El prodigio (The Wonder) pasó por los festivales de Telluride, Toronto y San Sebastián (en ese orden), se estrenó en cines limitados a principios de noviembre, y por fin esta película se puede disfrutar desde el 16 de noviembre en Netflix una película con la que el cineasta chileno Sebastián Lelio nos presiona desde el principio para sumergirnos en un relato del todo impactante y de múltiples matices sobre el clásico duelo de fes: la cristiana y la ciencia. Es ciertamente interesante, y el verdadero milagro es Florence Pugh, que pone el resto. Puedes leer AQUí otra crítica realizada por Cinemagavia de esta película.



El Prodigio poster

Crítica de 'El Prodigio'

Ficha Técnica

Título: El Prodigio
Título original: The Wonder

Reparto:
Florence Pugh (Lib Wright)
Niamh Algar (Kitty)
Ciarán Hinds (-)
Tom Burke (William Byrne)
Toby Jones (Dr.McBrearty)
Elaine Cassidy (Rosaleen O'Donnell)

Año: 199_
Duración: 108 min.
País: Irlanda
Director: Sebastián Lelio
Guion: Alice Birch, Sebastián Lelio Novela: Emma Donoghue
Fotografía: Ari Wegner
Música: Mathew Herbert
Género: Drama. Thriller
Distribuidor: Netflix

FilmAffinity

IMDb

Tráiler de 'El prodigio'

Dónde se puede comprar la novela

Oferta
El prodigio (Grandes novelas)
  • Donoghue, Emma (Autor)

Sinopsis de 'El prodigio'

Región irlandesa de las Midlands, 1862. Anna O'Donnell, una niña de once años, deja de comer pero permanece milagrosamente viva y en buen estado. La enfermera inglesa Lib Wright es llevada al pequeño pequeño donde vive la niña para observarla. Numerosos turistas y peregrinos se congregan para contemplar a la niña que, según se dice, ha sobrevivido sin comer durante meses. ¿Acaso alberga el pueblo a una santa que "sobrevive con el maná del cielo" o existen motivos más siniestros? (Netflix España)

Dónde se puede ver la película en streaming



Premisa atractiva, buena introducción

Parece que vuelven a estar de moda los productos que recuperan siglos pasados y, más últimamente, los de cine rural. En esta ocasión con la película El prodigio se nos presenta una premisa que genera de todo menos indiferencia. Una niña de un pueblo irlandés del siglo XIX lleva varios meses sin ingerir alimento alguno. De partida ya nos encontramos con algo complejo, y Sebastián Lelio quiere ir más allá. Durante todo el metraje sobrevuela la confrontación natural entre los arraigados conceptos sobre religión, moral, fe, salvación o milagro, y los eminentemente científicos como curación, nutrición y los respectivos al deber deontológico médico.

¿Es la joven cristiana una verdadera santa y Dios le ha escogido como herramienta para difundir su verdad? ¿O más bien es una estafa? A través del misterio más absoluto que ocupa la mayoría de la cinta, el director pretende que el espectador se sumerja absolutamente en el viaje de la enfermera (Pugh) que intenta entender la situación y los motivos de la misma, pero, más que nada, salvar a la niña de una posible muerte.

No cabe duda de que la idea de partida del director chileno es bastante atractiva, y la introduce con una habilidad notable. Su virtud está en la propia exigencia al público, quiere que reflexione sobre la posibilidad de un milagro. Y lo consigue, pues sienta las bases para ello, de manera poco forzada, tanto para agnósticos y ateos como cristianos. Es como mínimo una cuestión que genera enorme curiosidad.

El prodigio película
Fotos de Netflix

Redundante y forzada

Vale, comenzamos El prodigio (The Wonder) y nos has encandilado con esta morbosa intriga. ¿Ahora qué? Todo se desvanece, como en tantos otros productos similares, cuando se sobreexplota la idea inicial pensando que la mecha seguirá ardiendo. Pero no, el oxígeno se ahoga y Sebastián Lelio comete el error de dejar colgado al público en mitad de la película, dando vueltas sobre lo mismo sin dejar que la historia avance de forma natural. Es por este motivo que se antoja algo tediosa, pudiendo parecer que sobran minutos o estos mismos deberían haberse empleado más convenientemente.

Es cierto que no solo es exigente hacia el espectador sobre su capacidad reflexiva, sino también conforme a que deba aceptar ciertas conveniencias. La obra funciona tanto en cuanto se limita a enfrentar las dos tipologías de fe de las protagonistas: la de la enfermera como mujer moderna de datos empíricos y la de la adolescente que se ve como herramienta de Jesucristo para la salvación del alma.

En cuanto uno, por lo que sea, se sale de esta tesis, naufraga hasta la muerte, puesto que debe tragar (cojan la ironía del asunto) con algunas situaciones que en un contexto realista el sentido común llamaría a resolver fácilmente. Pero no tendríamos la película El Prodigio.

El Prodigio Netflix
Fotos de Netflix

Tono y estilo acertados

Si algo me ha gustado y mucho de la nueva apuesta de Sebastián Lelio (además de la sobresaliente Florence Pugh) es el tono impreso en esa recreación del religioso pueblo de montaña de la Irlanda del siglo XIX, adaptando la estética de la novela de Emma Donoghue, más cercana al estilo medieval que otra cosa.

Como espectador, desde el principio debes aceptar esta forma de comunicar el conflicto, que siempre florece en ambientes lúgubres de interiores iluminados con velas, exteriores de suelo encharcado y de barro sumergido, aprovechando el silencio como un protagonista que habla por sí mismo y marca el camino argumental, lo que se suma a un aséptico lenguaje de época, frenado por los códigos de respeto y embellecido por la sequedad de sus palabras.

Evidentemente, todo lo que tiene que ver con la técnica en el apartado visual ayuda a este cometido. Creo que funciona bien la fotografía y la elección de planos, abiertos para abarcar las dos mentalidades contrapuestas y ofrecer la mayor cantidad de información posible por los personajes que las lideran, así como los más cerrados que ayudar a sumergirte en una fuerza narrativa superior y en tantos casos más emocional.

The Wonder filme
Fotos de Netflix

Tratamiento desigual

Partiendo de esta expresión tan marcada, he comprobado una representación del dilema que no cae en la acostumbrada parcialidad, al menos hasta que llega el final. He visto dos posiciones que chocan, cada una con su herencia y capacidad de manifestación, siempre como mera disposición de elementos en un mapa. El problema viene con el desenlace, cuando todo se derrumba con una solución de pura conveniencia. No convence finalmente porque la obra se ha sostenido en todo momento en su fuerza realista, incluso en la contextualización de la gran hambruna vivida y las consecuencias sobre la ingesta de alimentos, que aquí juega un doble papel viendo cómo la niña no quiere nutrirse.

Y tampoco lo hace porque resuelve el conflicto de manera bruta, surrealista y totalmente sesgada a favor de una de las posiciones y desestimando un desarrollo más complejo y delicado de ciertos personajes secundarios pero importantes para la historia. Creo que falta equilibrio en ese mismo tratamiento de la disputa existencial. Y mejor no hablemos de la carencia de grises en las figuras masculinas.

Mi experiencia con la película El prodigio (The Wonder) ha sido muy parecida, aunque salvando las distancias, a la vivida con Silencio (2016), en la que Martin Scorsese, maestro en tantas cosas y tan poco diestro con otras, realiza dos primeros actos llenos de profundidad y complejidad a la hora de evolucionar los personajes, pero se pierde en un tercero poco sutil, burdo en el tratamiento moral-cristiano y del todo insustancial en la resolución.

The Wonder Netflix
Fotos de Netflix

Conclusión de 'El prodigio'

Realmente pienso que la película El prodigio (The Wonder) parte de una adaptación original y goza de una presentación de situación y personajes bastante notable. Los secundarios se elevan por encima de lo habitual, y las dos protagonistas (Pugh y Cassidy) bordan sus papeles y esa guerra sobre su visión de la existencia. La dirección es sustancial, y la narración a través de planos y fotografía es del todo satisfactoria. El problema llega con las inconsistencias argumentales y un colofón pobre.

Reportaje de El prodigio en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
6,5 / 10
65 %
Artículo anterior“El libro de Catherine”: La adolescencia femenina en tiempos medievales
Artículo siguiente“Regra 34”: Una valiente reflexión sobre la sexualidad como poder
Periodista y especialista en Comunicación y Branding digital. Cinéfilo y crítico de cine freelance. Actualmente llevo un canal de YouTube sobre películas y series de televisión.
el-prodigio-the-wonder-pelicula-critica-estreno-netflixRealmente pienso que la película El prodigio (The Wonder) parte de una adaptación original y goza de una presentación de situación y personajes bastante notable. Los secundarios se elevan por encima de lo habitual, y las dos protagonistas (Pugh y Cassidy) bordan sus papeles y esa guerra sobre su visión de la existencia. La dirección es sustancial, y la narración a través de planos y fotografía es del todo satisfactoria. El problema llega con las inconsistencias argumentales y un colofón pobre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí