Después de una gira de gran éxito, la obra teatral En tierra extraña se despide de los escenarios en el Teatro Calderón de Madrid hasta el 30 de julio. Este musical narra el encuentro ficticio entre Concha Piquer, Federico García Lorca y Rafael de León. Protagonizada por Diana Navarro, Avelino Piedad y Alejandro Vera, ha cosechado muy buenas críticas a su paso por las distintas plazas de la geografía española. Un espectáculo que sigue acumulando muy buena acogida entre el público, despidiéndose a lo grande de los espectadores.



En tierra extraña obra

Crítica de 'En tierra extraña'

Ficha Técnica

Título: En tierra extraña
Título original: En tierra extraña

Reparto:
Diana Navarro (Concha Piquer)
Alejandro Vera (Federico García Lorca)
Avelino Piedad (Rafael de León)

Duración: 95 min. apróx.
Dirección: Juan Carlos Rubio
Dramaturgia: Juan Carlos Rubio
Idea original: José María Cámara y Juan Carlos Rubio
Dirección musical:
Julio Awad
Diseño de iluminación:
Paloma Parra
Escenografía:
Estudiodedos Curt Allen Wilmer (AAPEE) y Leticia Gañán
Diseño de vestuario:
Ana Llena
Diseño de caracterización:
Chema Noci
Sonido:
Javier Isequilla
Coreografía:
José Antonio Torres
Ayudante de dirección: Marisa Pino
Directora de Producción Artística:
Carmen Márquez
Dirección Técnica:
Guillermo Cuenca
Jefatura Técnica:
Gonzalo Martínez Alpuente
Gerente de Compañía:
Blanca Azorín
Director de Programación y Distribución:
Javier Muñiz
Productor Asociado:
David Serrano
Productores SOM PRODUCE:
Marcos Cámara, Pilar Gutierrez, José María Cámara y Juanjo Rivero
Producción: SOM Produce

Tráiler de 'En tierra extraña' 

Sinopsis de 'En tierra extraña'

Concha Piquer desea desde hace tiempo conocer a Federico García Lorca. No en vano él es el poeta más solicitado del momento y ella la más famosa cantante de España. Ese encuentro debe producirse. Mujer acostumbrada a manejar su destino y a no recibir nunca un no como respuesta, le pide a su colaborador Rafael de León que cite al poeta en el Teatro Español de Madrid, donde ensaya su nuevo concierto. Quiere proponerle que le escriba una canción.

Federico acepta la invitación. Por un lado, admira la voz de la cantante, por otro está deseoso de conseguir nuevos ingresos que, unidos al teatro, le permitan llevar el nivel de vida que siempre ha soñado y del que, al fin, está empezando a disfrutar. Eso sí, le han contado tantas cosas (y no siempre buenas) de la valenciana que acude con ciertos reparos, mucha curiosidad (y bastante retraso), al encuentro.

Pero, una vez frente a frente, las cartas se irán poniendo sobre la mesa. La verdadera razón de ese encuentro es avisar a Federico de que la situación del país es irreversible. Concha sabe de buena tinta que su nombre figura en varias listas negras. La “gente como él” debería huir al extranjero lo antes posible. Por su propia seguridad. Federico no cree que la sangre llegue al río y que los ánimos se calmarán.

Concha le dice que ella le puede facilitar en ese mismo instante un pasaje para México. No debe perder un minuto. Pero el poeta no tiene tan claro que ese sea su destino. España es su patria. Y nunca se sentirá en ella En tierra extraña. (SOM PRODUCE)



En tierra extraña obra
Foto de César Cámara

Historia de una guerra

El éxito que ha acumulado Juan Carlos Rubio con la obra En tierra extraña ha permitido que haya calado en el público de varias partes de la geografía española. El libreto narra el encuentro ficticio entre la cantante Concha Piquer y Federico García Lorca, mediante la amistad de ambos con Rafael de León. A pesar de no observarse grandes cambios desde su estreno en el Teatro Español el 11 de noviembre de 2021, sí se puede ver que el discurso ha tornado un deje orgánico que permite que la historia se disfrute todavía más. Por tanto, esa primera parte entre la Piquer y su compositor se convierte en una absoluta delicia cómica, donde se equilibra de una manera efectiva lo personal con lo profesional.

Una de las razones por las que se convierte en una pieza importante de ver es la explicación de ese sentimiento de lucha, pese a los miedos y a la propia amenaza. En ese sentido, Rubio consigue emocionar a los espectadores, utilizando un lenguaje cotidiano, acompañado de un retrato cohesionado y coherente en cada uno de los protagonistas. Por ende, establece unas personalidades en los tres personajes que elevan el resultado del espectáculo. Además, en un momento complicado a nivel socio-político, se puede sentir la dramaturgia más actual que nunca, despertando aquello de no olvidar el pasado para ser críticos con el presente. No obstante, como ya ocurriese en anteriores representaciones, la equiparación entre diferentes movimientos políticos podrían malentenderse, pudiéndose pulir de una manera más apropiada. Pese a ello, la obra desprende belleza, elegancia y hermandad.

SOM Produce
Foto de César Cámara

Un elenco en auge

Diana Navarro ya se coronó en su momento con En tierra extraña, siendo su primera obra, pero tras casi dos años de gira, se ha consolidad en la escena teatral. Así, desarrollo un gusto exquisito en su manera de transformarse en Concha Píquer, cuidando todo tipo de detalles, desde las expresiones hasta la forma de acentuar las palabras. Después, su presencia escénica la utiliza a su favor, mostrando absoluta seguridad y al mismo tiempo comodidad y disfrute ante el escenario. Por ello, su evolución es palpable, afianzando la experiencia que dan las tablas. Sobre su capacidad vocal, una maravilla, una exquisitez para los asistentes. Aun así, se aplaude que, incluso, a la hora de cantar busque que se identifique a la Piquer, siendo generosa con ello. Maravillosa.

Avelino Piedad encuentra en Rafael de León uno de los papeles que mejor le sientan sobre un escenario, dado que le permite jugar con su personalidad tan característica y al mismo tiempo explota otros matices en su perfil interesantes. Por tanto, es una obra que ha sabido sacar jugo de su trabajo dramático, no quedándose en meramente el desahogo cómico, sino dándole momentos de auténtica sinceridad. Además, sabe acompañar a Navarro, formando ambos una dupla bien equilibrada. Para terminar, Alejandro Vera trae a un Federico García Lorca muy personal, despojado de la mera poesía para dar rienda suelta a una propuesta más cercana. Pizpireto y hasta ácido, Vera conquista a la audiencia, quién puede que se quede con ganas de verle más en escena. Los tres son auténticas personalidades, hay mimo y cariño y se nota.

Teatro Calderón
Foto de César Cámara

La despedida perfecta

Decir adiós a una obra como En tierra extraña es una sensación agridulce, dado que se celebra el gran recorrido que han tenido y al mismo tiempo se debe aceptar que, por lo menos, por el momento, se terminó. Por tanto, las sensaciones a nivel artístico y técnico se tercian hacia una nostalgia que le sienta bien, en especial, por el tipo de producción que es. Por otra parte, la selección musical, así como su ejecución es exquisita, presenta un cuidado máxime, demostrando el respeto hacia las figuras a representar. Julio Awad demuestra con esta obra su amor, y la importancia, de la música de ámbito nacional. Por otra parte, la escenografía sigue manteniendo ese minimalismo aparente, dado que no lo llena de florituras, pero se ve una producción de altos vuelos muy bien utilizada.

Gracias a este tipo de recursos estéticos, lleva a los espectadores a un viaje al pasado, logrando cautivar y emocionar en varios momentos al público. También se debe mencionar el diseño de vestuario, que trae algunos de los elementos más simbólicos de los artistas que se representan, incluyendo guiños populares como el baúl de la Piquer. La iluminación cumple, aunque podría explotarse todavía más. Por otra parte, el ritmo es fluido, no se estanca y sabe deambular de forma que da su lugar a cada momento. Únicamente, la escena final podría ser todavía más espectacular de lo que ya es, siendo un mero comentario, dado que no se puede negar que esta propuesta, al igual que el vino, ha mejorado con los años. Una consolidación técnica y artística perceptible.

En tierra extraña obra
Foto de César Cámara

Conclusión

En tierra extraña se despide por todo lo alto, emocionando al público y en un momento socio-político donde se demuestra la necesidad de este tipo de obra. Así, se confecciona un libreto que guarda mucho respeto hacia las figuras a representar, junto con una cotidianidad y elegancia exquisitas. Además, ofrece una historia llena de sentimiento, no quedándose solo en el icono. Después, es una maravilla el elenco, están espléndidos, un trío de actores que lo entrega todo. Asimismo, la puesta en escena ha evolucionado favorablemente, exponiendo una consolidación artística muy bien definida. Un adiós a la altura de la calidad de su producción, estupenda.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
8,5 / 10
85 %
Artículo anterior"Danny y Roberta" se estrena en el Teatro Lara el 20 y 27 de julio, un clásico del oscarizado John Patrick Shanley
Artículo siguiente"Ghost, el musical" llega al Teatro Cervantes de Málaga del 20 al 30 de julio, con Bustamante, Ricky Merino y Ana Dachs
Diego Da Costa
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) e Ingeniero Audiovisual en Ricoh España. Co-creador de la compañía artística La Joie de la Colina. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
en-tierra-extrana-obra-teatro-criticaSe despide por todo lo alto, emocionando al público y en un momento socio-político donde se demuestra la necesidad de este tipo de obra. Así, se confecciona un libreto que guarda mucho respeto hacia las figuras a representar, junto con una cotidianidad y elegancia exquisitas. Además, ofrece una historia llena de sentimiento, no quedándose solo en el icono. Después, es una maravilla el elenco, están espléndidos, un trío de actores que lo entrega todo. Asimismo, la puesta en escena ha evolucionado favorablemente, exponiendo una consolidación artística muy bien definida. Un adiós a la altura de la calidad de su producción, estupenda.

DEJA UNA RESPUESTA