Tras una larga espera de más de un año y medio, Euphoria está de vuelta con el primero de sus dos episodios  especiales. Este primer episodio titulado Las rayadas no son eternas, sirve como capítulo de transición  (junto al segundo que saldrá a lo largo de este mes) entre la temporada uno y la temporada dos, de la que todavía se desconoce cuándo saldrá a la luz. Escrito y dirigido por el creador de la serie Sam Levinson, este capítulo es una mirada introspectiva hacia el universo interno de Rue. Una conversación necesaria, que se aborda con sencillez y honestidad sobre diferentes cuestiones como son la adicción a las drogas, el desamor, la fe o la redención. Nos abstenemos de la euforia de la primera temporada, para adentrarnos en el purgatorio.

Las rayadas no son eternas de Euphoria está  protagonizado únicamente por Zendaya y Colman Domingo; aunque vemos brevemente una escena en la que aparece Jules Vaughn.  Las rayadas no son eternas está ya disponible en HBO España, tras haber sido adelantado su estreno al 4 de Diciembre.

Os avisamos de antemano, que a partir de aquí habrá spoilers de dicho capitulo; por lo cual si no los has visto y no quieres que te lo desvelen, te recomendamos que no sigas leyendo.



Las rayadas no son eternas

Crítica de ‘Las rayadas no son eternas’

Ficha Técnica

Título: Euphoria: Las rayadas no son eternas (Parte 1: Rue)
Título original: Euphoria: Trouble Don’t Last Always (Part 1: Rue)

Reparto:
Zendaya (Rue Bennett)
Colman Domingo (Ali)
Hunter Schafer (Jules Vaughn)
Marsha Gambles (Miss Marsha)

Año: 2020
Duración: 55 min.
País: Estados Unidos
Director: Sam Levinson
Guion: Sam Levinson
Fotografía:
Música:
Género: Drama
Distribuidor: HBO

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Las rayadas no son eternas

Sinopsis

Después de que Jules la dejara en la estación de tren y recayera, el episodio sigue a Rue mientras celebra la Navidad.

Dónde se puede ver la serie



Estoy bien

Lo primero que vemos en Las rayadas no son eternas, es un flashback donde el personaje de Jules está tendida de perfil en la cama de Rue. Al poco tiempo el personaje de Rue entra en el plano, despertándola a base de besos  y caricias. Parece una escena feliz que compartieron las dos y que ahora Rue rememora con cierta nostalgia y amargura, tras la marcha de Jules.

Sin embargo, la escena resulta ser tremendamente trágica y desoladora, tras ver que aun estando con ella, Rue seguía drogándose a escondidas. A lo largo de la primera temporada, todos pensábamos que Rue había encontrado por fin la fuerza necesaria para dejar atrás su adicción; ya que por primera vez en su vida, había encontrado algo parecido a la esperanza al conocer a Jules. Lo trágico de este comienzo del episodio, es cuando uno se da cuenta que Rue nunca llegó a ser feliz con Jules.

Descubrimos que Rue intentaba desesperadamente creerse la mentira que se decía continuamente a sí misma, con respecto a su relación con Jules. Esa mentira, que le convencía de que había encontrado otra manera a parte de las drogas, para conseguir sentirse bien en su día a día; la triste realidad para el personaje de Rue, es que ella solo puede sentirse feliz si las drogas forman parte de su vida.

 Las rayadas no son eternas
Foto de HBO España

Un mundo feo

Después de presenciar dicho flashback del principio, vemos al personaje de Rue empolvándose la nariz en el aseo de una cafetería. Es el día de nochebuena y Rue ha decidido pasar la velada junto a Ali (su mentor de cuando asistía a las charlas de alcohólicos anónimos).  La conversación que mantienen los dos personajes, empieza sin ningún tipo de miramiento, yendo directamente al grano del asunto. Ali nota que ella está  colocada y le pregunta algo preocupado, por cómo le ha ido todo ese tiempo. Rue pretende mostrarse bien y con cierta entereza al principio, pero enseguida se le cae la careta al hablar de ciertos temas delicados.

Ali le habla sin contemplaciones, sobre cuál va ser su futuro si sigue drogándose. Rue solo empieza a reaccionar a las reprimendas del personaje de Ali, cuando empieza a bajarle el efecto de la droga. Es ahí cuando Rue vuelve a la tierra y vuelve a sentir e irremediablemente lidiar, con todo el dolor y sufrimiento que existe en su vida. En un momento dado, el personaje de Ali se da cuenta de la dureza con la que está  tratando a Rue e intenta adoptar una actitud más empática y paternalista con ella. Él sabe lo que es estar enganchado a las drogas e irte consumiendo poco a poco por ello.

Es una enfermedad llega a decir Ali, porque realmente es una enfermedad, pero aún a día de hoy se sigue viendo el alcoholismo o la drogadicción, como meras irresponsabilidades que esas personas se ha buscado por si solas. Rue empieza abrirse cada vez más con él y acaba confesándole que si no fuera por las drogas, se hubiera quitado la vida hace tiempo. Una desgarradora escena, que da para pensar y reflexionar sobre la seriedad de las adicciones.

 Las rayadas no son eternas
Foto de HBO

La redención es posible

Ante tantos infortunios y tal desesperanzadora situación de Rue, lo que nos preguntamos los fans de la serie es ¿Qué es lo que puede hacer para salvarse a sí misma? O mejor dicho ¿De dónde saca la voluntad para creer en un futuro que nunca le ha sido otorgado?  Es muy interesante las reflexiones tan de sobremesa que tienen entre ellos dos sobre qué  es lo que lleva a uno, a no querer dejar las drogas. Rue vive convencida de que por drogarse de esa manera, eso la convierte en un “trozo de mierda” que no merece de perdón ni amor alguno.

Muchos de los que criticaron la primera temporada de la serie, por considerarla un tanto frívola a la hora de tratar el tema de la adicción a las drogas en la adolescencia, deberían ver Las rayadas no son eternas de Euphoria. Creo sinceramente que este capítulo retrata perfectamente, una conversación que hemos evitado abordar como sociedad, durante mucho tiempo. En episodio, ayuda de alguna manera a combatir los prejuicios que giran en torno a la drogadicción, desde una honestidad aplastante. Nos muestra que la adicción no refleja lo que uno es en realidad y que mientras haya un ápice de voluntad por querer vivir en tu interior, la redención siempre es posible.

Trouble Don't Last Always

Conclusión de ‘Las rayadas no son eternas’

En Las rayadas no son eternasl de Euphoria, deja más que satisfechos a los que somos fans de la serie, con su puesta en escena intimista, que va directamente al corazón. Tanto Zendaya como Colman Domingo, están impresionantes en sus respectivos papeles; sobre todo Zendaya, que demuestra porque mereció ganar el Emmy a Mejor Actriz. Un capítulo  que resume hasta qué punto puede llegar a ser de profunda la serie, demostrando que es mucho más que una serie de adolescentes. Tras esta primera parte, solo nos queda esperar a que el segundo capítulo, siga la misma dinámica que el primero. Ha tendido que venir Zendaya, a salvar este desastroso 2020.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí