Era yo es un cortometraje de Andrea Casaseca (Quiero ser directora de cine, Sinceridad) del 2019 y que ha sido reconocido y premiado dentro y fuera de España (seis premios nacionales y once internacionales). Se trata de 12 minutos de drama en los que una madre trata de equilibrar el sostén y la crianza de sus hijos. Sin embargo, la situación en casa no es nada fácil. Su hija es una adolescente difícil que cree tener el control sobre los demás, mientras que el más pequeño es un niño retraído. Era yo está producido por Bison Films.



Era yo

Crítica de ‘Era yo’

Ficha Técnica

Título: Era yo
Título original: Era yo

Reparto:
Marta Belenguer (Madre)
María Rivera (María)
Fátima Baeza (Médico)
Miguel Rivera (Chico)

Año: 2019
Duración: 12 min
País: España
Dirección: Andrea Casaseca
Guion: Andrea Casaseca
Fotografía: Laurent Poulain y Rubén Yanes
Género: Drama
Producción: Bison Films
Distribución: In Out Distribution

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Era yo’

Sinopsis de ‘Era yo’

Era yo muestra cómo María, una adolescente con un carácter arrollador, cree tener el derecho a hacer lo que quiera y cuando quiera. Lo que no sabe es que, a veces en la vida, uno también recibe lo que da. (IN OUT DISTRIBUTION).



Era yo
Foto de Bison Films

El colegio. Un mundo en miniatura

Lo que sucede en la vida se queda en la vida. Lo que sucede en el colegio se queda en el colegio. Y no sale de allí, salvo cuando hay consecuencias demasiado grandes. Además, lo que sucede en el colegio puede marcar buena parte de la vida del niño adulto. El colegio es una burbuja porque se pasan muchas horas al día con las mismas personas con las que se crean o no lazos, se toma una responsabilidad y se ha de trabajar duro para conseguir resultados escolares; y es también un aprendizaje para los niños, que aprenden a desenvolverse como seres humanos que manejan relaciones más allá del núcleo familiar.

Es el aprendizaje de la vida adulta en un mundo pequeño ideado para ellos. Allí hay reglas que deben cumplirse y se espera que los escolares adopten unas normas de convivencia. Sin embargo, se presta poca atención a los problemas que pueden generarse en esta burbuja y no se le da la importancia necesaria a la detección de estos problemas para su solución a tiempo.

El acoso escolar hoy tiene más alcance gracias al inglés, con el nombre de bullying. Sin embargo, sigue hasta la fecha siendo hoy un gran gran tabú. Los profesores no se quieren implicar y no se da la importancia que merece a lo que pasa de puertas para adentro en aulas, pasillos, recreos, gimnasios y cuartos de baño. La agresividad y el odio con el que muchos niños crecen lo sufren sus compañeros de colegio. Pero nadie hace nada porque hasta ahora siguen siendo “cosas de niños”. Pero los problemas de un niño son los problemas que tiene un adulto. Un niño puede llegar a quitarse la vida sin ni siquiera haber podido hablar con sus padres, unos padres que a veces están ausentes, porque no están, o no saben ver que algo le pasa a su hijo.

Bison Films
Foto de Bison Films

Fracaso. Consecuencias

Este es un problema muy grave que Andrea Casaseca retrata duramente en Era yo, pero de manera muy buena y muy completa. Porque recoge todas las partes en una misma familia. La persona conflictiva con necesidad de atención y disciplina, la persona vulnerable y víctima absoluta (porque tampoco ha sido dotada con herramientas y ha creído que estaba sola) y la persona responsable de coordinar y dirigir a los seres sociales que, en este caso, es la madre, pero que bien podría ser el colegio o instancias mayores educativas.

La madre sobrepasada (Marta Belenguer) no tiene el tiempo ni la astucia para entender a sus hijos, qué necesitan y qué les está pasando. Tiene muy claros sus valores morales, pero, sin embargo, no ha sabido transmitir, ni dirigir a sus hijos, y tampoco tiene tiempo. Porque no llega a todo. Hace lo que puede. Pero esto a veces no es suficiente. Marta Belenguer (Asamblea, Bajo sospecha) hace una actuación maravillosa, convincente y realista.

Los niños son interpretados por María Rivera y Miguel Rivera. María es una adolescente impertinente, egocéntrica con una falta de cariño brutal y muy poca autoestima, y es un prototipo de adolescente acosadora. Gabriel es un niño callado que suele sacar buenas notas y que no puede expresar sus sentimientos.

Era yo
Foto de Bison Films

Conclusión

Era yo es una auténtica bofetada en la cara, literal y metafóricamente. Como espectador se te encoge el corazón viendo la actuación de María en el colegio y la actuación de su hermano Gabriel, pequeñas pistas que conducen hacia un final trágico. No obstante, Era yo no transforma la historia en algo exagerado, o es un drama aparatoso. Se trata de una dura reflexión para todos, para los que hacen lo que pueden, para los que hacen lo que no deben y para los que sufren irremediablemente las consecuencias.

El cortometraje de Andrea Casaseca termina así: “Hay dos tipos de personas en este mundo, los que odian, los que no se soportan ni a ellos mismos y por eso tienen que machacar a los demás, como han hecho hoy con tu hermano; son capaces de arruinarle la vida a cualquiera. Y los que luchan cada día por hacer entrar en razón a los monstruos, elige bien de qué lado estás, hija, porque una vez allí es muy difícil cambiar”. Porque, después de todo, era ella, María, quien indirectamente colocó sus manos sobre el cuello de su hermano.

Puedes leer también este artículo en Fancine Jurásico

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí