Creación Guiones

Ramiro Blas y Lucas Ferraro protagonizan el estreno de Opalalá, una obra de Joaquín Daniel. Esta producción de Ditirambo Producciones Internacionales llega al Teatro Soho Club, ubicado en la céntrica zona de Plaza de España. La fecha elegida para subirse a las tablas ha sido el 8 de octubre. A partir de su estreno, se podrá disfrutar todos los viernes y sábados a las 22 horas.

Estreno Opalalá

Estreno de '¡Opalalá!'

Un lugar indefinido. Dos tipos transitan, charlan, aguardan. Una situación abstracta pero reconocible. A partir de allí, un diálogo en clave de rapsodia compuesta con un sinfín de lugares comunes que, en boca de estos dos tipos, revelan el absurdo. Un ritmo de golpe por golpe, pugilismo verbal de ritmo urbano con descargas humorísticas al límite. Por debajo de todo ese ruido dialéctico, una trágica verdad latente pugna por salir a la luz.

Creación Guiones

El estreno de Opalalá es un esperpento diabólico, corrosivo, que pivotea sobre dos de las modas más vigentes de la humanidad: la polarización y el abuso de poder. Una sátira sobre el deseo de pertenecer, de formar parte de una tribu, a cualquier precio, aunque signifique traicionar la propia esencia.

Ramiro Blas y Lucas Ferraro (Vis a vis) saltan de la pantalla a los escenarios madrileños con este texto escrito por Joaquín Daniel, formando así un trinomio argentino que honra la siempre viva y sorprendente tradición teatral rioplatense.

Estreno Opalalá
Foto de "Opalalá" (Teatro Soho Club)

Una descarnada representación

"¡Opalalá! es una descarnada representación de las relaciones de poder en la sociedad actual, pero también una reflexión acerca de lo absurdo de santificar las tradiciones, obsesionarse por pertenecer a un determinado grupo social u odiar a aquel que no piensa igual que tú.

“El libreto, de Joaquín Daniel, es un auto para nada autocomplaciente ni concesivo, es denso literariamente y en ocasiones, hasta agresivamente subversivo. La cuarta pared es derribada —por ejemplo— para insultar con múltiples e indecorosos epítetos al público (tercer personaje, colectivo) al cual se refieren como `ellos´, pues encarnan la otredad, considerada peligrosa e inferior al no profesar su mismo dogma.”

“Sin posicionarse claramente, la obra deja resquicios abiertos a la interpretación del espectador y hace mejor en traslucir y develar los síntomas de la enfermedad que carcome a nuestra sociedad que en nombrar tajantemente los factores que la enferman: por una parte, evita ofender; y por otra, invita a reflexionar. Opalalá! Viene a entretenernos, a divertirnos, pero también a demostrarnos que ciertas actitudes sociales marcan las líneas rojas que forman guetos y son las balizas imaginarias que levantan muros impenetrables de odio e incomprensión entre nuestros semejantes.”

El cotidiano, José Antonio Olmedo López-Amor

Ramiro Blas y Lucas Ferraro
Foto de "Opalalá" (Teatro Soho Club)

Obra atemporal

“Los diálogos entre estos dos personajes comienzan de manera que el espectador crea, de una forma ilusa, que está visionando una obra simple y llanamente humorística, donde se explota el estereotipo del típico fascista que se ve a si mismo como un espécimen superior al resto de los humanos; y por otro lado, al fiel ayudante que traga y asume su rol de joven aprendiz, ante tanta “sabiduría” expuesta. Pero conforme el juego de palabras les lleva a profundizar en lo que la sociedad les exige ser, la trágica verdad pugna por salir.

“Obra muy recomendable y acorde de una forma atemporal con la era política que estamos viviendo actualmente... y siempre. Aún hoy sigo intentando recomponerme de ese GRAN final, que sin duda me tendrá varios días noqueada. Son obras como estas las que me recuerdan por qué amo tanto el teatro.”

Maria Pizarro, Chica-sombra.com

No te pierdas el estreno de Opalalá este 8 de octubre en el Teatro Soho Club.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí