El rey león de Disney, dirigida por Jon Favreau, nos lleva a la sabana africana donde un futuro rey ha nacido. Utilizando innovadoras técnicas cinematográficas para dar vida a los entrañables personajes en una forma completamente nueva: El rey león rugirá en los cines de España el 19 de julio.



El Rey León

Crítica de ‘El rey león’

Ficha Técnica

Título: El rey león
Título original: The Lion King

Reparto:
Chiwetel Ejiofor (Scar)
John Oliver (Zazu)
James Earl Jones (Mufasa)
John Kani (Rafiki)
Alfre Woodard (Sarabi)
JD McCrary (Joven Simba)
Shahadi Wright Joseph (Joven Nala)
Penny Johnson Jerald (Sarafina)
Keegan-Michael Key (Kamari)
Eric André (Azizi)
Florence Kasumba (Shenzi)
Seth Rogen (Pumbaa)
Billy Eichner (Timon)
Donald Glover (Simba)
Beyoncé (Nala)
Phil LaMarr (Impala)
J. Lee (Hiena)

Año: 2019
Duración: 118 min.
País: Estados Unidos
Director: Jon Favreau
Guion: Jeff Nathanson (Historia: Brenda Chapman. Personajes: Irene Mecchi, Linda Woolverton, Jonathan Roberts)
Fotografía: Caleb Deschanel
Música: Hans Zimmer (Canciones: Tim Rice, Elton John)
Género: Animación. Aventuras
Distribuidor: Walt Disney Studios Motion Picture Spain

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘El rey león’

Sinopsis de ‘El rey león’

La nueva película El Rey León de Disney Live Action, dirigida por Jon Favreau, viaja a la sabana africana donde ha nacido el futuro rey. Simba idolatra a su padre, el rey Mufasa, y se toma muy en serio su propio destino real. Pero en el reino no todos celebran la llegada del nuevo cachorro. Scar, el hermano de Mufasa y antiguo heredero al trono, tiene sus propios planes.

La batalla por Pride Rock está asolada por la traición, la tragedia y el drama, y termina con el exilio de Simba. Con la ayuda de un curioso par de nuevos amigos, Simba tendrá que aprender a madurar y a recuperar lo que le pertenece por derecho. «El Rey León» utiliza técnicas cinematográficas pioneras para dar vida de forma totalmente nueva a los personajes del clásico de 1994, y llegará los cines en julio de 2019. (Walt Disney Studios Motion Picture Spain)



Un regreso controvertido

El Rey León tiene todo lo que una gran obra épica puede desear, una gran historia, grandes ambiciones, grandes sueños, traiciones, amistad, romance y una fuerza salvaje que impulsa toda la trama y que la convirtieron desde su versión en dibujos animados en un éxito total, con derivación a obra musical de teatro y serie animada en televisión.

Y no es casualidad, ya que desde su primera película se le han encontrado las suficientes coincidencias como para poder ligarla como la versión animal de Hamlet y en esta nueva presentación, eso es mucho más notorio por ciertos giros, que de manera casi imperceptible presenta la revisión de Jon Favreau (quien anteriormente, en 2016, nos entregara la nueva versión del Libro de la Selva), así que digamos que el muchacho está tomando experiencia en las tramas escenificadas en selvas, sabanas y sitios salvajes, con protagónicos del reino animal realizados en animación por computadora.

Lo relevante es que aunque parece poco tiempo, desde El libro de la selva del 2016 para acá, el perfeccionamiento de la técnica para representar la vida salvaje ha dado pasos agigantados y para qué hablar del ya lejano 1994, de la versión de dibujos del El Rey León.

En 2019 este Rey es magia pura, como jamás lo habíamos visto antes en la pantalla, los colores, texturas y movimientos son extraordinariamente fieles a lo natural. Ojo, natural, no perfecto. Ese preciso y delicado nivel de imperfección es lo que realmente hace vivir a la película.

El Rey León
Copyright Walt Disney

Hagas lo que hagas no vas a dar gusto

Ni siquiera había llegado a las pantallas mundiales en forma oficial y ya la película había encontrado en la crítica grandes detractores, con una serie de comentarios que rayan a veces en lo ridículo: como acusaciones de sexismo y machismo. Señores, no todas las tramas universalmente deben tener por fuerza heroínas empoderadas que adquieran los roles tradicionalmente asumidos por el género masculino, y no todas las historias fueron diseñadas para que las protagonice una fémina.

Habría que ir un poco más debajo de lo esperado y lo evidente para entender el rol de Nala o el de Sarabi. Lo importante es que Nala (Beyoncé Knowles) por ejemplo, es fiel al espíritu de la naturaleza y la manera en que la manada de leones se comporta; las leonas son las encargadas de realizar la cacería y así será dentro del comportamiento natural de su especie y el criterio humano poco tiene que hacer para determinar si eso es sexista, poco empoderado o racista.

El objetivo de Favreau no era modificar la historia para que no se le reconociera, ni hacer una cinta generada por computadora perfecta e hipoalergénica. La historia por sí misma es redonda, poderosa y posee los valores y pasiones que serán interesantes de revisar dentro del transcurrir humano, ya sea representados por hombres o animales. Lo valioso es la narración y ahora Favreau la presenta con un grado impresionante de adelantos tecnológicos del estupendo fotorealismo en CGI, Esa es la sorpresa, el dejar que cada pelo de la melena de Mufasa o el caminar de Simba y sus expresiones nos sorprendan en cada cuadro.

El Rey León
Copyright Walt Disney

El círculo de la vida

El conocer la trama paso a paso tiene una ventaja obvia, se pueden disfrutar de otra manera los detalles de la gramática, de la narración, la manera en que se construye con los mismos materiales para crear la versión propia de la leyenda que visual y emocionalmente ya nos ha capturado.

La presencia casi viva de todos los animales en esta película nos acerca demás al continuo devenir de la vida salvaje. Todos sabemos que los carnívoros se alimentan de los herbívoros y que los herbívoros comen pasto. En la versión animada no podríamos imaginar a alguno de los adorables personajes leoninos almorzándose en pantalla a un antílope… pero en esta vez sentimos que eso es posible y natural y el discurso de Mufasa (James Earl Jones) sobre el círculo de la vida toma una perspectiva absolutamente realista que no se podía entender contundentemente en la versión de dibujo (dentro de la naturaleza para que exista vida debe haber un delicado balance entre vida y muerte) y por esto, el drama que se desarrolla resuena mucho más salvaje y verídico aunque se sepa de antemano.

Favreau y su equipo se acercan mucho más a un documental de Disney Channel (sin las escenas de sangre en las cacerías desde luego) o aquellos viejos episodios de la serie de Disneylandia para llevarnos a ser testigos de como un mechón de pelo de la melena de Simba hace todo un recorrido hasta ser empujado por un escarabajo pelotero. Esos detalles son las pinceladas de naturaleza que realzan todo el esfuerzo de la película.

El Rey León
Copyright Walt Disney

Eres tú?

Afortunadamente tras de un comienzo dramático en estampida, en el que al igual que en Hamlet la sombra de la muerte nunca está demasiado “en las sombras” la llegada de Timón (Billy Eichner) y Pumbaa (Seth Rogen) sigue siendo el “momento de alivio” con un par de personajes que roban de nuevo el estelar en esa enfrentada mezcla de personalidades y ocurrencias disparatadas, espera sus intervenciones porque vas a volver a reír a carcajadas.

El crecimiento de Simba desde un niño irreflexivo (JD McCrary) hasta su fase de joven (Donald Glover) es igualmente interesante por la tragedia que marca la vida de Simba y que ahora es asi mimo más profunda más realista en un acto de negación y escape al ritmo de Hakuna matata desarrollada en un auténtico paraíso donde todo es feliz y despreocupado y utópicamente las especies animales conviven en santa paz. Pero la realidad no es así y Simba debe de enfrentarse a su destino, organizar su respuesta y tomar una decisión. He aquí que se cumple una profecía y requerimiento para la trama clásica: el viaje y regreso del héroe y una vez más la hiper realidad hace su efecto.

The Lion King
Copyright Walt Disney

No hay héroe sin villano

Para todos aquellos familiarizados con la versión en dibujos sabemos desde su primera aparición en pantalla, al ser interrumpido en su desayuno por Mufasa que que Scar (Chiwetel Ejiofor) es el prototipo del villano rastrero. Resentido, zalamero y frío capaz de todas las bajezas, pero cuando lo reunimos con Shenzi y sus hienas (Florence Kasumba, Eric André y Keegan-Michael Key) añadimos varias características malignas a su presencia. La traición y la mentira son algunas de ellas. Todo esto hace que el regreso del héroe sea más apremiante y esperado dando el lucimiento para que la virtud deba ser mayor en el héroe que la maldad en el villano.

La construcción del guion original era tan sólida que Favreau más que cambiarla o tomar otra ruta decidió seguirla haciendo en todo caso más definidas las orillas sigue siendo fiel al Rey León original pero el hiperrealismo del CGI la coloca en un peldaño completamente diferente, sigue siendo una adaptación de Hamlet pero es entendible para un público joven, transmite valores y sentimientos y al tiempo es satisfactoria para los adultos pues no traiciona el espíritu original, y eso como hemos visto en cintas recientes es una tentación demasiado grande en la que varios han caído.

The Lion King
Copyright Walt Disney

Puedes sentir el amor esta noche

Después de la sobrepoblación de canciones en Aladino, El Rey León se presenta con la música “necesaria pero no abrumante” Obvio tenemos los grandes y recordados Circulo de la Vida y Puedes Sentir el amor esta noche y la infaltable Hakuna matata y la irónica e icónica “El León duerme esta noche” pero no abruman tal vez en su versión de dibujos eran un poco más candorosas pero aquí están perfectas como acompañamiento.

Conclusiones

El Rey León es sin duda una historia de realeza y como tal, luce naturalmente y sin esfuerzo lo grandioso de su trama, Favreau realiza un “regreso real” a lo grande. No solamente atreviéndose a re-crear un amado clásico, dirigiendo limpiamente tanto a los personajes como las secuencias y ofreciendo a la película un vibrante clima de naturalidad preservando la raíz de la trama pero con un nuevo look, se apoya en su cinematógrafo Caleb Deschanel, y juntos dan toda la carga a ese realismo que Jon quería para la cinta.

Sin duda ha sido un largo camino desde 1994, pero El Rey lo ha transitado con paso real y concediéndose hasta mayor tiempo en pantalla que su primera versión.

Las grandes intrigas palaciegas han robado la atención (y el morbo) del público por siglos, así que ver a este Rey y su corte una vez más es sin lugar a dudas un gozo que hace erizar la piel. Larga vida al Rey!

Reportaje de El Rey León en Días de Cine TVE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí