A este lado del mundo es la última película de David Trueba, fue estrenada en el 23.º Festival de Málaga dentro de la Sección Oficial a concurso. Guion del propio director, fotografía de Julio César Tortuero y música de Javier Limón.

El tema principal de la película se centra en un joven ingeniero de una empresa de Madrid. Tras ser enviado al desempleo, su, hasta ahora jefe, le ofrece un nuevo trabajo que podría hacer como autónomo y en Melilla.

Cuando llega a la ciudad norteafricana empieza a conocer la realidad del nuevo encargo conociendo sus peculiaridades. La modificación de las vallas fronterizas con un nuevo diseño le pone en contacto con la realidad de la emigración clandestina.



A este lado del mundo

Crítica de A este lado del mundo

Ficha Técnica

Título: A este lado del mundo
Título original: A este lado del mundo

Reparto:
Vito Sanz
Anna Alarcón
Ondina Maldonado
Joaquín Notario
Janfri Topera
Mohamed Zidane Barry

Año: 2020
Duración: 96 min.
País: España
Director: David Trueba
Guion: David Trueba
Fotografía: Julio César Tortuero
Música: Javier Limón
Género: Drama
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘A este lado del mundo’

Sinopsis

Un joven ingeniero ha ocultado a su pareja el despido que ha sufrido en la empresa en la que trabajaba. Para encubrirlo, no duda en aceptar un encargo fuera de la ciudad que va a cambiar su manera de mirar el mundo.



Un trabajo muy especial en Melilla

A este lado del mundo comienza con el despido de un joven ingeniero de la empresa donde trabajaba. Por entonces estaba pensando en comprarse una casa y tener hijos con su pareja. Por todo ello se lo oculta para no parar sus planes. Así que cuando su hasta ahora jefe le ofrece hacer un trabajo por su cuenta como autónomo lo acepta sin dudarlo. Con muy poca información sobre su misión viaja hasta Melilla.

Partiendo de esta anécdota inicial, David Trueba traslada al protagonista principal a la ciudad fronteriza. Cuando llega se aloja en un sencillo hotel cercano al puerto y se presenta a las autoridades locales. En la reunión inicial empieza a conocer los pormenores de su nuevo trabajo.

Desde el Ministerio del Interior en Madrid quieren que se haga una modificación de las vallas para eliminar las “concertinas”. El joven ingeniero debe hacer el nuevo diseño y supervisar su instalación. La autoridad local le comunica que el presupuesto para ello es reducido. El anterior ingeniero que debía realizar éste encargo desapareció de manera repentina sin saber desde entonces nada de su paradero.

David Trueba recurre como en él es habitual a hacer una pequeña película de ajustado presupuesto según nos comentó en rueda de prensa. Cuenta con un reparto de actores poco conocidos como Vito Sanz, Anna Alarcón, Ondina Maldonado, Joaquín Notario, Janfri Topera y el nuevo actor Zidane Barry. Todos ellos cumplen adecuadamente sin que destaquen especialmente por su brillantez.

A éste lado del mundo nos va situando al mismo tiempo que al protagonista principal en la trastienda del nuevo trabajo. A miles de kilómetros de Madrid, le ubican en una gran habitación donde se acumulan objetos y muebles desechados para que tenga allí su despacho. Los pocos contactos con los cargos políticos y funcionarios de la Delegación del Gobierno en Melilla tampoco le ayudan especialmente.

A éste lado del mundo

Alberto descubre la inmigración real

Las secuencias iniciales de su estancia en la ciudad autónoma siguen al joven ingeniero Alberto (Vito Sanz). Reparte su tiempo entre tan peculiar despacho y la añoranza de su pareja mediante llamadas telefónicas. Sus pocos contactos son con la Guardia Civil para conocer directamente los puestos de vigilancia fronteriza y las alambradas.

La trama nos va introduciendo en la nueva realidad del protagonista, desconocedor hasta entonces de la situación real de la inmigración. Una agente de la Guardia Civil, Nagore (Anna Alarcón), le es asignada para acompañarle en lo que necesite. Ella tiene una personalidad fuerte y muy particular que desborda al inexperto ingeniero poco conocedor del mundo de la calle.

La agente enseguida trata de hacerse imprescindible y aprovechar para sus propios negocios particulares. La personalidad narcisista y manipuladora de ésta guardia civil es bien interpretada por ésta actriz catalana curtida en el teatro. Uno de sus empeños es venderle un coche de desconocida procedencia a Alberto que acaba aceptando.

Al mismo tiempo entre el joven ingeniero y la guardia civil se va estableciendo una relación ambigua pero con muy diferentes actitudes y expectativas. Ella maneja la situación mucho mejor haciendo su propio juego en todo momento.

La acción se amplía con la búsqueda que Alberto comienza para localizar al anterior ingeniero desaparecido encargado del proyecto. Esto es utilizado por el guionista y director para acercarnos a ambientes particulares de Melilla, entre teterías y lugares pseudomarginales. Las localizaciones nocturnas tratan de poner sin mucho éxito el acento en el misterio que trata de imprimir a esa búsqueda.

Vito Sanz

La sorpresa final en el regreso de Alberto

A medida que va terminando el trabajo encargado de diseño y reforma de las alambradas se van aclarando las relaciones entre los personajes principales, especialmente entre Alberto y Nagore. También los trasfondos de por qué desapareció el anterior ingeniero del proyecto.

Dos mundos muy distintos son mostrados utilizando sus personajes principales. David Trueba enfrenta con sencillez la vida de un joven poco versado en submundos de corrupciones y adicciones con una agente “maleada” en ese destino del norte de África.

Finalmente da salida a las secuencias de la asfixiante atmósfera nocturna de Melilla y solitaria de la habitación modesta de hotel con el viaje de regreso de Alberto. La despedida en el puerto y el paso de la frontera marítima encaminan la película a su llegada al puerto peninsular. El joven confía en un agradable y tranquilo viaje por carretera hasta Madrid, acompañado por la música y la gran luminosidad del paisaje recorre relajado kilómetros. Una inesperada y repentina sorpresa alterará su hasta entonces tranquilo viaje. Será necesario que veas la película para conocer las tan sorpresivas secuencias finales.

A este lado del mundo

Conclusión de A este lado del mundo

A éste lado del mundo es la última película de David Trueba que acaba de presentarse en el 23º Festival de Málaga. Un reducido y poco conocido elenco correcto en ésta modesta comedia dramática. Un joven ingeniero acepta una propuesta de trabajo en Melilla. Obligado por sus circunstancias de pareja se traslada desde Madrid sin conocer nada de éste proyecto.

A medida que va conociendo detalles del trabajo su vida empieza a complicarse. Sus relaciones con sus jefes temporales y una agente de la Guardia Civil así como su búsqueda del anterior ingeniero son la trama principal resuelta discretamente. Comedia dramática con pinceladas de thriller y testimonios sociales sobre la inmigración ilegal.

Una película más en la línea habitual de David Trueba de comedias con pretensiones dignas pero no brillantes. Su reducido presupuesto sin duda condiciona la ambientación y repertorio actoral. Puede verse sin esperar grandes expectativas.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí