La Gracia de Lucia llega a los cines el 4 de Enero. Una comedia italiana completamente loca de Gianni Zanasi. “Mejor Película” Label Europa Cinemas en la Quincena de los Realizadores del Festival de Cannes 2018.

La Gracia de Lucia

La Gracia de Lucia

Título original: Troppa grazia
Año: 2018
Duración: 109 min.
País: Italia
Dirección: Gianni Zanasi
Guion: Gianni Zanasi, Federica Pontremoli
Música: Niccolò Contessa
Fotografía: Vladan Radovic
Reparto: Alba Rohrwacher, Elio Germano, Giuseppe Battiston, Hadas Yaron, Carlotta Natoli, Thomas Trabacchi
Productora: IBC Movie / Pupkin Production
Género: Comedia. Religión
Distribuidora:  Vértigo Films España
Filmaffinity
IMDB

Tráiler

Sinopsis

Lucía es una madre soltera trabajadora que intenta encontrar el equilibrio adecuado entre la vida con su hija adolescente, un romance complicado y su carrera como topógrafa. El futuro de Lucía peligra cuando se da cuenta de que un ambicioso proyecto del ayuntamiento es un peligro debido a la inexactitud de los mapas que están usando.

Comentarios del director

Lucía está desgarrada por su decisión de quedarse callada por temor a perder su trabajo. Una misteriosa mujer extranjera tratará de convencer a Lucía de que haga frente a sus superiores y recomiende una iglesia como la única solución para el problemático lugar de las obras. La fe en los milagros de Lucia será puesta a prueba.

Esto no es, claramente, una película con una inclinación religiosa. No es una película sobre la capacidad de uno para creer en Dios. Es, más bien, sobre la habilidad para seguir creyendo, cuando ya no somos niños. Acerca de nuestra capacidad de sentir, de imaginar. La Virgen de la película no es la de la Biblia, es, simplemente, “la Virgen de Lucía”. Una expresión esquizofrénica de la capacidad de creer, típico de la infancia, que Lucía ha apartado durante mucho tiempo pero que vuelve a ella, para evitar que pierda completamente la parte “viva” de ella misma. Nadie más podría habérsele aparecido.

Lo que creo que encontramos fascinante con la Santísima Virgen – aparte de lo que la iconografía nos inculcó cuando éramos niños – es su intransigencia. Una mirada que tiene una limpieza de otra época, que le dice a la edad moderna rehén de tantos compromisos: Tú no eres todo. Una “Madonna” que llama a los hombres y repite un implacable mensaje ético y existencial que nadie quiere oír, que al final Lucía se dice a sí misma: «Lucía, tienes que decir la verdad, la vida es corta”.

Amo a Lucía por este motivo, ya que todavía no está absolutamente segura de lo que le está pasando, y porque, aunque ella todavía no se haya dado cuenta, y no puede hacerlo porque todavía está viviendo esta experiencia, ella se ha permitido finalmente vivir su vida al máximo, con todas las consecuencias que ello conlleva. Aquí vemos el esfuerzo que requiere hacer sitio una vez más en nuestros corazones para una complejidad de sentimientos, y para el gran misterio de sentir cosas que no podemos ver.

Fuente Vertigo Films

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí