El suplente es la última película de Diego Lerman. El director argentino había estado en el Festival de Cine de San Sebastián en 2017 con su última película Una especie de familia (2017) y es conocido por obras como Mientras tanto (2006), La mirada invisible (2010) o Refugiado (2014). Está protagonizada Juan Minujín, Alfredo Castro, Bárbara Lennie, Rita Cortese, María Merlino, Lucas Arrua, Renata Lerman y Brian Montiel. Es una coproducción entre Argentina, España, Italia, México y Francia por las productoras Arcadia Motion Pictures, Bord Cadre Films, Campo Cine, Esperanto Kino, Pimienta Films, Vivo Film y Sovereign Films. Presentada el 17 de septiembre de 2022 en la Sección Oficial de la 70.ª edición del Festival de Cine de San Sebastián.



El suplente

Crítica de 'El suplente'

Ficha Técnica

Título: El suplente
Título original: El suplente

Reparto:
Juan Minujín (Lucio)
Alfredo Castro (El Chileno)
Bárbara Lennie (Mariela)
Rita Cortese (Amalia)
María Merlino (Clara)
Lucas Arrua
Renata Lerman
Brian Montiel

Año: 2022
Duración: 110 min.
País: Argentina
Director: Diego Lerman
Guion: Luciana De Mello, Diego Lerman, María Meira. Historia: Diego Lerman, Juan Vera
Fotografía: Wojciech Staron
Música: José Villalobos
Género: Drama. Enseñanza
Distribuidor: A Contracorriente Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'El suplente'

Sinopsis

Lucio, un prestigioso profesor de literatura en la universidad, decide aceptar una suplencia en un curso en una escuela del barrio donde creció, en los suburbios de Buenos Aires. Allí intentará ayudar a su padre a salvar a Dilan, un estudiante perseguido por un grupo de narcos. (A Contracorriente Films)



Luchar por la salvación

El cine que se ha creado sobre las aulas siempre ha tenido una estructura más o menos similar, en las que un profesor suplente o nuevo, llegaba y revolucionaba las mentes y las vidas de sus alumnos. En este gran abanico podemos encontrar películas como El club de los poetas muertos (Peter Weir, 1989) o La clase (Laurent Cantet, 2008), sin embargo, en los últimos años hemos encontrado ejemplos de una cierta reinvención de este subgénero en las que la trama se centraba más en tratar de comprender la estructura educativa y los intereses de las nuevas generaciones.

En El suplente encontramos un ejemplo de esta variación de subgénero, para hablar sobre la problemática social de una zona marginal del conurbano bonaerense y la lucha por el derecho a una educación digna. Para ello nos presenta a un profesor suplente que no sabe gestionar las relaciones con los adolescentes a los que da clase, al igual que con su hija. Pero poco a poco se dará cuenta que debe tomar el testigo de sus predecesores y afrontar sus problemas, para poder superarlos.

En un entorno hostil, en el que narcotraficantes y militares se adentran en la sagrada institución educativa, los alumnos luchan por sobrevivir y llegar a ser adultos funcionales, pero para ello los profesores deben ser figuras neutrales que los acompañen en este camino hacia el autoconocimiento y el desarrollo personal. Es por ello que la figura de Lucio cada vez se va implicando más en la vida de sus alumnos, buscando conseguir mejoras sociales.

El suplente película
Copyright A Contracorriente Films

La dualidad de la vida

El suplente se puede analizar desde tres líneas narrativas que interactúan muy bien entre sí. Por una parte, tenemos la relación de los alumnos con el suplente, en la que Lucio no llega a conectar con ellos hasta que es consciente de que debe tomar las riendas, por otra, la relación entre padre, hija y exmujer, donde nunca llegará a ser plenamente funcional, ya que se le ha impuesto una autoridad que no ejecuta y, por último, la relación de Lucio con su propio padre, en la que, tras fallecer, debe ser quién adquiera la responsabilidad de cuidar a la población del barrio.

Lucio siempre se encuentra a gusto como suplente y no como titular, ya que no es capaz de confrontar su realidad. Esto es mostrado a partir de numerosos planos de espejos, reflejos o cristales que se sitúan delante de la cámara y a través de los cuales, vemos una imagen distorsionada de un personaje que debe establecerse como figura principal, para ello tiene que pasar por un proceso de conexión con el otro y ayudar a los demás de una forma sincera.

En El suplente la cámara ayuda bastante a afianzar estos conceptos gracias a su presencia y al seguimiento de los personajes hasta la extenuación, con un ritmo más nervioso y unos movimientos de cámara más brillantes que Una especie de familia (2022), su anterior película. Para ello cuenta con unas actuaciones realistas, con imágenes de la vida cotidiana y un escaso tratamiento de la imagen que la otorgan un toque documental.

El suplente película
Copyright A Contracorriente Films

Conclusión de ‘El suplente’

Diego Lerman con El suplente nos ofrece una revisión del subgénero de colegios y profesores salvadores, en la que en ocasiones parece todo ser igual, pero que tiene ciertos elementos innovadores que hacen de ella una obra interesante. Además, se le nota una clara mejoría en la planificación y la interacción de los personajes con la cámara, siendo lo más destacable de la obra.

Quizá lo que le falta a El suplente es ese corazón salvaje que la haga pasar de agradable, a una experiencia vital. Sin embargo, podemos ver estos destellos de grandeza con el uso de los espejos y el empleo de imágenes duales que descomponen al personaje protagonista. No estaremos seguros de dónde se sitúa el alma a nivel fisiológico, pero lo que si sabemos, es que para poder alimentarla debemos ayudar al prójimo y mediar en los conflictos.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7 / 10
70 %
Artículo anterior"As bestas"...ambiciones peligrosas
Artículo siguiente"La jefa": la cara amarga de la mujer contemporánea
Graduado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III de Madrid. Máster de dirección cinematográfica en ESCAC (Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña). Director y productor de cortometrajes y creador de 'Cuarto Acto', un podcast sobre cine. Sígueme en redes sociales para más información.
el-suplente-pelicula-criticaDiego Lerman con El suplente nos ofrece una revisión del subgénero de colegios y profesores salvadores, en la que en ocasiones parece todo ser igual, pero que tiene ciertos elementos innovadores que hacen de ella una obra interesante. Además, se le nota una clara mejoría en la planificación y la interacción de los personajes con la cámara, siendo lo más destacable de la obra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí