo.



El día del sí

Crítica de ‘El día del Sí’

Ficha Técnica

Título: El día del Sí
Título original: Yes Day

Reparto:
Jennifer Garner (Allison Torres)
Édgar Ramírez (Carlos Torres)
Jenna Ortega (Katie Torres)
June Diane Raphael (Aurora Peterson)

Año: 2021
Duración: 86 min
País: Estados Unidos
Dirección: Miguel Arteta
Guion: Justin Malen (Libro: Tom Lichtenheld, Amy Krouse Rosenthal)
Música: Michael Andrews
Fotografía: Terry Stacey
Género: Comedia
Distribución: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘El día del Sí’

Sinopsis de ‘El día del Sí’

Allison y Carlos forman el matrimonio perfecto. Sin embargo, son demasiado estrictos en su día a día y con las personas que les rodean, ya sean sus hijos o sus compañeros de trabajo; a quienes continuamente les dicen que no a todo. Pero, esto esta a punto de cambiar. Durante 24 horas concederána sus hijos el ‘Día del Sí’. Ahora son los más pequeños quien ponen las reglas. (NETFLIX)

Dónde se puede ver la película



Cómo hemos cambiado

El día del sí, comienza mostrando la metamorfosis de la pareja formada por Allison (Jennifer Garner) y Carlos (Edgar Ramírez). En su noviazgo había un sentido de la aventura, de la diversión, del “sí a todo”. Sin embargo, con el devenir de los años, y la aparición de los hijos la palabra clave fue “no”. Comprobaron que la función de padres no es solo complacer los deseos de los pequeños, sino también fijar límites y prohibir. Este papel lo representa principalmente Allison, mientras que Carlos es el permisivo. Es decir, el clásico reparto de roles de poli bueno y poli malo.

Sin embargo, los hijos de la pareja no parecen estar de acuerdo con este status quo. Ven a sus progenitores como unos pequeños tiranuelos que constriñen todas sus divertidas ocurrencias. Tras una extravagante reunión con los profesores del colegio, Carlos y Allison deciden probar una iniciativa de aproximación hacia sus vástagos. El día del sí. Durante un día entero deberán hacer todo lo que se les pase por su cabeza sin poder negarse. Su descendencia está formada por Katie (Jenna Ortega) y Nando (Julian Lerner) y están deseando poner a prueba el aguante de Allison y Carlos.

Es decir, en el planteamiento se mezclan el clásico choque entre padres e hijos, entre prohibiciones y caprichos, y otros dilemas similares. La hija mayor, Katie, es una adolescente de catorce años deseosa de ir a un festival de música con unas amigas, mientras que Nando tiene unas aspiraciones más infantiles. En cualquier caso están desenado dar una lección a sus padres planificando un día de situaciones insólitas y alocadas.

El día del Sí
© Netflix

El día de las travesuras

El día del sí, tiene un carácter absolutamente naif, familiar y repleto de humor blanco y tolerado. A fin de cuentas, por mucho que traten de crisparse los nervios los unos a los otros, esencialmente estamos ante un día familiar fuera de casa. Desconectando del trabajo y otras interrupciones. Imaginen Todo en un día (1986) de John Hughes, pero con actividades ideadas de forma algo infantil. Es decir, no hay que esperar una película reveladora sobre choques generacionales, o repleta de gamberradas guiadas por las hormonas. Aún estamos antes de todo eso. Por lo tanto tampoco esperen nada mínimamente subversivo.

Piensen en opíparas comidas, atuendos extravagantes, frenéticos juegos al aire libre y travesuras de semejante cariz, que cuando aumentan de intensidad van engrosando la lista de lesiones y reparaciones. Si hay algo salvable en El día del sí es su espíritu festivo, como de jornada vacacional un poco movidita. Los escasísimos momentos emparentados con el drama siempre se ven contrapesados por algún secundario gracioso.

De refilón, sospecho que la película pretende contentar al sector infantil/juvenil de la audiencia, y de soslayo consolar a los padres de familia ya acomodados, haciéndoles ver que todavía pueden ser molones de vez en cuando. Como queriendo apelar a su niño interior o algo así. Es decir, El día del sí es un producto que trata de agradar al mayor espectro de población posible como estrategia. A fin de cuentas, el cine familiar tiene algo de eso. Pero de todos modos El día del sí echa de menos algún momento con algo más de calado.

Yes Day
© Netflix

Mayores y pequeños

La construcción de personajes es coherentemente sencilla. Unos padres, quizá con el síndrome de Peter Pan, que desean acercarse a sus hijos, y las correspondientes monerías de estos. Jennifer Garner, a decir verdad, cuadra en su papel de madre severa que durante un día trata de demostrar que todavía puede hacer pequeñas locuras (aunque su propósito último es atar en corto a su hija). Quizá sea por algunos de los papeles de acción que ha interpretado a lo largo de su carrera, pero concuerda con la severidad recia de la disciplina, y con la agitación cuando hay que desmelenarse un poco.

Edgar Ramírez hace un papel simpático de padre enrollado que tendrá que darse cuenta de las ventajas de saber decir no a tiempo, y apoyar en el campo del castigo a su mujer. Ambos están mejor cuando parecen dejarse llevar con algo de naturalidad, y no cuando se exceden con los inevitables histrionismos. Aun así, es difícil exigirles más cuando la película es la que es, y no hace falta nada más sofisticado.

Hay un momento en el que El día del sí podría haber sido más valiente y haber afrontado el tema de la madre trabajadora, cuando Jemma menciona que echa de menos su trabajo, pero tuvo que dejarlo para dedicarse a la crianza de sus hijos. Hecho que no se vuelve a mencionar más, quedándose en una anécdota, que al quedarse sin desarrollo parece a todas luces insuficiente y forzada. Hay un gran esfuerzo por no transgredir ninguna línea roja, por llegar al equilibrio de poderes familiar de forma casi idílica. Hace que uno eche de menos, o casi, películas como Este chico es un demonio (1990),con algo de mala uva.

El día del Sí
© Netflix

Conclusiones de ‘El día del sí’

El día del sí, es una película para un momento y unas circunstancias muy determinadas. Como por ejemplo una sobremesa donde padres e hijos quieran echarse unas pequeñas risas mientras ven juntos una película, y ponen el contador de las preocupaciones a cero. Sería fácil hacer sangre tildándola de excesivamente ingenua y complaciente, pero no hay más cera que la que arde. Estamos ante una película familiar sin virtudes cinematográficas evidentes (salvo alguna gracia) pero que es conscientes de sus características. Aun así, incluso para los estándares de este tipo de cine se echa de menos un poco de mala leche.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

1 COMENTARIO

  1. siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii eso es verdad muy cierto ya la verdad muy poca creatividad muy mierda todo la historia, el mensaje, los clichés de mierdas haaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ósea por favor algo nuevo y original si, nada de esas mierdas ok queremos algo nuevo no mierda barata ok esas peliculas como “hoy si” es la peor película del año 2021 muy mierda muy disney que asco

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí