En 1997 llegó a las librerías El jinete del dragón, de la pluma de Cornelia Funke. Esta autora ha gozado de gran éxito, obteniendo multitud de reconocimientos, incluida esta novela que fue un best-seller. En 2020, Tomer Eshed dirige la adaptación animada del libro bajo el mismo título. La adaptación y guion ha corrido a cargo de John R. Smith. Llega a cines españoles este 4 de diciembre de 2020.



El jinete del dragón

Crítica de 'El jinete del dragón'

Ficha Técnica

Título: El jinete del dragón
Título original: Dragon Rider

Año: 2020
Duración: 100 min
País: Alemania
Dirección: Tomer Eshed
Guion: John R. Smith
Música: Stefan Maria Schneider
Fotografía: Olaf Aue
Género: Animación
Distribución: Flins y Pinículas

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de 'El jinete del dragón'

Sinopsis de 'El jinete del dragón'

El jinete del dragón es la nueva película de aventuras, inspirada en el best-seller de Cornelia Funke. Escondido a las afueras de Londres, Lung es un joven dragón plateado que está cansado de esconderse en el bosque y está dispuesto a mostrarle a la generación mayor que es un verdadero dragón. Cuando los humanos están a punto de destruir el último refugio de su familia, Lung emprende una aventura en secreto con su amiga Piel de Azufre para buscar La Orilla del Cielo, las leyendas cuentan que es el santuario de los dragones.

En su búsqueda, Lung y Piel de Azufre conocen a Ben, un huérfano y callejero que decide unirse a ellos. Pronto descubrirán que no están viajando solos. Les persigue Ortiga Abrasadora; el malvado monstruo devorador de dragones que rastrea y destruye a todos los dragones de la tierra. (FLINS Y PINÍCULAS).



El jinete del dragón
Foto de Flins y Pinículas

La destrucción del dragón

Aunque pueda parecer un remake alemán de la famosa trilogía de “Cómo entrenar a tu dragón”, únicamente comparten el concepto de los dragones. El jinete del dragón está inspirado en la novela homónima de Cornelia Funke, publicada en 1997. Con lo cual, John R. Smith ha recuperado dicha historia para adaptarla al lenguaje cinematográfico. El guion se desarrolla en una historia bastante sencilla, donde se ven algunos flashes de interesante narrativa. Por lo tanto, se comprueba que no han querido realmente ir más allá o buscar una profundidad en esta aventura. Aun así, es un relato accesible, y especialmente, dedicado a los más pequeños de la casa. Su principal intención es la de entretener, por lo que las aventuras que se desarrollan permiten que el espectador desee querer saber cómo termina.

Lógicamente, nada tiene que ver con la saga de “Cómo entrenar a tu dragón”, pero el film de Tomer Eshed se ríe ya de las posibles comparaciones. En cierta manera, esa comedia irónica e, incluso, de reírse de sí mismo y del género es lo que le da un prisma distinto. De alguna manera, rompe el molde de la estructura general, para dar esas pinceladas de jocosidad. Incluso, hay un guiño al estudio Blue Sky muy simpático. Luego, el desarrollo de la historia se tercia en una resolución que se espera, pero lo equilibra con el buen ritmo que lleva y los puntos cumbre que pueden llamar la atención. Está claro que podrían dar mucho más, pero también hay mensajes positivos que encajan dentro del espectro narrativo que se plantea.

Drachenreiter
Foto de Flins y Pinículas

La amistad al poder

El personaje principal de El jinete del dragón es Lung, un joven dragón plateado. Después de ver en peligro su tierra, decide emprender un viaje para salvar la situación. Por un lado, hay ese espíritu luminoso, e ingenuo, que da ternura hacia el espectador por esa inocencia tan natural. Es verdad que no hay mayores matices y se queda totalmente encorsetado en esa positividad, lo que hace que su desarrollo no se produzca de una forma asombrosa. A pesar de ello, se construye sobre él ese vehículo narrativo para dar rienda suelta la aventura. Lo mismo sucede con Ortiga Abrasadora, el cual se deja invadir por un maniqueísmo muy claro, como villano total del film. Como apunte, esos momentos en los que se sale de esa figura, para dar un poco de humor, es lo que hace que no se convierta en toda una caricatura.

Lung se ve acompañado por dos compañeros durante su viaje: Piel de Azufre y Ben. La primera de ellos es un duende del bosque. En el guion se puede ver cómo tiene el papel de ser la contraposición del protagonista, con un carácter lejos del convencional, lo que hace que le dé contraste al film. Al tener ese contrapunto más juguetón y enrabietado, no es un personaje meramente blanco, lo que se valora. De forma análoga, el trasfondo de Ben es lo que hace que no se caiga en la planitud, sino que hay ese mundo interior que, aunque pase a pies juntillas, funciona. Así, consigue indicar que, si se hubiera ido un paso más allá en la metamorfosis de cada uno de los personajes, este universo animado podría haber dado unos resultados más fructíferos.

Drachenreiter
Foto de Flins y Pinículas

Una animación trabajada

Uno de los mejores aspectos de El jinete del dragón es el despliegue técnico realizado, ya que obtiene una factura notable, comparable a otras producciones que siguen la misma índole. Se puede ver el trabajo que se ha desempeñado desde la producción, donde han cuidado un imaginario visual muy enriquecido. Además, el diseño llega de una manera muy agradable, con unos trazos muy dinámicos y unos detalles que suman todavía más al propio largometraje. Lo mismo ocurre con los espacios en los que transcurre la acción, que expanden ese mundo de ensueño y de fábula que se puede esperar de la propia idiosincrasia de los dragones y el concepto que se tiene sobre ellos. Ahí es donde se puede ver que tienen perfectamente las herramientas, dado que la calidad de la imagen es destacable.

Por otro lado, el montaje de la película tiene un ritmo distendido, ameno, en el que no se observan tantos momentos cumbre y no se buscan las escenas épicas. Es más, el propio film se ríe de ello, por lo que es lógico que desempeñe esos momentos acorde a la coherencia estilística de la cinta. La razón no es otra que sabe perfectamente la película que quiere ser, y no se va fuera de ello. Puede ser más ambiciosa, sí, pero también es respetable que apuesten por una narrativa más simplificada, con el fin de intentar distanciarse de otros films parecidos. Después, la banda sonora es apropiada, dando su lugar a las canciones para no saturar al espectador con ellas. Asimismo, se agradece que, pese a su sencillez, no se haya dejado embaucar por la edulcoración de los films infantiles.

El jinete del dragón
Foto de Flins y Pinículas

Conclusión

El jinete del dragón es una aventura con toques de humor autocrítico y socarrón que halla en ellos su poder. El guion no goza de una gran complejidad, pero sigue una sencillez entretenida que obtiene lo que busca. Asimismo, los personajes se desarrollan de una forma maniquea, dejando algún contraste en los co-protagonista que enriquecen el texto. Pero, indudablemente, lo mejor de la película es el desarrollo visual, que obtiene una factura muy bien desarrollada, con un imaginario visual enriquecido. La búsqueda de su oasis particular que llegan envuelto de comedia y deja una experiencia agradable para toda la familia.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí