Enjambre es la segunda película dirigida por Mireia Gabilondo, está realizada con elenco vasco y localizaciones también en esa Comunidad Autónoma. Actriz, guionista de teatro, cine y televisión guipuzcoana. Cofundadora en 1983 del conocido y prolífico grupo teatral “Tanttaka”. En 2013 presentó en el Festival de San Sebastián su primera película de ficción “Las manos de mi madre”.

Su nueva película es la adaptación cinematográfica de la obra de teatro “El enjambre”, escrita por Kepa Arresti, que fue presentada en el programa “Nuevas Dramaturgias”. Encuadrada en el género de comedia que luego deriva a drama ácido. Estrenada el viernes 6 de noviembre en salas comerciales.



Enjambre

Crítica de ‘Enjambre’

Ficha Técnica

Título: Enjambre
Título original: Erlauntza-Enjambre

Reparto:
Leire Ruiz (Irati)
Getari Etxegarai (Nerea)
Aitziber Garmendia (Lieire)
Itziar Atienza (Maialen)
Naiara Arnedo (Amaia)
Sara Cózar (Garazi)

Año: 2020
Duración: 92 min.
País: España
Director: Mireia Gabilondo
Guion: (Obra: Kepa Errasti)
Fotografía: David Bernués, Xabier Lozano
Música:
Género: Comedia
Distribuidor: Barton Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Enjambre’

Sinopsis

Un grupo de amigas de la infancia acude a una casa de campo para celebrar la despedida de soltera de una de ellas. Pero los años no pasan en vano y aunque sientan mucha conexión entre ellas, nada es lo que era; o sí. Lo que a priori iba a ser un fin de semana loco, enloquecerá un poco más si cabe: trapos sucios, cosas que nunca se dijeron, confesiones, alcohol, droga y una colmena.



Seis amigas celebran una despedida de soltera

Enjambre comienza con un plano largo rodado por un dron en el acercamiento cenital al chalet donde transcurre toda la acción. El colorido lisérgico de estas primeras imágenes simboliza el núcleo de la trama mientras van apareciendo los créditos iniciales.

Seis amigas de la infancia que se conocen desde hace treinta y cinco años se reúnen un fin de semana para celebrar la despedida de soltera de una de ellas. La acción transcurre mayoritariamente en el interior de un amplio chalet en el campo con algunas escenas esporádicas en su gran jardín. De ésta manera, la cámara de David Bernués y Xabier Lozano se mueve con naturalidad por las distintas habitaciones de su planta baja.  Su directora Mireia Gabilondo desarrolla el guion adaptado de la obra teatral de igual nombre de Kepa Arresti.

Seis actrices desconocidas en el panorama nacional protagonizan los distintos tipos de personalidades que poco a poco se darán a conocer. El en principio agradable y soleado día que ambienta la celebración se irá tornando en caluroso y tormentoso clima emocional.

Empieza la acción entre risas, alegrías y abrazos de la cuadrilla de amigas de muchos años. Luego la preparación e ingesta de bebidas con alcohol, alternadas con algunos porros y rayas de coca van desinhibiendo su locuacidad. Entonces el guion va ahondando en sus relaciones y diferencias personales. La comedia comienza su giro dramático con las notas de acidez que el texto va dosificando paulatinamente.

Una fotografía colorista y luminosa que retrata la acción en las acogedoras estancias pone el contrapeso a la deriva dramática. La música y bailes desenfadados empiezan a marcar sus afinidades y desencuentros.

Enjambre

Aguijonazos y zumbidos en el enjambre de amigas

El zumbido de las abejas empieza a aguijonar las aparentes buenas  relaciones de las seis amigas. La próxima boda con separación de bienes de Leire embarazada, con Juamma, comienza a ser cuestionada por las demás. Da paso al comienzo de reproches mutuos y revelación de algunos secretos dolorosos. Cada amiga se sitúa de manera diferente ante la situación según su propia personalidad.

Al mismo tiempo las confidencias se alternan con las peligrosas confesiones que agrietan sus amistades de hace muchos años. Enjambre adolece de una sobreactuación de varias de las seis actrices por lo que resta posibilidades de calidad al buen texto de la obra teatral original. El buen nivel del guion supera ampliamente su puesta en escena interpretativa por las exageradas interpretaciones.

A medida que Enjambre avanza vamos conociendo los entresijos de éste enjambre de amigas cuyos zumbidos van encaminando a la crisis de sus largas relaciones desde la infancia. Acusaciones de infidelidades, celos protagonistas, envidias mutuas y faltas de sinceridad van sacando a la superficie la fragilidad actual de su amistad.

La cohesión del grupo es cuestionada por el temido zumbido de las abejas y los aguijonazos que con cada reproche van erosionando sus relaciones. El regreso de Irati, tras vivir en Argentina quince años, es acogido de diferentes maneras según sus distintos lazos afectivos. Otra de las amigas, Maiade, reprocha su falta de apoyo cuando sufrió el diagnóstico oncológico de la malignidad de uno de sus pechos. Amaia saca a la luz las continuas infidelidades de la pareja de la homenajeada. La siempre vitalista Nerea también es cuestionada por una presunta relación de pareja que no desvelaremos.

Enjambre

“Todo es mentira entre nosotras”

Según continúa el largometraje también va creciendo la descomposición de la amistad entre las amigas. “Todo es mentira entre nosotras”. La fiesta se va convirtiendo en una catarsis de puñaladas con revelaciones crueles sobre sus verdaderas relaciones. Las discusiones cuestionan sus propias sexualidades así como sus posicionamientos ante los hombres, la maternidad y las relaciones de pareja.

El texto sigue desvelando hechos y realidades ocultas mientras crece la tensión entre el grupo. Frustraciones personales y engaños personales siguen aderezando el coctel explosivo por las tensiones acumuladas.

El desarrollo del guion va enriqueciendo la cada vez más creciente acción dramática a la vez que aumenta la sobreactuación de sus intérpretes. Sentimos la sensación de que las actuaciones se hubieran desbocado más allá del control de la directora. Esto impide que la película alcance una mejor calidad. A nuestro criterio un revés ya que el guion de la obra de teatro tiene una solidez que ha sido desperdiciada en sus interpretaciones.

La riqueza del texto y su adecuada dosificación a lo largo del metraje hace que el interés de Enjambre se mantenga por conocer su desenlace. Finalmente salen a la luz todas las verdades ocultas desenmascarando sus presuntas amistades mantenidas treinta y cinco años.

La buena fotografía descriptiva devuelve visualmente el final de la acción al propio comienzo de la película en un acertado bucle. La elección de las músicas de la banda sonora a cargo de Fernando Velázquez es acertada y correcta, desde un “urresku” hasta temas pop. Además nos da a conocer a un gran quinteto sonoro local “Audience” que acompaña los créditos finales.

Conclusión de ‘Enjambre’

Enjambre, segunda cinta de la directora Mireia Gabilondo, es una buena intencionada película que cuenta con un sólido guion. La adaptación cinematográfica de la obra teatral de igual nombre del dramaturgo Kepa Aurresti es lastrada por las sobreactuaciones de parte de las intérpretes.

Siendo correctas todas las demás facetas de Enjambre, fotografía y banda sonora, sin embargo la película se queda a medio camino de sus posibilidades de calidad. Interesante la visión interna de la evolución de las relaciones de ésta cuadrilla de amigas de la infancia hasta su realidad posterior treintaicinco años después. Queda pendiente una futura nueva y mejor versión cinematográfica de tan buen texto teatral.

Reportaje de Enjambre en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí