A principios de 2021 se presentó El fantasma de la sauna ante los medios, siendo un proyecto que llamaba la atención por su temática y por el lugar donde se ambientaba. Hay que destacar que ha contado con un elenco muy potente, con figuras como Antonia San Juan, Supremme DeLuxe o Pupi Poisson, entre otras, así como nuevos rostros como Néstor Goenaga, Martín Spínola y Pablo Liñares, entre otros. Después de varios meses de espera, el debut de Luis Navarrete llegó a los cines este 19 de noviembre, tras su estreno mundial en el Festival LesGaiCineMad 2021.



El fantasma de la sauna

Crítica de 'El fantasma de la sauna'

Ficha Técnica

Título: El fantasma de la sauna
Título original: El fantasma de la sauna

Reparto:
Antonia San Juan (Asun)
Néstor Goenaga (Javi)
Martín Spínola (Eric)
Pablo Liñares (Darío)
Supremme De Luxe (Lujuria)

Año: 2021
Duración: 92 min
País: España
Dirección: Luis Navarrete
Guion: Luis Navarrete y Martín Spínola
Música: Ramón Grau y Paco Periago
Fotografía: David Aguirre
Género: Musical
Producción: Sophia Network Productions

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de 'El fantasma de la sauna'

Sinopsis de 'El fantasma de la sauna'

El fantasma de la sauna nos presenta a Javi, que acude a la Sauna Popular, un famoso local gay, buscando trabajo para cumplir su sueño de ser cantante. El negocio está en horas bajas y Asun, la dueña, decide acogerlo a cambio de ayuda. Pronto el chico se dará cuenta de que todos allí esconden oscuros secretos: el mayor de ellos, un misterioso sujeto que vive en los conductos de ventilación del local y que acabará enamorándose del joven. (LESGAICINEMAD 2021).

Dónde se puede ver la película



El fantasma de la sauna
Foto de Sophia Network Productions

Amor

El debut cinematográfico de Luis Navarrete viene bajo el nombre de El fantasma de la sauna, con un guion escrito por él mismo y Martín Spínola. La historia bebe directamente de la influencia del clásico de “El fantasma de la ópera”, cambiando de escenario y llevándolo a una fábula urbana. Con lo cual, se deshace de la pomposidad del original para buscar un contraste más luminoso, al mismo tiempo que un escenario underground e icónico para la escena gay madrileña. Además, esta forma de abordar el relato expone la necesidad de protagonistas LGBTQ+ más positivos, así como una explotación más visible de personajes de sexualidad diversa en un género tan comercial como el musical. De esta manera, se nada en esa corriente entrañable, que flota en el romanticismo y todo lo que emana de ese imaginario idealista.

Utilizar el amor idílico no es un problema, ya que es algo que se ha podido ver en la gran pantalla en multitud de ocasiones, pero la mayoría interpretadas por personajes cisheterosexuales. Por lo cual, hay que admitir que Navarrete ofrece una visibilidad que es también necesaria en el ámbito cultural. Gracias a ello, a pesar de las varias mejoras que podría tener el film, sigue siendo una celebración de la libertad y de no esconder una parte de la sexualidad que ha vivido oculta demasiado tiempo. Sin embargo, el relato principal peca de ingenuo en su construcción, al no darle más consistencia en cómo se formula la relación entre los dos personajes principales. La explotación del contexto de Asun está bien utilizado, pero se siente como demasiado desordenado y oportunista. Asimismo, las musas de la sauna son un elemento que podría aprovecharse más en escena.

Luis Navarrete
Foto de Sophia Network Productions

Lujuria

Un reparto novel en casi su totalidad son los encargados de dar vida El fantasma de la sauna. Aun así, esta ópera prima ha contado con rostros muy conocidos para el gran público, como Antonia San Juan, Supremme DeLuxe, Pupi Poisson y Tavi Gallart. En primer lugar, aplaudir la labor de Antonia San Juan, que triunfa en todas su escenas, exprimiendo al máximo su comedia. Esa locura costumbrista se combina con ese aspecto más oscuro y nebuloso. Así, logra darle distintos matices a su trabajo ante la cámara, que la colocan como uno de los principales reclamos del film. Después, Supremme De Luxe, Pupi Poisson y Tavi Gallart están divinas en cada una de las secuencias, con actuaciones dentro de una exageración espléndida, más pausadas en otras. Pura naturalidad en sus números musicales, encandilando a los espectadores.

Por otro lado, Néstor Goenaga lidera el film como Javi, principal protagonista de la cinta. Durante las primeras escenas se ve un brillo interesante en sus expresividad, que acompaña con una ligereza que se acondiciona a su interpretación. Aun así, es un comienzo en su carrera artística, mostrando que todavía puede explotarse su potencial. Por ende, cumple con su papel, pero todavía podría abordarlo de una forma más emocional. Luego, Pablo Liñares comprende la personalidad de su personaje absolutamente, llamando la atención en cómo maneja el lenguaje no verbal para transmitir las rarezas de su Darío. Le falta más convicción en las secuencias con diálogo. Por otra parte, Martín Spínola se deja llevar por una parsimonia que le pasa factura en la energía que transmite. Por último, Fernando Albizu participa brevemente, pero con una calidad en su trabajo que la hace memorable.

Luis Navarrete
Foto de Sophia Network Productions

Arrepentimiento

El musical es uno de los géneros cinematográficos que ha alcanzado mayor difusión en la industria cinematográfica española con el paso de los años. Por tanto, son cada vez más producciones que apuestan por mostrar este avance dentro del panorama cultural. En este caso, El fantasma de la sauna obtiene una composición musical, de Ramón Grau, de una calidad notable, notándose las referencias a ese carácter de cuento moderno. Por este motivo, los números musicales siguen un estilo que puede recordar a Disney, a este tipo de espectáculos más generalistas, que son un gancho perfecto para el público. Además, hay algunas de esas escenas musicales que obtienen un resultado muy gratificante, como el número de presentación de la Sauna Popular mediante las musas de la sauna. Gracias a ello, se indica un buen desempeño desde la dirección, con un buen debut de Luis Navarrete.

No obstante, se presentan algunas flaquezas en el ritmo de la película, que unidos a las debilidades del guion, rompen con un montaje fluido y no encandila todo lo que pudiera ser. Realmente, cumple con su intención de entretener, pero la idea promete mucho más de lo que finalmente se obtiene. Por otra parte, la dirección de fotografía resuelve un presupuesto más limitado, con varias secuencias donde se ve un buen desempeño. A nivel artístico, la selección de espacios da ese realismo cotidiano que da cercanía al film, difuminándose después al no darle mayor importancia. Pese a ello, hay que seguir fomentando el talento joven, dada la necesidad de obtener nuevas miradas. Así, se permite remover los cimientos establecidos y dar voces diferentes. Por esa razón, este musical provoca una simpatía tierna, donde una vez aceptados aquellos aspectos a mejorar, se aplaude la valentía de sacarlo adelante.

El fantasma de la sauna
Foto de Sophia Network Productions

Conclusión

El fantasma de la sauna es un musical que bebe del clásico de “El fantasma de la ópera”, combinándolo con una fábula underground y naif. La historia parte de una idea muy potente, ejecutándose de una forma entretenida, pero que podría explorarse aún más. Por lo cual, el relato ofrece muestras de petardeo y romanticismo, donde podría haber mayor consistencia. Por otra parte, a nivel interpretativo, Antonia San Juan, Supremme De Luxe, Pupi Poisson, Tavi Gallart y Fernando Albizu están magníficas, frente a un reparto novel que busca su voz. Después, técnica y artísticamente, destacan varias escenas musicales, como la presentación de la Sauna Popular por las musas, y ese ambiente decadente luminoso que envuelve el film. En vez de amores de barra, amores de sauna, que logran causar una sensación agradable en el espectador.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí