El pasado 29 de septiembre volvió a los escenarios, por su segunda temporada, Ghost, el musical. En esta ocasión, llega con dos rostros muy conocidos para el gran público: David Bustamante y Ricky Merino, como Sam. Además, regresan a este espectáculo Cristina Llorente, Christian Sánchez y Ela Ruiz, como Molly, Carl y Oda Mae, respectivamente. Por otro lado, recordar que este proyecto ganó el premio a Mejor Musical en los Broadway World Spain. Dirigida por Federico Bellone, se puede disfrutar de martes a domingo en el Teatro EDP de Gran Vía.



Ghost el musical

Crítica de 'Ghost, el musical'

Ficha Técnica

Título: Ghost, el musical
Título original: Ghost, The Musical

Reparto:
David Bustamante (Sam)
Ricky Merino (Sam)
Cristina Llorente (Molly)
Christian Sánchez (Carl)
Ela Ruiz (Oda Mae)
Esteban Oliver (Fantasma del hospital)
Óscar Albert (Fantasma del metro)
Joan Mas (Willy López)
Juls Sosa (Clara)
Patricia Serradell (Sra. Santiago)
María Moreno (Swing Femenino / Dance Captain)
José Miralles (Swing Masculino)
Gerard Minguez (Ensemble)
Francisco Gala (Ensemble)
María José Arcas (Ensemble)
Sergio Escribano (Cover Sam)
Elena González (Cover Molly)
Nathaly Salim (Cover Oda Mae)

Duración: 135 min. apróx.
Dirección artística: Federico Bellone
Libreto y letras: Bruce Joel Rubin
Música y letras: Dave Stewart y Glen Ballard
Producción:
Iñaki Fernández y Gorka Fernández
Adaptación de guion y letras:
Silvia Montesinos
Dirección musical: Julio Awad
Coreografía y dirección asociada: Chiara Vecchi
Diseño de escenografía: Federico Bellone
Asistente y asociada de escenografía:
Clara Abbruzzese
Diseño de vestuario: Felype de Lima
Diseño de iluminación:
Valerio Tiberi
Sonido:
Javier Isequilla
Diseño de peluquería, maquillaje y caracterización:
Olaya Brandón
Director de casting: Daniel Anglés
Producción ejecutiva: Ricardo López / Nuria Ortega
Ayudante de dirección / Directora residente: Silvia Montesinos
Dirección técnica:
José Luis Alonso
Producción: LetsGO Entertainment

Entrevista a David Bustamante por 'Ghost, el musical'

Sinopsis de 'Ghost, el musical'

Basado en el oscarizado drama romántico de 1990 protagonizado por Patrick Swayze, Demi Moore y Whoopi Goldberg, Ghost, el musical narra la relación entre Sam y Molly tanto en vida como tras el fallecimiento de él en un atraco. Sam queda atrapado entre ambos mundos para proteger a su chica de la misma amenaza que le arrebató a él la vida. Contacta con Molly a través de Oda Mae, una estafadora que se hace pasar por vidente y que inesperadamente desarrolla la capacidad para hacer de puente entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

Amor, humor, intriga y lo sobrenatural unidos a unas canciones inolvidables y unos efectos escénicos extraordinarios dan lugar a la experiencia perfecta que gusta a todos los públicos. (LETS GO ENTERTAINMENT). 



Ghost el musical
Foto de DyP Comunicación

Más allá del amor

Musicalizar uno de los clásicos cinematográficos de los 90 más queridos por el público es un riesgo, por lo que Ghost, el musical lleva consigo una presión mediática intrínseca. Aun así, el libreto original de esta versión teatralizada fue escrita por el mismísimo Bruce Joel Rubin, autor del film primigenio. Por tanto, esta adaptación española, de mano de Silvia Montesinos, mantiene intacta toda la estructura, sin modificar ningún elemento para hacerlo más cercano a la cultura española. Aun así, al ser un relato totalmente universal, la historia invade al espectador desde el primer minuto, transportándolo al Nueva York del film y a esa relación amorosa formada por Sam y Molly. Gracias a ello, la sensación, a nivel narrativo, es prácticamente la misma que al ver al film, dejando momentos de auténtica comedia, combinados con partes más emocionales.

Gran parte del atractivo de este musical es la nostalgia, la cual la mantiene en todo momento, al ser un canto y un homenaje al producto original. Se puede ver que equilibran las distintas partes de los personajes principales, formando un eje entre Sam-Molly, Oda Mae y Carl. A pesar de haber una duración menor del personaje de Oda Mae en escena, sigue siendo de los personajes más dinámicos en el libreto, dejando escenas realmente hilarantes y llenas de diversión. Asimismo, en el caso de Carl, apuesta nuevamente por esa avaricia, aunque plantea cierta humanidad que le permite no caer en maniqueísmo. Por otra parte, hay algunos “fantasmas” que aparecen a lo largo de este montaje, que aportan una visión de sus vidas interesantes. Aun así, al no estar mucho tiempo en escena, no asientan su mensaje dentro del espectador.

Teatro EDP Gran Vía
Foto de GTres

Ídem

En la función del 12 de noviembre, Ghost, el musical fue protagonizado por Ricky Merino, Cristina Llorente, Sergio Escribano y Ela Ruiz. En primer lugar, Ricky Merino muestra las ganas que ha puesto en este proyecto desde el principio, transmitiendo todo su esfuerzo y su compromiso. Sin embargo, todavía no logra deshacerse de ese aire impostado, que envuelve su esencia sobre el escenario, en este papel. A pesar de ello, se puede ver que, al estar totalmente involucrado en su camino interpretativo, irá asentándolo con el pasar del tiempo. Después, Cristina Llorente tiene una dulzura muy especial como Molly, dándole unas pinceladas muy humanas. El secreto de Llorente puede que resida en la naturalidad y sinceridad con la que afronta este personaje. También hay que aplaudir la labor de Sergio Escribano, el cual hace suyo totalmente a Carl y triunfa por ello.

Una de las grandes revelaciones es Ela Ruiz, un torrente de energía desde el primer minuto. Además, lleva el humor en las venas, metiéndose de lleno en la personalidad de su personaje, midiendo la intensidad en todo momento para no caer en la exageración. Gracias a ello, es un respiro de aire fresco, una bocanada llena de carcajadas, lo que indica su excelente trabajo. Una de las mejores interpretaciones del musical. Por otro lado, Esteban Oliver da vida al fantasma del hospital, con un carisma y una energía envolvente. Esa alegría con la que aborda su papel se transmite totalmente a los espectadores. Con lo cual, es de las actuaciones que más se quedan en la retina. Por último, destacar a Juls Sosa y Natalia Salim, las cuales ofrecen un resultado espectacular. Con respecto al resto del elenco, hay algunos miembros que podrían pulir más su trabajo.

Teatro EDP Gran Vía
Foto de LetsGo Entertainment

Los efectos fantasmagóricos

Una de las dificultades que presenta Ghost, el musical es la búsqueda de adaptar casi absolutamente toda la película, con lo que ello conlleva. No se puede negar que la construcción de espacios demuestra la gran capacidad de producción detrás de esta obra, lo que deja un acabado absolutamente magnánimo y en grandes dimensiones. Sin embargo, al haber tantos cambios de localizaciones, no se asienta y disfruta visualmente, sino que hay detalles que pasan inadvertidos. Por tanto, ese carácter cinematográfico espacial no funciona con la misma relevancia en el ámbito teatral. Por este motivo, es complicado aunar los distintos aspectos artísticos, ya que al no haber una consistencia más firme, se pierde el efecto. Habría que dejar lugares más simbólicos, como el piso de Sam y Molly, o el consultorio de Oda Mae, y concentrar más los lugares que se muestran.

Aun así, paradójicamente, el mayor fuerte de esta producción es a nivel técnico, con un espectáculo de efectos especiales llamativos y que sorprenden a los asistentes. Varios de ellos se comprenden cómo se realizan, pero la magia de hacerlo sobre escena es una experiencia que hace que merezca la pena verlo. Por ello, su baza más importante es aquella que recrea los momentos fantasmagóricos, al igual que las distintas muertes que van apareciendo en escena. En este punto, hay que aplaudir que se haya decidido hacerlo, más fiel al film, y no evitarlo al ser complejo técnicamente. Luego, la composición musical es estupenda, se hace amena y no se aletarga en el tiempo. Asimismo, las transiciones logran un excelente ritmo, al realizar los distintos cambios que hay en el escenario de una forma rápida y sin cortar la magia de la ficción.

Ghost el musical
Foto de DyP Comunicación

Conclusión

Ghost, el musical es una adaptación fiel al clásico cinematográfico homónimo de 1990, lo que conlleva a una nostalgia pertinente. También se valora que se hayan respetado varias de las escenas más icónicas del film, así como la construcción de los personajes en torno a ello. Sin embargo, a nivel técnico, hay una sobresaturación de espacios, lo que provoca que no asiente la trama igual que ocurría en el film. A pesar de ello, uno de sus mayores aciertos se encuentra en los efectos especiales, siendo una de las mayores atracciones del musical y llevando al espectador a esa magia en vivo.

Por otro lado, el reparto lo encaran unas excelentes Cristina Llorente y Ela Ruiz, junto a un estupendo Sergio Escribano y un comprometido Ricky Merino. A nivel actoral, como reparto conjunto, se podría pulir todavía más. Como una canción que causa añoranza, su principal baza es transportar al espectador a esta historia de amor universal.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí