El Golem, de los realizadores Carl Boese y Paul Wegener, es un filme clásico del género de horror del cine mudo. Representante del expresionismo alemán, interpreta el folclor de la criatura y las creencias judías. Protagonizan Paul Wegener, Albert Steinrück y Lyda Salmonova.



El Golem

Crítica de El Golem

Ficha Técnica

Título: El Golem
Título original: Der Golem, wie er in die Welt kam

Reparto:
Paul Wegener (Der Golem / The Golem)
Albert Steinrück (Der Rabbi Löw / Rabbi Loew)
Lyda Salmonova (Miriam, la hija del rabino)
Ernst Deutsch (Der Rabbi Famulus / El rabino camarero)
Hans Stürm (Der Rabbi Jehuda, der Älteste der Gemeinde)
Max Kronert (Siervo del templo)
Otto Gebühr (Der Kaiser / Emperador Luhois)
Dore Paetzold (Des Kaisers Kebse / Emperador Kebse)
Lothar Müthel (Der Junker Florian / Caballero Florian)
Greta Schröder (Ein Mägdelein mit der Rose / Mujer joven con rosa)
Loni Nest (Ein kleines Mädchen / Niña)

Año: 1920
Duración: 80 min.
País: Alemania
Director: Paul Wegener, Carl Boese
Guion: Paul Wegener, Henrik Galeen (Novela: Gustav Meyrinck)
Fotografía: Karl Freund (B&W)
Música: Película muda
Género: Terror. Fantástico
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Película completa con subtítulos en español

Sinopsis

Clásico del cine mudo alemán que cuenta la leyenda de una estatua: el Golem. En el siglo XVI, en el gueto de Praga, vivía el Rabino Löw, mago y maestro en el arte de la nigromancia. Para evitar la expulsión de los judíos, ordenada por el emperador Rodolfo II, modeló la figura de arcilla del Golem e invocó al espíritu de Astaharot para que le otorgará la vida. Sin embargo, cuando los judíos consiguen quedarse en la ciudad, y el Golem salva la vida del emperador, el rabino trata de invalidar su conjuro y quitarle la vida porque ya ha realizado su cometido. Pero cuando un sirviente, cegado de amor, se la devuelve, la figura de arcilla escapa de la influencia humana y se convierte en una amenaza.



La persecución judía en El Golem

El Golem pronuncia aspectos del judaísmo. Sus creencias en el esoterismo y la astrología provocan incomodidad en el Emperador Luhois (Otto Gebühr). El hombre decide perseguir al ghetto judío al dictar una orden de expulsión.

A su vez, el relato resalta también a un pueblo azotado por el sufrimiento y la miseria. El terror siembra peligro ante la amenaza concerniente del emperador. Con el fin de salvar a su pueblo, Rabbi Loew (Albert Steinrück) convoca al espíritu de Astaroth y ejecuta magia oscura para crear al Golem (Paul Wegener).

Así, el filme resalta un contexto antisemita acompañado por elementos fantásticos, representados con la atmósfera sobrenatural.

El Golem

El sexo implícito en El Golem

Con el desarrollo de El Golem, los realizadores Carl Boese y Paul Wegener intercalan el romance entre Florian (Lothar Müthel) y Miriam (Lyda Salmonova). El caballero y la hija del Rabí coquetean en las inmediaciones de la torre.

Asimismo, Wegener enfatiza, sutil, una connotación sexual no usual para la época a través de la atención a roces, miradas y caricias en el cortejo.

La semejanza con Frankenstein

Inspirado también en la novela del escritor Gustav Meyrink, el relato confronta el límite del hombre para experimentar con la creación de vida.

La disyuntiva cuestiona la esencia del monstruo. El golem, moldeado con barro y arcilla, adquiere pensamientos y sentamientos propios, entrecruzando la violencia y la búsqueda de empatía. El concepto, semejante a Frankenstein, se enfoca en las acciones criaturas que buscan la libertad y desean una pareja. El primero lo halla en Miriam. En tanto, la creación de Victor Frankenstein suplica en vano por la creación de una compañera.

Si bien Frankenstein enfatiza hasta dónde participa la ciencia como creador de vida dentro de un aspecto ético, la semejanza con El Golem radica en el pronunciamiento del terror con elementos sobrenaturales.

El Golem

Expresionismo alemán en la leyenda de Praga

La adaptación del relato folclórico judío toma también atributos que caracterizan al expresionismo alemán. La arquitectura gótica del pueblo pronuncia por atípicas arquitecturas semejantes a cavernas, figuras asimétricas en el interior de las viviendas y la enormidad de la muralla y el portón de la entrada al pueblo.

A su vez, el filme presenta un sobresaliente apartado visual. La fotografía de Karl Freund enfatiza en la profundidad del encuadre. También lo hace con imágenes de archivo de textos hebreos intercaladas con la narrativa. El claroscuro en la iluminación resalta el minimalismo y la fantasía del macabro relato.

Conclusión

Una de las precursoras del expresionismo alemán, El Golem resalta el antisemitismo, el misterio en el esoterismo y los espíritus.

Con un detallado aspecto visual, la tensión retratada en su atmósfera y el miedo a lo desconocido la convierten en una cinta clásica de terror que también es referencia por sus claroscuros visuales y góticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí